Cameron Díaz, ícono y polémica: no a la depilación ni a las parejas únicas

Modelo, actriz, surfista Una californiana con tintes de sangre latina que afloran en su espontaneidad, sonrisa amplia y carcajadas estridentes. De intensos ojos azules y curvas despampanantes, es imposible no envidiarla pero , sanamente, porque su simpatía es lo que la hace realmente irresistible.

Por Karina T. Arias.

Cameron Díaz nació en San Diego, California, el 30 de agosto de 1972. Hija del cubano Emilio Díaz y la alemana-inglesa Billie Early, esta mezcla de culturas aflora en su energía y buen humor desde sus primeros años. Su esencia libertaria la llevó a dejar su casa cuando aún era una niña para ir a conquistar las pasarelas del mundo… Fue así como puso su 1.75 metros de estatura bajo el flash de los fotógrafos de moda en París, Japón, Australia o México.

Pero ese no era su destino.

De su relación amorosa con el productor de videos Carlos de La Torre –la que duró 5 años– emergió su verdadero don en un casting y la película posterior que la llevaría a convertirse en uno de los rostros más requeridos de Hollywood.

SIN MÁSCARA

Hace sólo unos días declaró que hace 20 años no usa antitranspirante, y que recomienda sólo cortar el vello de esa zona. Así es ella, sin máscaras, aunque gracias a una se transformó en estrella. Fue de la mano de Jim Carrey, en la película "La máscara".

De allí vendría una seguidilla de éxitos de taquilla: "La boda de mi mejor amigo", junto a Julia Roberts (1997); "Loco por Mary", con Ben Styller (1998); la adaptación de "Los ángeles de Charlie" o "Vanilla Sky" junto a Tom Cruise (2002), cinta por la que recibió su tercera nominación a Globo de Oro como Mejor Actriz Secundaria". Antes fue candidata gracias a "¿Quién conoce a John Malkovich?" (1998) y "Loco por Mary", y después por "Pandillas de Nueva York" (2003),  aunque aún el codiciado trofeo no ha llegado a sus manos.

Puede que sea su último trabajo el que la lleve a obtenerlo y, ¿por qué no?, optar a un Oscar, porque en "Mujeres al ataque", interpretando a "Carly", Cameron Díaz no sólo la pasó de lo mejor con sus coprotagonistas –las actrices Lesslie Mann y Kate Upton– y disfrutó al máximo las escenas románticas con el escultural Nikolaj Coster-Waldau, sino que sacó a relucir como nunca su talento, demostrando ser una de las comediantes top ten del cine a nivel mundial.

Siempre aguda y perspicaz, Cameron –también la voz de la princesa "Fiona", en "Shrek"– habla de su último trabajo: "Tiene que ver con la amistad y las relaciones entre mujeres. La película se basa en las circunstancias que las reunieron y la manera en que se movieron en la travesía que emprenden; pasando desde la decepción hasta la aceptación, y cómo avanzan hasta lograr desprenderse de esa mala experiencia. No se trata de la venganza; examina cómo estas mujeres van aprendiendo de si mismas. No tengo ningún interés en hacer una película acerca de la venganza o el adulterio, realmente no es de eso de lo que trata la película".

En cuanto a su personaje, señala que "Carly es una chica que se está abriendo paso en la vida, es una abogada exitosa. Está buscando novio y conoce a Mark, un tipo que le parece tiene verdadero potencial. Disfrutan estar juntos y piensa que la relación se puede profundizar. Pero tiene el presentimiento de que algo raro está pasando, pues él cancela una cita que tenían planeada. Iban a conocer a su padre y de repente él no puede acudir a la cena. Deja muy en claro que no está disponible. Carly se pone en alerta; esta relación quizás no sea exactamente lo que ella pensaba que era. Termina por ir a la casa de Mark, ¡y descubre que está casado!" (ríe).

La pasó bien durante la filmación, realizada en Nueva York y las Bahamas, y no tiene tapujos en reconocerlo.

DEL AMOR, LA AMISTAD Y OTROS DEMONIOS…

Aún no es madre y continúa soltera; sin embargo, es imposible sentir pena por ella, si consideramos que en su lista de relaciones serias se encuentran Matt Dillon, Jared Leto y Justin Timberlake… Menos aún al conocer su visión sobre las relaciones: "Cuando hay un fin, siempre hay un nuevo inicio. Uno nunca sabe lo que va a suceder luego. No puedes gastar tu tiempo y energía ponderando lo que pasó y lo que podría haber pasado. Las relaciones van y vienen, o se quedan y evolucionan…, pero nos mantenemos vivos".

Y en cuanto a la maternidad ha sido enfática en señalar que si hubiese querido sería madre, y que no se cierra a la posibilidad, pues si un niño tiene que llegar a su vida, llegará.

Definida como "mejor amiga" por sus pares, al parecer es en esa relación en donde Cameron se mueve como pez en el agua: "Lo maravilloso de la amistad entre las mujeres es que siempre se dan ánimos entre sí. Aún cuando no estemos juntas, sabemos que nuestras amigas están ahí para nosotras, con todo su amor y energía que nos mueve hacia algo positivo. Las amigas te apoyan sin importar lo que sea. La amistad nos nutre, alimenta el alma, pues es una energía positiva. Todo tiene que ver con la aceptación y querer que la amiga sea más fuerte, mejor y más capaz. Nos ayudamos mutuamente en los tiempos difíciles, celebramos los buenos momentos, las subidas y bajadas, estamos ahí mientras transcurre la vida, no juzgamos pero sí somos muy honestas".

