Tu Vida

Nicole Putz, fashion blogger: "No me gusta lo predecible"

Su propuesta es clásica, pero con una marca personal que no pasa inadvertida. Hace sólo 6 meses entró al mundo de la moda nacional, y ya se ganó su espacio. Hoy se relaciona con diferentes marcas, diseñadores y estilistas, es un gran aporte al Street Style, y suma más de 16 mil seguidores en Instagram.

[gallery ids="24372,24373,24374,24375,24376,24377,24378,24379,24380,24381"]

 

 

Imagen foto_0000001720141216101326.jpg

Por: Carolina Palma Fuentealba. Fotografías: Gonzalo Muñoz. Maquillaje: Paulina Peña para M.A.C.
Agradecimientos a Hotel Noi Vitacura.

Su blog se llama Fraulein Nico, que en alemán significa "señorita Nico", porque su padre tiene ascendencia alemana y sus abuelos la llamaban de esta forma. Vive con sus padres, su hermano menor, y lleva cuatro años pololeando. Seguramente la conoces por su blog www.frauleinnico.cl, pero Nicole Putz (26) se acercó solo hace 6 meses al mundo de la moda. ¿Cómo pasó? Es egresada de Derecho de la Universidad de Chile, se preparaba para su examen de grado, pero se estresó tanto que le recomendaron adquirir un hobby, y optó por crear un blog de moda, su pasión.

Comenzó a subir fotos de sus outfits constantemente, con la descripción de cada detalle, incluso agregando un poco de historia y recomendando lo mejor para cada mujer. Nicole es tal cual se ve en las fotografías, clásica, femenina, simpática y apasionada por lo que hace. Eso sí, no es extraño verla con impactantes looks en múltiples eventos santiaguinos, donde se esmera en proponer un estilo distinto, y la respuesta del público en las redes sociales la avala: más de 16 mil seguidores en su Instagram @frauleinnico.

Lo cierto es que desde chica se vinculó con el amor a las telas, a los estampados, a los colores, quizás por influencia de su madre. "Me gustaba saber la historia de la moda, de los diseñadores, muy ñoña. Es que todo lo necesito leer, porque así proceso la información. Pesco una Vogue y le pongo post it. De verdad, el gusto por la moda es por una cosa más artística que marquera. De niña aprendí a tocar violín sola, me gusta pintar al óleo, me considero muy creativa", revela.

¿Cómo lograste llamar la atención, tanto de las marcas como de las mujeres, en menos de seis meses?
Te juro que no sé de dónde salió tanta gente que me sigue en las redes sociales. Al principio tenía a mis amigos, que se reían de mí (ríe). Comencé a subir mis outfits a Instagram, luego a escribir un blog porque me gusta mucho escribir. No tenía intención que fuera un tremendo proyecto, pero la gente empezó a escribirme, incluso a mi mail interno, para pedirme consejos. Más que cabeza le pongo harto corazón al proyecto, está hecho con cariño, dedicación, contesto todos los correos…

¿Qué te parece la típica frase: la moda es superficial?
La gente a veces disocia este tema estético de su real raíz. Detrás de un diseño hay una idea, una teoría, una persona creativa. De pronto las mujeres somos más prácticas y nos queremos ver bonitas, pero eso se relaciona con la autoestima, no es banal. A mi papá le basta con verse decente, y hay que aceptar eso, ser tolerante. La industria de la moda es muy lucrativa en el mundo, pero creo que las grandes casas de moda siguen manteniendo su línea artística.

Dentro de las bloggers internacionales, ¿quiénes te matan?
Miroslava Duma, no sé si es tan bloguera, más bien media aristócrata. Tiene un look bien atemporal, se dedica al mundo de la moda, tiene un ojo increíble para escoger las prendas, y se ve clásica, no disfrazada. De Estados Unidos me gusta Olivia Palermo. En Chile, la Vesta Lugg, la adoro. Tenemos un look distinto, casi opuesto, pero la aplaudo porque se la juega, rompe cánones. La asesora Carola Montenegro, muy parisino su look, siempre que la veo está impecable, muy elegante. La Camila Santa Ana también, se ve fresca, espontánea.

¿Es tan entretenido ser bloguera como parece?
¡Es estresante! Soy la secretaria, la manager, la periodista, productora de moda, la modelo, porque las fotos me las toma mi amigo Francisco Cubillo, que es distinta, nada que ver. Han pasado tantas cosas en estos meses que te juro que no recuerdo cuándo empecé, estoy media mareada.

