Trinidad de la Noi: "Desfilar en Milán fue un sueño hecho realidad"

No sólo su belleza impacta, también su madurez. Siempre quiso ser modelo, y a los 14 se coronó como la segunda Elite Model Look Internacional, en Shangai. Hoy tiene claro que quiere irse a Nueva York cuando cumpla 18. Está consciente de la competitividad a la que está sometida, así como los riesgos que pueden acarrear carreras muy prematuras. Pero Trini no pierde la cabeza.

Por Jessica Celis A.

Pasado mañana Trinidad de la Noi cumplirá 16 años. Hace dos dio su primer gran paso en el mundo del modelaje tras ser elegida como la segunda Elite Model Look, en el certamen internacional realizado en Shangai. Hoy cursa Segundo Medio en el Colegio SSCC Sagrados Corazones de Manquehue, y acumula varios kilómetros de viaje en el cuerpo. Específicamente en Europa, donde entre otras actividades desfiló para la pasarela más importante de Dolce&Gabanna en el Milan Fashion Week Haute Couture, y protagonizó un comercial para La Perla Lingerie, marca en la que la Top One de momento, Cara Delevigne, es ama y señora.

Hace  más de un año pololea con Cristóbal Gotuzzo, quien junto a su mamá han sido sus grandes apoyos mientras ha estado fuera de Chile. "Cristóbal fue mi amor platónico de toda la vida. Estudia Ingeniería Comercial, vive en Viña del Mar, y nos vemos todos los fines de semana.  Es 'el mejor'. Me encanta. Pensamos igual, le gusta el deporte, muere por los niños igual que yo, me hace en reír todo el tiempo, ¡me apoya en todo! Desde enseñarme matemáticas hasta acompañarme a los trabajos si son los fines de semana; es mi compañero ideal", cuenta fascinada.

¿Cómo podrías definir tu experiencia en Europa?
Fue súper enriquecedora, aprendí mucho, y me hizo madurar mucho también. El trabajo fue entretenidísimo, pero duro. Allá la competencia es un mil por ciento mayor. Acá vas a un casting y hay 30 modelos; allá sin problema hay 500. Todas estupendas, todas más altas, todas flacas.

¿Y lo peor de tu viaje?
El estar sola es lejos lo peor; se echa mucho de menos a la familia, pololo y a los amigos. Mientras esté en el colegio sólo puedo viajar en verano, en las vacaciones, y allá es invierno, y con el cambio de horario se hace todo más difícil. Me levantaba a las 3 de la mañana de acá y salía a trabajar, iba a un casting o a hacer fotos. Se me pasaba el día volando. Llegaba de vuelta a la casa como a las 4 o 5 de la tarde, pero acá a esa hora todos están en pleno almuerzo, o en la playa; nadie te pesca. Llegas a tu casa sola, muerta de frío, y como ahí estás abrigada, no te dan ganas de salir. Veía un rato Facebook o hacía cualquier cosa. Así me daban las 8 y ya no salía. Recién cerca de la 1 de la madrugada de allá podía hablar con mi pololo, porque a esa hora llegaba de su trabajo. Casi todos los días me quedaba dormida hablando por Skype con él, y desde las 3 de la mañana mi mamá estaba conectada al teléfono hablando conmigo. Ella me ayudó en todo lo que necesité. Muchas veces no encontraba una dirección y se metía a Google y me mandaba mapas. Gracias a ellos dos no me sentí tan sola.

¿Muy diferente nuestra forma de trabajar respecto al modelaje en el extranjero?
En Europa yo era una más. Estaba respalda por una súper agencia, que es la mejor, pero allá están las mejores modelos de todo el mundo. Era la más baja de todas, nadie me conocía, y eso hace que sea más difícil, pero gracias a Dios me fue bien. En cuanto a cómo trabaja la agencia, es muy diferente. Acá en general el booker te presenta para los trabajos y los clientes seleccionan de acuerdo a las fotos. Vamos a pocos casting, sólo cuando hay alguna terna o el cliente quiere verte, para ver si le sirves o no. Allá, en cambio, tenía todos los días 3 o 4 presentaciones, me mandaban a diferentes partes a conocer a los clientes, y tenía casting todos los días. Muchas veces se me iban las horas esperando a que me atendieran. En cuanto al trabajo en sí, nada que decir, es igual que acá, son todos muy profesionales.

