Entrevista a Kika Silva: del deporte a la moda

Deportista, modelo, comunicadora y emprendedora del rubro de la moda. Quizás es su esencia pisciana la que la lleva de vuelta al agua cada vez que puede, cada vez que está agobiada, cada vez que necesita refugiarse cuando siente que su sensibilidad extrema y su confianza se han visto traspasadas. Hoy se cuida. Aprendió a porrazos.

Por Jessica Celis Aburto. Fotografías: Gonzalo Muñoz. Asistente de fotografía: Marco Leal. Maquillaje: Ramón González, Makeup Artist de Inglot. Peinado: Paulina Ayala (D´Beauty). Bikinis: Kiks. Accesorios: Swarovski.

 

Cuando María Francisca "Kika" Silva (22) comenzó en televisión conduciendo el programa "Vía de Escape", en Vive Deportes, pensó que la pantalla chica podía ser algo que podría gustarle. Lo intuía. Lo que no se imaginó es que llegaría a sentarse al panel de un espacio como "Talk Show" ni menos en uno de farándula, tal como lo hace ahora en "SQP" (Chilevisión).

Su desarrollo como runner le abrió las puertas; el mundo del deporte era lo suyo y los medios la llamaron la Sharapova chilena, algo que a ella le hacía gracia. Pero hace un año todo cambió: tuvo que suspender su práctica porque sus rodillas no dieron más. "Me desgasté los cartílagos por tener las rótulas desviadas, por lo que suspendí el trote 100% y lo reemplacé por varios ejercicios. Al principio me suspendieron todas las actividades, pero ahora como que estoy haciendo de todo, menos correr. No me atrevo", explica.

Dentro de ese recambio, la natación se ha convertido en su práctica favorita. Y aunque la ejecuta durante todo el año, es en verano donde la exprime al máximo. "Mis mejores momentos son descansando en la playa o cerca del agua haciendo deportes acuáticos. Hace poco estuve en Rapel y también me fui a conocer las playas de Perú (Punta Sal y Asia). Me gusta mucho nadar. Me he hecho cada vez más fanática del nado, sobre todo ahora que puedo hacerlo con música, porque meto el celular bajo el agua. Me desconecto de todo, y nado y nado….", detalla.

Me imagino que entre tanta actividad que tienes, esos momentos de desconexión son muy importantes…
Absolutamente. Los necesito y los busco.

Las lesiones son un tema, sobre todo ahora que hay un boom del running y otras actividades físicas. ¿Qué conclusión sacaste tras esta lesión?
Que todos deben preocuparse cuando los dolores aparecen, hay que tomarlo en serio, porque una lesión puede quedar crónica. De niña tuve un problema en la columna, y me la tengo que cuidar por siempre.

¿Dejaste pasar mucho tiempo antes de ocuparte de tus rodillas?
Sí, de todas maneras. Las molestias empezaron hace dos años, y por no ir al kinesiólogo y hacer todo lo que debía hacer para recuperarme, me dejé estar.

¿Tu familia es muy deportista?
No. Mi amor por los deportes no es herencia de papás. Es algo mío y viene desde muy chica. Empecé en competencias en el colegio y luego, cuando hubo que elegir un deporte, me quedé con atletismo y hockey. En Sexto Básico tuve que optar por uno y elegí el atletismo, al que le dediqué doble jornada todos los días. El deporte tiene que estar en mi vida siempre, porque si no me estreso. Y si no tengo mucho tiempo me las ingenio para hacerlo, porque para mí es un estilo de vida. De hecho me ha pasado que de floja lo he dejado un mes, y altiro me siento muy mal anímicamente.

¿Nunca te cuestionaste saltar del mundo del deporte a la televisión?
Siempre lo visualicé. No me extrañó cuando pasó. Creo que lo tenía escondido, y cuando me di cuenta que me gustaba, seguí.

¿No tenías prejuicios?
Sí, siempre los he tenido, sobre todo porque estudié en un colegio católico donde no es bien visto trabajar en espacios televisivos de entretención como en los que he estado y estoy. También he sido crítica y prejuiciosa, pero con la experiencia he aprendido, y sé por dónde va la cosa.

¿Te han pedido hacer algo que no quieras?
No, porque me considero una persona muy natural. No podría hacer algo que no estuviera dentro de mí.

¿Por qué crees que te ha ido bien?
Creo que todo lo que hago ahora lo he buscado hace mucho tiempo, tratando de involucrar todo lo que me gusta en mi vida. Lo importante es saber lo que uno quiere y aprovechar las oportunidades. Hay que abrir la mente y probar cosas que quizás en una primera mirada no probarías; soy tan chica que estoy en edad de probar y equivocarme.