Es que vas a muchas partes, y te relacionas con diversas marcas. Aunque vi que tienes una línea editorial, donde no aceptas a todas. ¿Es tan así?
Es un tema para las blogueras. De verdad considero que para mantener la creatividad, una bloguera no puede ser capturada por las marcas, porque si no te transformas en un medio de comunicación más. En mi caso el tema de las marcas es inevitable, porque igual me preguntan qué uso, pero es accesorio a la idea. Es decir, el mismo outfit lo puedo hacer con cualquier marca. Las marcas sirven a mis gustos, porque selecciono estilo, ese es mi trabajo. Por ejemplo, M.A.C., soy una sicópata del maquillaje; Adidas, que me conquistó con Stella McCartney, y Tous, una joyería clásica, pero con una pincelada de rebeldía. Esta semana trabajaré con Banana Republic, que es de todo mi estilo. Entonces, siempre que acepto colaboraciones son cosas que ya uso. Una bloguera no puede usar todas las marcas, sería inconsistente, no puedes ir a todo.

¿Te gustaría hacer una colección para una marca, por ejemplo?
Es muy interesante, porque es una forma de acercar el Street Style, que es sin normas establecidas, al consumidor masivo, es genial. Me encantaría alguna vez hacerlo.

Tu estilo es clásico, limpio… ¿Siempre fue así?
¡No! (Ríe) ¡Hay unas vueltas! Aunque siempre tuve una tendencia clásica, influenciada por mi mamá, que es muy clásica. Ella es una señora muy elegante, mi ídola la verdad. El primer año de universidad hice Bachillerato en la Chile, y estuve en el campus Juan Gómez Villa. Ahí tuve una época muy hippie, usaba todo suelto, me encantaba el macramé. Después me reencontré con mis orígenes y depuré mi estilo.

Los básicos te gustan, pero con tus detalles.
Totalmente. Uso hartos básicos, pero personalizados. Me parece que un jeans azul y una polera blanca es un uniforme, pero con unos lindos zapatos, un pañuelo, que no se vea fome, más bien fresco, juvenil, ecléctico. No me gusta lo predecible.

En términos personales, ¿qué te gusta hacer?
Viajar, me encantaría hacerlo más si tuviera más plata (ríe). Me encantan los idiomas, la historia también. Soy súper ñoña. Si hasta ocupo lentes potos de botella porque quedé corta de vista después de leer tantos años. Soy quitada de bulla, tengo dos gatos que amo, me gustan mucho las películas cine arte. Si me das a elegir entre Nueva York en invierno o el Caribe, me voy a Estados Unidos a recorrer los museos; además prefiero el invierno. Quizás porque hay un tema de resguardo en tu casa, del cafecito caliente con tu libro…, me llena más.

 

LOS IMPRECINDIBLES 2015
Si hablamos de la moda nacional, qué diseñadores son de tu gusto?
Soy admiradora de la nueva generación de diseñadores. Dentro de mis favoritos está la Karyn Coo, que es muy femenina, fresca, increíble; Sebastián del Real, muy elegante pero moderno, su propuesta es muy a la moda pero atemporal, la usaría el resto de mi vida, y por último Matías Hernán, que para mí es diseño e innovación pura. Sus vestidos, los estampados que tiene, increíbles.

¿Crees que la industria de la moda llegue a la cima en Chile?
Totalmente. Creo que en poco tiempo estaremos a la altura de Sao Paulo, que es uno de los grandes faros de moda de Latinoamérica. Todo lo vanguardista está en el otro hemisferio seis meses antes, pero nosotros también tenemos propuestas, que mezclan aspectos locales. Lo importante es que la industria chilena dé una propuesta original y que se vea competitiva a nivel global.

Ahora a lo práctico. Según tu impresión, ¿qué viene en zapatos esta temporada?
Unas sandalias con taco que se llaman Sprad Sandals, las típicas con dos tiritas, en versiones altas y bajas. Tengo las clásicas, y me compré unas en oferta en Steve Madden con taquito chino más cómodo. También las Ugly Sandals, esas bajas con tiras anchas. Son complicadas porque la "pata" se ve ancha. Son muy cómodas y me carga prohibirle a alguien que las use, me gusta buscarle el lado bueno. Si me las pongo, dejo todo oversize, pantalones más anchos, o un vestido veraniego largo, vaporoso.

¿Y si hablamos de prendas para la parte baja del cuerpo?
Las jardineras vienen harto. No soy muy buena para eso, y en mi blog lo reconozco. No sé cómo explicar por qué no va conmigo, y me pasa lo mismo con los cintillos con florcita, porque son muy dulces para mí, pero se lo podría recomendar a alguien. Bueno, vuelven las patas de elefante, que me encantan porque estilizan todo los tipos de cuerpo, y lo mismo con los palazzo. Es que veremos mucho los estilos de los 70, con los estampados sicodélicos.

¿Y para arriba?
El crop top, pero que no muestren la guatita. Se debe usar con algo a la cintura, no es la playa la cosa, aunque tengas el abdomen perfecto. Me complica con el ombligo afuera, al menos para esta prenda.

¿Y en términos de accesorios?
Me considero muy minimalista, me atrae mucho el dorado y las aplicaciones metálicas. Siempre me reclaman que uso cinturones con aplicaciones metálicas, ¡y nada que hacer! Me encantan. Creo que me gustan los extremos con los accesorios: un maxi accesorio, un tremendo anillo, o todo lo contrario, algo chiquitito pero que tenga su chiste. Lo mismo que las carteras, una enorme o un clutch enano.