De todo lo que has hecho hasta ahora, ¿cuál trabajo es el que más te ha impactado y por qué?
Son dos. Mi primer desfile en Europa fue un sueño hecho realidad, lo que todas las modelos soñamos. La primera semana que llegué a Milán fui a una presentación a Dolce&Gabbana (nunca supe quién me atendió hasta que llegué a Chile, ¡y me enteré que había estado hablando con Domenico Dolce!). Una semana después me llamó mi booker y me dijo que fuera urgente a Dolce&Gabbana, y partí. Tenía una prueba de vestuario. Me habían seleccionado para hacer el desfile más importante de la temporada, el desfile de la semana de la Alta Moda de Milán, "Haute Couture de Dolce&Gabbana". De Italia éramos solamente dos modelos las que participamos, a las demás las trajeron de todas partes de Europa y Nueva York. Estuve con las modelos más top del mundo, y el desfile fue maravilloso, en un castillo, con los mejores peluqueros y maquilladores del mundo. Es algo que ni en mis sueños habría esperado. El sueño de cualquier modelo es desfilar para ellos, y yo tuve la suerte de que fuera mi primer desfile. Lo otro que no puedo creer es que hice un comercial para La Perla. Cara Delevigne, la modelo más conocida del mundo en este minuto, es la que hace toda las  campañas de la marca. Pensé "¡no puedo creer que haya quedado yo!". Tuve la suerte de que uno de mis últimos días en Milán, por casualidad, iba pasando por La Perla y me ví en todas las pantallas. ¡Fue increíble!

De todas las ciudades ligadas a la moda, ¿por qué quieres vivir en Nueva York?
Porque el sueño de todas las modelos es trabajar en París, Milán y Nueva York. Desde que gané el concurso siempre los planes de mi agente eran que me fuera a Nueva York este verano, y que ojalá estuviera instalada viviendo allá a los 16 (de hecho tengo contratos firmados con ellos). Desde NY puedo moverme donde me necesiten, y siempre estuve mentalizada para irme. Pero con el cambio en la ley, a partir de noviembre del año pasado ya no se puede trabajar allá antes de los 18 años como modelo; por eso partí a Europa, y NY tendrá que esperar hasta cumplir 18.

¿Qué es lo que te fascina de ser modelo?
Todo. Me encanta mi trabajo. Y aunque es agotador, porque muchas veces estás horas parada posando, cambiándote de ropa, sacándote fotos en bikini a las 6 de la mañana muerta de frío, ¡me encanta! Un día eres rubia para una revista y al otro eres colorina. Además viajas y conoces otras culturas. Tengo amigas en muchos lados gracias a este trabajo.

Admiras a Giselle Bündchen y Kate Moss. ¿Alguna modelo nacional que admires?
Muchas. A la Carola Ruiz, Renata Ruiz, Carola de Moras.. Las admiro porque ellas fueron las primeras chilenas que modelaron afuera, y hasta hoy se mantienen vigentes, trabajando.

¿Qué es la moda para ti?
Buscar mi propio estilo. Trato de no andar uniformada, ser original, pero con ropa que me haga sentir cómoda y única.

¿Qué opinas de cómo se visten las europeas y su relación con la moda?
En general lo que me di cuenta es que son muy preocupadas de la moda, andan todas muy bien vestidas, con accesorios, pañuelos, gorros, demasiado bien. Pero cero maquillaje.

¿Y nosotras las chilenas?
Creo que somos un poco conservadoras, no nos gusta mucho salir de lo muy clásico, y a veces hasta andamos un poco uniformadas. Pero en el último tiempo he notado que hay una tendencia a tratar de vestirnos más originales. Hay más tiendas también, que traen cosas más exclusivas a precios razonables, y nos estamos atreviendo más.

SU OTRA PASIÓN

"Siempre me ha gustado el deporte y practico atletismo en mi colegio desde los 9 años. Compito en vallas y salto largo, ¡me encanta! Entreno 3 o 4 veces a la semana, dependiendo de las cosas que tenga que hacer. También voy al gimnasio de la Malú Pérez, donde hago Pole Dance 2 veces a la semana, y los fines de semana salgo a trotar cuando puedo con mi pololo o mis amigas. Además tengo la suerte de ser embajadora de adidas, así es que puedo combinar mis dos pasiones: el deporte con la ropa más linda y con mejor tecnología".

Entre el colegio, el modelaje, el atletismo, el pololeo, ¿cómo lo haces para responder a todo?
Organizándome bien puedo hacer todo lo que quiera. Voy al colegio todos los días como cualquier niña de mi edad. Cuando salgo entreno, y si tengo fotos o trabajo, trato de organizarlo para hacerlo después del horario de clases. Sólo en caso que no se pueda cambiar, pido permiso en el colegio. Este mes, por ejemplo, he tenido que faltar sólo 2 días. Aprovecho siempre los ratos libres para estudiar, y todo resulta bastante bien.