¿Por dónde crees que irá tu camino? ¿El deporte, el modelaje, la televisión, los negocios?
El deporte siempre va a estar, porque es parte de mi vida aunque no sea a nivel competitivo. En cuanto a mi marca, espero seguir con ella y crecer. Y la televisión, sinceramente, no sé si puedo decir que me voy a quedar, porque ahora estoy probando, ahora me gusta y me siento cómoda.

¿Qué te gusta de ella?
Me siento bien y creo que puedo ser yo, aportar con mis características.

¿Y te acomodan los temas faranduleros?
No (risas). Hay temas que me acomodan más que otros, pero es parte del aprendizaje saber cómo enfrentar eso cuando pasa.

Tuviste una aparición en "Chipe Libre" y has hecho cursos de actuación. ¿Algo que hacer por ahí?
Me encanta, pero ahora no puedo porque estoy enfocada en el programa. Encuentro que actuar es una experiencia increíble.

 

DE TRAPERA ASUMIDA A EMPRENDORA
Lanzaste tu propia marca de bikinis, accesorios y zapatos: Kiks, ¿por qué?
Porque el tema del diseño y el arte siempre ha estado muy presente en mi vida, y de hecho en invierno queremos ampliar la línea con otras cosas. En el colegio salí de un curso artístico porque siempre fue una de mis opciones. Siempre me ha gustado el tema de la moda, y desde chica me preocupo de ella. Enchulo la ropa.

¿Son creaciones 100% tuyas?
Sí. Recién ahora, como estoy en tantas cosas, estoy contratando a una diseñadora para que me ayude.

¿Tienes estudios de Diseño?
Nada. Es algo que está conmigo. Desde chiquitita he sido súper trapera, mal. Siempre estoy mirando ropa, me encanta. Mis compañeras en el colegio me decían que nunca repetía tenida, pero no era porque tenía un closet gigante, sino porque mezclaba mucho, jugaba.

En una entrevista dijiste que eras fanática del rosado. ¿Sigues pegada con él?
Sí, es que soy súper femenina. Me encantan las plumas, los tacos, los vestidos, los brillos, el rosado. Súper Pindy.

Lista para una Saturday Night Fever…
Sí, mal (risas). Pero no tengo un estilo definido. No ando de rosado por la vida. Me visto según mi personalidad. Un día puedo andar más rockera y otro más señorita.

¿Nunca jeans y zapatillas?
Me puedes ver con jeans grandes desgastados y unas zapatillas, pero porque se ve taquilla, no porque salí de mi casa sin saber lo que me ponía.

¿De dónde sacas ideas?
De todo. Desde revistas hasta en los viajes. Me encanta fijarme cómo se viste la gente en cada lugar que voy.

¿Recuerdas algún lugar que te haya llamado la atención por eso?
Santa Mónica, en Estados Unidos. Me encantó porque todos estaban ha ciendo deporte en shorts y petos, o en bikini. A nadie le importaba cómo estaba vestido el del lado. Podías ir como quisieras. Acá no puedes salir a trotar con un short corto y un bikini…

Y las chilenas, ¿cómo vamos?
Creo que han mejorado mucho. Me acuerdo que cuando estaba en el colegio usaba tacos y me miraban muy raro. ¡Ahora todas usan tacos! Para ir a bailar ya no salen de jeans, ahora se preocupan y usan leggins o un jeans negro. Creo que las chilenas se están atreviendo y preocupando cada vez más.

¿Qué tienes en exceso en tu clóset, y qué no habrá jamás?
Tengo mucho de todo y de muchos estilos (risas), y lo que no uso son sandalias planas.

¿Dónde compras, algún dato?
Miro en todos lados: desde Alonso de Córdova hasta Patronato. Y me he comprado ropa hasta en un kiosko.

¿Hay alguna prenda o accesorio que te hayas traído de un viaje y es especial?
Tengo dos pulseras que me hizo una amiga que vive en Europa que son mis regalonas. Me hacen altiro una tenida. Me encantan los accesorios con brillos y grandes, como los anillos y collares. Marcas como Swarovski o Aristocrazy…

¿Tienes, te gustan las joyas?
Me gustan. Recién pasé de la etapa de comprarme todos los cachureos a empezar a valorar e invertir. Pasé de comprar más a menos, aunque en ese menos gaste más. Estoy en la etapa de decirle chao a la falso, porque no te dura nada.

 

EN LAS PROFUNDIDADES DE PISCIS
Quizás su gusto por el agua tiene algún asidero astrológico, ¿quién sabe? Nació el 18 de marzo de 1992 bajo el signo de Piscis, y como buena exponente de este signo de agua se reconoce muy sentimental, 100% pisciana. "Todo me afecta mucho, y he ido aprendiendo a porrazos. Cuando viví en México fue como un reality: puras modelos y cada una en su volada. Tuve que aperrar. Era súper ingenua. Le prestaba todo a todas y confiaba no más. Lo pasé mal por mi sentimentalismo. Tuve que abrir los ojos".