¿De qué tamaño es tu clóset? La verdad…
(Ríe) No sé de qué porte debería ser, la verdad es que está comprimido (ríe). Es un clóset normal todavía, y está invadido el clóset de mi papá, pero no es descomunal.

¿Cuántos zapatos?
No muchos, fíjate. Me dicen que me repito siempre los zapatos, ¡pero claro! Esas son compras inteligente: te compras zapatos clásicos que le vengan a todo. Si te fijas, no ocupo muchos colores o estampados. A ver, para verano tendré unos quince, no más que eso.

 

"QUIERO LLEVAR EL BLOG A OTRO NIVEL"
¿Cómo te imaginas en unos años? ¿Te veremos siendo asesora de moda, en una revista?
Es complicado. Ahora estoy concentrada en sacar adelante el blog, profesionalizarlo, y es harto trabajo. No tengo estudios formales en moda, entonces no me atrevo a ser personal shopper o estilista. No me desagrada, pero siento que soy tan cuadrada y purista, que para vestir a otra persona me gustaría tener estudio de por medio. Por lo tanto no lo veo en el mediano plazo. Si esto avanza me gustaría estudiar algo ligado con diseño. De pronto irme a otra parte del mundo… Es bueno mantener una multicultura, pero para mí es importante sentirme muy chilena todavía. Que alguien me vea y que no sea extraño ponerse lo que uso. Sé que hay un giro en mi estilo, algunas pueden decir "pucha que es producida esta galla", pero la gente se atreve, y más las generaciones más chicas.

Vesta Lugg aparece ahora en programas criticando la vestimenta de los famosos chilenos. Si te ofrecieran trabajar en televisión, ¿lo harías?
No veo tele porque soy muy hiperkinética, entonces no duro sentada. No me llama la atención trabajar en televisión, porque me considero más piola. No lo descarto, pero me complica hablar de los looks de otras personas. Ahora, si el día de mañana se comenta de moda, se habla de tendencias, quizás sí. Aunque una vez vi a la Vesta, que lo hace estupendo, e igual uno se queda pegada viendo los looks (ríe).

¿El próximo año terminas tu carrera de Derecho?
La carrera la debo sacar, porque si no me matan. Además me saqué la mugre, estas ojeras me las gané con el sudor de mi frente. Antes quiero llevar al blog a otro nivel. Que la gente se meta y no tenga nada que envidiarle a las extranjeras. Ellas cuidan mucho sus fotos, viajan a los Fashion Weeks y traen la información a su medio local. No sé lo que pasará, porque ser bloguera en Chile no es un gran negocio, pero es entretenido, claro…

Pero uno pensaría que te llenan de regalos…, ¿nada que ver?
Es que ya soy trapera, y mi mamá es de mi talla, así que tengo mucha ropa. Más ropa no necesito, la verdad. Es interesante relacionarse con marcas en la medida que te ayuden hacer contenido inédito. No me interesa que me pasen algo para vender, mejor que le paguen a una revista o a una modelo. Yo no soy modelo, hago producciones de moda, creo estilos.

 

"Siempre que acepto colaboraciones son cosas de marcas que ya uso. Una bloguera no puede usar todas las que le ofrecen, sería inconsistente, no puedes ir a todo".

 

"Vuelven las patas de elefante, que me encantan porque estilizan todo los tipos de cuerpo, y lo mismo con los palazzo. Es que veremos mucho los estilos de los 70, con los estampados sicodélicos".

 

"La falda o midi skirt y las sandalias son de Forever21; el body es un traje de baño comprado en ebay, igual que los anteojos House of Harlow 1960. Y la cartera-sobre es de Zara.


Acá la pieza clave es la falda midi, que viene full para esta temporada, al igual que los colores pasteles. ¡El body es en realidad un traje de baño! La tela es gruesa y opaca, por lo que puedo ocuparlo perfectamente como body.

En cuanto a las faldas midi, si eres bajita o quieres estilizar la figura es recomendable que la falda no sea tan acampanada y que no llegue más abajo de las rodillas. Por el contrario, prefiere una falda más acampanada si quieres crear el efecto de una cintura más pronunciada o si tienes caderas estrechas".

 

"Este traje de baño es Touché, y el colgante de calavera y el collar, de Tous Chile.
Es un look veraniego totalmente inspirado en los 60. La idea fue reivindicar al traje de baño como una pieza femenina, modeladora del cuerpo, clásica, pero no por eso menos juvenil."

 

"Este es un look white on white (blanco sobre blanco), muy urbano, especial para sobrevivir al calor veraniego en la ciudad. Si te complica el blanco, puedes elegir prendas que estilicen con bandas en tonos más oscuros a los costados, por ejemplo. La camisa y la falda-short son Zara; los zapatos de Gacel, la cartera de Tous Chile, el collar es Topshop y los anteojos, Ray-Ban modelo Wayfarer XL".