Quieres estudiar Párvulos porque te gustan los niños y es compatible con el rol de mamá. ¡La tienes clara a tu corta edad!
Sí. Entras con ellos a clases y sales a la misma hora; tienes vacaciones de invierno y verano junto a tus hijos. Quiero tener una familia grande, por lo menos 4 o 5 niños, ser mamá joven, y tratar de compartir con mi familia lo que más se pueda.

Dices que quieres "tocar las estrellas" como modelo, ¿qué sería eso?
Cuando lo dije pensaba en modelar en Europa y NY, y cuando estaba en Milán desfilando para Dolce&Gabbana, trabajando para Vogue, Armani, La Perla, me sentí tocándolas. Pero me queda mucho por hacer. Y si Dios quiere, me gustaría seguir modelando y hacer Victoria's Secret, entre otras cosas. Eso sería otro sueño…

EL LADO B

Las modelos empiezan muy chicas en este mundo; tu empezaste muy niña, y a los 14 ya eras segunda en el Elite Model de Shangai. ¿No te habrás saltado etapas?
A todos nos toca vivir cosas diferentes, y esto es lo que siempre he querido. No podía dejar pasar la oportunidad de hacerlo. No sé si me he saltado alguna etapa, creo que no. Trato de hacer las cosas normales que hacen todas mis amigas: salgo con ellas, estoy pololeando, sigo entrenando. Mi vida es un poco más movida, quizás, porque trabajo, pero muy normal igual.

Thylane Blondeau empezó como modelo a los 4 años, e hizo fotos de mujer adulta siendo una niña, por lo que ha sido muy cuestionada. ¿Qué piensas de ello?
Eso no me parece, creo que es exagerado. No corresponde que una niñita haga fotos de adulta, pero también hay que pensar que en el mundo del modelaje a los 25 años eres "vieja", y que todas las modelos que hacen campañas para cremas antiarrugas, por ejemplo, deben tener máximo esa edad. A los 16 años empiezas a trabajar como adulta. Eso es una consecuencia de lo que la industria y la gente pide.

El modelo de belleza defendido por la publicidad y las revistas de moda es, en general, una mujer muy delgada, bella, perfecta. Lo real es que genera algunas inseguridades en las mujeres comunes y corrientes, y también acarrea problemas graves a las propias modelos, como posibles problemas alimenticios. ¿Qué opinas de esta realidad?
Creo que eso ha cambiado mucho. En Europa y Estados Unidos los gobiernos están muy preocupados por los problemas alimenticios, y de no generar distorsión con las modelos. En Estados Unidos se acaba de aprobar una ley en noviembre del año pasado que dicta que no puedes trabajar como modelo antes de cumplir 18 años. En Europa no puedes hacer casi nada antes de cumplir 16, y para los Fashion Week en España te pesan y miden tu nivel de grasa. Si estas bajo lo normal, quedas fuera. Pero también es cierto que hay un doble estándar en esto, porque por otro lado las modelos miden 1.80, (yo era la más baja, mido 1.76 cm) y tienen talla 34 o 36. Si tienes talla 38 no sirves. En Chile no existe este problema. En mi agencia por lo menos nunca he visto a alguien con problemas ni de anorexia ni de bulimia. La mayoría de las modelos miden entre 1.70 y 1.75; son menos las que miden más que eso, y las tallas son absolutamente normales.

El mundo del modelaje es muy competitivo, y afuera aún más. Tu misma has dicho que eres baja en relación a las europeas, y que hay muchísimas mujeres lindas. ¿Cómo mantienes tu autoestima en alto?
En todo tipo de profesiones siempre te vas a encontrar con personas que postulan al mismo trabajo que tú, y que cumplen mejor el perfil. Y aunque es verdad que en mi pega las características físicas son primordiales, ya que en el mundo del modelaje son todas preciosas, yo no soy nada al lado de mujeres maravillosas que están conmigo en los casting. La personalidad, las ganas, el tener buena disposición y el hecho de tratar de ser lo más profesional hace la diferencia.

¿Por qué crees que has triunfado aunque no tengas los altísimos "estándares físicos", que mandan en Europa? ¿Cuál es tu plus?
No sé si decir que he triunfado, pero sí me ha ido muy bien. Creo, como digo siempre, que mi actitud frente al trabajo, mi disposición, mis ganas de trabajar, de hacer las cosas bien, y mi responsabilidad, me han jugado a favor y han suplido los centímetros de menos. Siempre me organizo para ser la primera que llega a los casting y a los trabajos. Soy una persona común y corriente que tomo esto como un trabajo como cualquier otro. No me creo el cuento por ser un poco más conocida que otros. Soy sencilla y trato a todo el mundo igual, converso con todos, sin importar si es el portero o el dueño de la marca. Me pasó en Europa varias veces, que hablé con gente topísima,  como el mismo Giorgio Armani o Domenico Dolce, y no tuve idea quiénes eran hasta que llegué a Chile.