Casi un decreto, aunque una de las estrellas con más fama y fortuna de Hollywood vive la amistad con cosas simples: "Voy a las casas de mis amigas para cenar, cocinamos juntas y nos acompañamos. Salimos al cine o vemos una película en casa".

DECRETOS DE BELLEZA

Recién en enero pasado Díaz presentó su libro "The Body Book", que se enfoca en la salud, bienestar y consejos nutricionales para mujeres. "El problema es que las mujeres son bellas, otras personas las ven bellas, pero ellas no se ven a sí mismas así. La razón por la que escribí el libro es que siento que si no apreciamos quiénes somos, lo que tenemos o de lo que somos capaces, es porque no estamos viviendo de hecho en los cuerpos que deberíamos de tener. No entendemos cómo trabajan nuestros cuerpos, así que no somos capaces de darles lo que necesitan para poder ser mejores de lo que somos capaces. Nos comparamos con otras mujeres, y eso una pérdida de energía y de tiempo. Mis necesidades, mis requerimientos, mi energía y mi rendimiento físico son completamente distintos de los de otras personas. Una vez que entiendes que tu cuerpo funciona a un nivel celular, puedes tener el cuerpo que deberías de tener".

Y ella lo sabe bien. Es cuestión de verla espectacular en bikini en su última producción. Jura que no se entrenó especialmente para ello. "No, no hice ningún ejercicio específico para esta película, sólo mi entrenamiento normal tres o cuatro veces por semana. De hecho estoy en un pequeño stand by pues no he entrenado tanto como lo hago normalmente, pues he estado muy ocupada. Pero para mí el bienestar tiene que ver con cuidarse por las razones correctas; ser lo mejor que puedas y no cambiar para complacer a ninguna otra persona".

Pero reconocer que hace 20 años no usa antitranspirante no fue su única frase polémica. En su libro dedica un capítulo completo a la depilación púbica bajo el título "In praise of pubes" ("Elogio a los pubis"), donde derechamente arremete contra la depilación brasilera, y resalta que los vellos son algo natural, como una "adorable cortina que rodea esa gloriosa y delicada flor", según declaró al diario El País.

Cameron, quien demostró no incomodarse cuando se trata de hablar del aseo personal, tildó de "majadería" la acción de depilarse con láser el área vaginal, a lo que añadió que "el vello púbico sirve como una cortina que provoca un poco de misterio en aquel que podría estar cortejando nuestra sensualidad". E hizo un llamado a las mujeres a "pensar antes de depilar". "La idea de que es preferible esa zona sin pelo es un fenómeno bastante reciente, y todas las modas cambian". Ahora bien, su posición respecto al vello coincide con la de ginecólogos, quienes confirman que éste sirve para proteger la zona de infecciones y laceraciones.

Su belleza y éxito la llevaron a convertirse en la embajadora para TAG Heuer's Link Lady, una colección de relojes que busca elevar la consciencia a los programas que permiten que las mujeres se superen. Pero no es el único compromiso social que la actriz ha adquirido a lo largo de su carrera. Fue vocal en apoyo a Al Gore para las elecciones presidenciales de Estados Unidos del 2000, compromiso que llevó incluso a la pantalla grande, cuando usó una camiseta con la frase "I won't vote for a son of a Bush!" durante la promoción de la película "Los Ángeles de Charlie".

También forma parte del "Iraq and Afghanistan Veterans of America" (IAVA), la primera y mayor organización sin fines de lucro para veteranos de Irak y Afganistán. Cuestión de formación: "Tuve una familia maravillosa, padres asombrosos, quienes realmente me enseñaron a trabajar duro, ser agradecida y saber que lo que tienes, tienes suerte de poseerlo. Todo el día me tenían haciendo quehaceres. Activamente me enseñaron, a lo largo de mi niñez, diciéndome constantemente 'así es como se hace'. Desde que tengo cuatro años lavo mi ropa (ríe); si no lo hacía bien tenía que repetirlo. Así una aprende. Esa ha sido mi mentalidad durante toda mi vida: hacer lo mejor que puedes todos los días".

Es tan concreta en sus pensamientos y declaraciones que frente a la pregunta sobre sueños o proyectos a futuro, otra vez deja salir toda su transparencia a la luz: "Tomo la vida como viene. Soy el tipo de persona que vive el momento, no alguien que se pregunta '¿qué haré?' ¿Con quién voy a estar?' Realmente soy de aquellos que están en el presente. Me siento bendecida con todo lo que tengo en mi vida, no doy nada por hecho".

SEGURA DE SU LOOK

En las diferentes alfombras rojas, fiestas y apariciones en televisión –su personalidad carismática y divertida la hacen una de las invitadas favoritas de diversos talk show en Estados Unidos y otros países– Cameron impacta con su look. Evidentemente ayuda su 1.75 de estatura y estilizada figura, pero además sabe perfectamente qué le queda bien y cómo sacarse partido. Por ejemplo, tiene claro que uno de sus mayores fuertes son sus piernas, y siempre consigue lucirlas como ninguna. Para ello recurre mucho a los minivestidos, la mayoría de las veces ajustados. Para sus looks más casuales recurre normalmente a los jeans o pitillos de cualquier color con polera y blazer, siempre con sandalias espectaculares.