¿Recuerdas alguna experiencia particularmente desagradable?
Más que nada temas de relación, como reacciones o hechos inesperados.

¿Cómo has logrado crear un filtro para que las cosas no te afecten tanto?
Sigo siendo entregada e ingenua en muchas ocasiones, pero ya asumo que es parte de mi personalidad y trato de verle lo positivo a eso, porque ser así me ha traído cosas buenas también. Sí trato de pensar dos veces para ser más precavida con respecto a las otras personas.

¿Y cómo te las has arreglado para moverte con los acuerdos y contratos en medios tan competitivos y expuestos como la televisión y el modelaje?
Tengo unos papás muy presentes, pero soy muy independiente, siempre quiero hacer yo misma las cosas. México me sirvió para aprender mucho sobre contratos, a poner más ojo. También me ha servido ver a otras personas con las que he trabajado.

Eres la mayor de cuatro hermanos (dos hombres y dos mujeres), y tu familia no tiene nada que ver con el mundo del modelaje ni la televisión. ¿Te ha costado que empaticen con estas elecciones?
Mis hermanos no sé si me apoyan tanto, no pescan, no les gusta el tema, y mi hermana me apoya, se mata de la risa.

¿Te gustaría que tus hermanos te apoyaran?
Es que ya ni siquiera es tema. No me dicen nada, y no hablo del tema. Creo que además se ponen celosos, los amigos los deben molestar.

Un contexto muy tradicional.
Sí. Discutí hartas cosas en muchos momentos al entrar en la televisión, como los prejuicios de gente que me rodea, pero dentro de todo mis amigas, que nunca se habrían imaginado esta opción, me han apoyado.

 

SU GRAN AMOR
En el plano personal, Kika lleva cerca de ocho años con el motociclista y actual piloto de Rally, Benjamín Israel, su eterno pololo y con el que también ha terminado muchas veces, como ella misma cuenta. Una de esas ocasiones fue la que reconoció públicamente el año pasado. En octubre de 2014 dijo en el programa "De aquí no sale" que su relación se había acabado porque él no entendía su trabajo en televisión. Hoy están juntos de nuevo. "Lo conocí en el colegio a los 11 años y empezamos a pololear cuando yo tenía 14 y el 21. Siempre me gustó pero teníamos mucha diferencia de edad por lo que se demoró un poco. 14 y 21 es más piola, pero igual era medio escondido, no me atrevía a decirle a mis amigas que andaba con un gallo tan grande (risas). Llevo muchos años pero también he pasado tiempo soltera, por lo que no puedo decir que es costumbre; estoy con él por elección propia. No me he perdido etapas".

¿Qué te dice él ahora?
Me apoya. Es más tímido que yo, no es la misma onda, pero está conmigo. No ha sido fácil.

¿Es muy celoso?
Sí, pero como todo hombre.

¿Te ha pedido no hacer algo?
No me molesta en nada, se queda callado, pero uno debe saber no dañar a quien tiene al lado.

¿Harías un desnudo?
No tengo nada contra el tema, me lo han ofrecido. Quizás si es algo artístico, que sea una oportunidad increíble, lo pensaría.

¿Qué es un contexto artístico para ti?
Algo fino y elegante. Un desnudo porque sí, no.

¿Y cuál es tu foco 2015?
Ahora lo primero es la televisión, seguir con mi rutina deportiva y ponerle pilas a mi marca Kiks (www.kiks.cl).

 

LA ANTI MODELO
Como deportista y modelo, ¿llevas alguna dieta en especial, te cuidas?
Tengo una muy mala alimentación porque soy muy golosa, es mi peor defecto. Me gusta todo: lo dulce y lo salado, y en grandes cantidades. Me puedo comer 3 platos de tallarines y quiero más. Soy muy asquerosa en eso (risas) y no es bueno, porque la alimentación es la base de todo. No sólo para tener un buen peso y buen estado de ánimo, sino para tener una linda piel. Hay que ser cuidadosa, por ejemplo, en no comer carbohidratos en la noche, algo que yo no hago. Como todo y me gusta mi vinito con la comida, el traguito; en el fondo me encanta todo lo que hace mal (risas).

¿Te han pedido bajar de peso cuando modelas?
Siempre me han mandado a bajar de peso en el modelaje, porque al hacer deporte mi contextura no es tan delgada. Gracias a Dios nunca se me pegó el bichito de la modelo que deja de comer, porque la comida me gana. Soy súper gozadora.

¿Cuáles son tus debilidades?
Los Trencito, el pisco sour, el sushi, los pasteles…, y podría seguir (risas).

¿Y cuánta agua consumes?
Me preocupo de tomar mucho todos los días, porque es fundamental. Me gusta mucho el té verde. En el verano agua y en invierno té verde. Ando con una botella con agua todo el día.