Tomás Verdejo Urzúa, "Martín" de 'Los 80': "No cambiaría mis 29 por volver a tener 18 años"

Así lo confiesa el actor viñamarino que interpreta a “Martín Herrera” en la exitosa serie “Los 80”, de Canal 13. Un hombre que agradece el paso del tiempo, a la vez que declara estar en un momento lleno de tranquilidad emocional.

 

Imagen foto_0000000120121017111900.jpg

En su quinta temporada, "Los 80" comenzó con alta sintonía y recordando episodios como la visita del papa Juan Pablo II o la coronación de Cecilia Bolocco como Mis Universo, en 1987. Una serie que corre sola si a competencia se refiere y que, en el papel de "Martín Herrera", ha dado a conocer a este actor que mantiene una vida muy relajada  en su cotidianidad. Tiene 29 años, es el tercero de cinco hermanos, le encanta viajar y, actualmente, se declara soltero. Asimismo, le apasiona la música y confiesa que actuar es su mayor obsesión.

¿Cómo has vivido el arranque de esta nueva temporada de "Los 80"?

-Con sorpresa… Sí, porque nosotros nos sorprendemos con la serie temporada a temporada. O sea, sabemos que tenemos un público súper fiel pero, por ejemplo, que el tercer capítulo haya marcado  un peak casi de 40 puntos de sintonía, es algo que sin duda nos sorprende.

Pero, no es extraño, considerando el éxito que arrastran desde hace tiempo…

-Lo que pasa es que esta serie lleva cinco años al aire y es la primera, en formato drama y no sitcom, que se extiende a tantas temporadas. Por eso nos sorprende y nos alegra, a la vez, que podamos mantener a la gente todavía enganchada a la historia, que siga a los personajes y se sienta identificada con ellos.

¿Cuál dirías que es la esencia de esta quinta temporada?

-Un  poco la vuelta a los orígenes, que es contar la historia de la familia en sí. Pero, si bien en esta temporada la familia se reúne y sus integrantes vuelven al núcleo, lo hacen estando ya más adultos y con sus propias vidas, sus propios problemas, sus propias penas y sus propios dolores, en algunos casos.

Y en el caso particular de "Martín Herrera", su conflicto va por el lado de la paternidad…

-Sí. Yo encuentro que uno de sus mayores conflictos en esta temporada, es poder decidir de qué manera criar a un hijo siendo tan joven y teniendo tan de cerca una forma de crianza que es la de su mamá. O sea, lograr elegir cuál es la manera correcta de criar un hijo; por un lado, teniendo el ejemplo de una madre tradicional y que lo da todo por sus hijos, como es "Ana López" y, por otro,  enfrentando la forma de ser de "Paola", su mujer, que es hija de padres separados y totalmente independiente… Entonces, dentro de ese contexto, "MartÍn" va a tener que empezar a tomar decisiones.

¿Te da miedo encasillarte en este personaje?

-En algún momento lo pensé… Pero creo que son aprensiones y, en ese caso, uno tiene la responsabilidad, no de esperar  a que te llamen para otro papel, sino que de hacerte cargo y uno mismo empezar a generar nuevos contenidos. Para mí, por lo menos, mi nicho y mi pasión ligado con eso, es lo que hago en cine -en producción y actuación-, además del teatro.

¿Qué estás haciendo en cine, actualmente?

-Ahora en septiembre terminamos de rodar una película, con Daniel Peralta, que se llama "Fiesta Falsa". Estamos en la posproducción y pensamos estrenarla en enero o febrero en alguno de los festivales internacionales. Es que es un cine más independiente, un cine "garage"… ¡Ah! y también estoy produciendo otra película, con Nicolás Rojas, que se llama "Distancia" y que esperamos rodar ahora en noviembre.

Tú eres de la Quinta Región…

-Sí, soy de Viña del Mar, pero estoy viviendo en Santiago desde hace seis años.

Desde que entraste a "Los 80″…

-Exacto.

¿Y cuánto ha cambiado tu vida desde entones?

-Me cambió la vida, en el sentido de que salí de la escuela y tenía trabajo. Pero nada más.

Sin embargo, pasaste del anonimato a ser muy conocido…

-Pero es que no tengo ningún rollo con eso. O sea, si me saludan en la calle, ¡yo feliz!, porque es parte de la pega al aparecer en televisión. Ahora, de cambiar mi vida, en el sentido de que haya cambiado a mis  amigos o mi forma de ser, ¡imposible!… Yo viajo todos los fines de semana a Viña a ver mi familia, a mis hermanos, a estar con mis amigos y sigo haciendo las mismas cosas que antes… O sea, para mí una cuestión es la pega y otra cosa muy distinta es mi vida personal, que está compuesta de personas… Y esa es la vida que yo no cambio por nada.

¿Y cuáles son tus pasatiempos? ¿Cómo te desconectas?

-Me gusta ver películas, tomar fotos, tenía hace mucho tiempo un grupo de música y ahora lo estoy retomando, me gusta tocar guitarra, salir con los amigos, viajar… En verdad, me encanta viajar, siempre que termino una temporada me pego un viaje largo y,  antes de empezar, me pego otro más largo aún. De hecho, este año estuve mochileando como tres meses por Europa, me fui solo, conocí nuevos amigos y la experiencia fue increíble. Además, no gasté un  peso en alojamiento, porque me acogieron en todos lados.

Eres de espíritu aventurero…

-Más bien, me gusta moverme y yo creo que por eso también viajo tanto a Viña. Me encanta el tránsito y, aparte, que acá igual me aburro un poco. En Santiago tengo mi casa, mis amigos,  mi mundo… Pero igual me aburo, entonces necesito salir.

¿Quiénes componen tu familia?

-Mi mamá y mi papá, que están separados desde que tengo uso de razón, y somos cinco hermanos, de los cuales yo soy el del medio… Así que cuando voy a Viña me quedo en la casa de mi "vieja", que vive con su pareja de hace mil años y bueno, conservo como uno o dos amigos del colegio, que son los amigos de toda la vida.

"No me gustan los planes de vida"

Estás cerca de los treinta años, ¿no te ha llegado la famosa crisis?

-No, para rada. Es que a mí me gusta el paso del tiempo.

¿Por qué?

-Porque te das cuenta que vas cambiando con los años… La otra vez conversaba con una amiga que me decía "quiero volver al colegio,  tener dieciocho"… ¡Y, en realidad, yo no! Me encanta la edad que tengo, me gustan los veintinueve y yo creo que me van a gustar los treinta también. Lo que pasa es que me agrada como soy ahora y ese es el resultado de muchas cosas pero, en conclusión, yo no cambiaría mis veintinueve por volver a tener dieciocho. Es que, en verdad, ahora lo estoy pasando mejor.

¿Uno de los mejores momentos de tu vida?

-Por supuesto. Y, aparte, tengo la suerte de que siento que he hecho todo lo que he querido en la vida. Desde temas súper cotidianos, como es trabajar en lo que me gusta, que es una pega que me apasiona, me obsesiona y me entretiene, hasta viajar, disfrutar de mi familia, de mis amigos… En ese sentido, no tendría motivos para volver atrás.

¿Y estás solo o en pareja, actualmente?

-Estoy soltero… Soltero absoluto.

¿Por qué así?

-Porque terminé una relación larga hace poco tiempo… Pero estoy bien, tranquilo, en paz… Fue una relación larga, pero terminó de buena forma. Entonces, fue  como un paso que teníamos que dar, creo yo, y por eso mismo estoy tranquilo.

Pero en el futuro, ¿te gustaría casarte y tener hijos?

-Es que no me gustan los planes de vida, encuentro que es ponerse demasiado estructurado… Lo que sí, a mí me encantaría alguna vez conocer a alguien y decir: "Me quiero casar con esta mujer", o conocer a alguien y decirle: "Oye, ándate a vivir conmigo ahora" o, "quiero tener un hijo contigo"… Me encantaría y, obviamente, estoy abierto a eso. Pero así como planes, que quiero tener la casa, el auto y los cabro chico, no, ¡olvídalo!… Prefiero ir viendo lo que pasa en el camino y aparte que tampoco estoy apurado. O sea, si bien de mis compañeros soy uno de los pocos que queda soltero, me gusta, porque me gusta cómo soy y no tengo ansiedades con ese tema.

¿Te declaras satisfecho, entonces, en este momento de tu vida?

-Claro que sí, al menos ahora…Estoy tranquilo y motivado, sobre todo por las cosas que estoy haciendo. Es que llega un punto en que te das cuenta que, trabajar en un proyecto en el que uno aportó o un  proyecto que en parte es algo tuyo, como producir una película y todo lo que eso involucra, adquiere un gustito diferente a trabajar, por ejemplo, en algo como la serie… Porque cuando es de uno, independiente de que lo vean mil personas o dos, ya es algo distinto, te enorgullece y te hace muy, pero muy feliz.