Sebastián Roca, su pasión por la naturaleza y su momento personal: "El tiempo lo cura todo"

De espíritu aventurero, auténtico y muy apasionado se define el actual rostro de Canal 13. Un hombre que, entre otras cosas, es embajador de “Reforestemos Patagonia”, campaña sin fines de lucro que pretende plantar 1 millón de árboles nativos en la zona. En el plano amoroso, está soltero tras el término de su relación con Mariana Marino y asume que, por ahora, prefiere centrarse en sí mismo.

Imagen foto_0000000120121003093651.jpg

MIRA LA SESIÓN DE FOTOS EXCLUSIVA DE SEBASTIÁN ROCA PARA MUJERES


Por Erika Cabrera. Fotografías: Gonzalo Muñoz.

A sus 31 años, Sebastián Ignacio Roca Lira se ha convertido en uno los galanes más atractivos del último tiempo. Y es que el ganador de "Mundos Opuestos" no sólo enamoró a muchas televidentes por su simpatía y romanticismo, sino que, además, causó admiración en otros grupos por su ferviente amor a la naturaleza y lucha en su defensa.

Un hombre que hoy declara estar disfrutando de la vida más que nunca, aún cuando está soltero tras su ruptura con la trasandina Mariana Marino. Actual panelista del matinal "Bienvenidos", se define amante de los deportes extremos, con los pies muy bien puestos sobre la tierra y, en el futuro, sueña con formar una familia y administrar su propia empresa de ecoturismo.

¿Cómo nace tu pasión por la naturaleza y la vida sana?

Todo parte por una cuestión de familia, porque me inculcaron el amor a la naturaleza, la relación con la montaña, el respeto al medioambiente… En el fondo, la naturaleza siempre fue parte de mi vida.

Pero, ¿en qué momento comienza a materializarse en acciones más concretas?

Estudié cinco años Arquitectura, y ahí me dediqué mucho a lo que es la arquitectura bioclimática. Sin embargo no terminé la carrera por los mismos temas vocacionales;  me cambié a estudiar Ecoturismo, de la cual egresé.

Ahí encontraste lo tuyo…

Sin duda. Y, de hecho, en una de las prácticas me fui a trabajar al Amazonas, a hacer clases de educación ambiental a una comunidad local indígena. Esa fue una de las primeras incursiones fuertes con respecto a lo que es estar en comunidad y trabajar con la gente, y de verdad me encantó. Creo que eso fue en el año 2007.

Y luego vino la expedición a la Antártica…

Sí, después me fui a la Antártica a hacer un documental sobre el calentamiento global y a tomar registros digitales de cómo estaban las zonas glaciales. Eso fue en la temporada 2009-2010. Me fui con Cristián Donoso, que está dentro de los diez exploradores del Bicentenario. Además era una expedición ciento por ciento autosustentable, porque íbamos con el mínimo impacto. O sea, todo lo que llevábamos lo traíamos de vuelta, que es uno de los Principios de Nols: no dejar rastro y causar el mínimo impacto sobre el terreno natural.

Actualmente eres embajador de "Reforestemos Patagonia"…

Por supuesto. Ahora estamos con esa campaña que es por una  gran causa, con la que estamos a full. Yo corrí la semi-maratón en Torres del Paine y, en verdad, es una experiencia que fomenta mucho lo que es plantar raíces… Es que en las raíces está la base de nuestra cultura, y eso nos lleva a plantar conciencia ambiental y, sobre todo, a  plantar identidad, porque Torres del Paine es uno de los ejes estructurales de lo que es la imagen país.

¿Nos falta tomar conciencia a nosotros, los chilenos?

Siempre… A mi también, porque nadie es perfecto. También ocupo micro, auto, electricidad… Pero, ¿cuántas veces no me he agarrado con gente que vota el papel por la ventana? Son cosas tan mínimas pero que marcan la diferencia entre una persona educada y una que no lo es. Esos detalles delatan en qué parada estás con respecto a estos temas.

Pero, ¿cómo se puede contribuir en el día a día con el medioambiente?

Yo, por ejemplo, trato de generar compost en el patio de mi casa, que es una tierra súper rica en nutrientes que puedes ocupar de abono o para plantar en otros lados; también trato de reciclar, de ocupar mucho la bicicleta, de estar en contacto con la naturaleza, y de fomentar a las amistades y a la gente que uno conoce el cuidado por la flora y fauna.

Dime algo que nunca harías…

¡Quemar neumáticos en las protestas! Eso lo encuentro muy contaminante.

¿Tú fumas?

Sí, me fumo mi cigarrito de vez en cuando, pero trato de no hacerlo. Es que la idea es llevar una vida lo más sana y natural posible… Aparte, uno vive pensando en cómo no generar un daño mayor al que ya está haciendo, en este cáncer que se expande y que carcome todo.

¿Y cuál crees que sería la solución al problema?

Entregar conciencia, más que todo. Esa sería una de las primeras bases, pero partir educando desde los primeros años del colegio. Por ejemplo, uno de los temas que estoy trabajando en mi tesis para terminar la carrera es poder desarrollar actividades eco-turísticas a esos niños que los saca el Tribunal de Justicia y los deja en hogares de menores. Ellos no tienen nada más que hacer que jugar a la pelota, bueno, a mí me gustaría poder entregarles herramientas y cosas tan simples como saber armar una carpa, trabajar en equipo, cuidar las plantas… Y creo que si todo sale bien, esta idea no tendría porqué no funcionar.

"Soy apasionado y me enamoro con todo"

Por otra parte, sabemos que eres un aficionado a los deportes extremos, ¿cuáles son tus favoritos?

Practico mucho el parapente, que es un deporte que no ocupa motor y, por lo tanto, es un vuelo libre. Y también me encanta el andinismo. Eso sí, cuando tenga un hijo, igual me voy a chantar un poco y creo que ya no voy a hacer cosas tan locas.

¿Estás pensando en ser papá?

¡No! Ahora no. Pero siempre está el sueño de tener una familia, tener mi hijo, mi hija, subir a la montaña juntos y ser muy felices.

Actualmente, ¿sigues soltero?

Sí. Estoy soltero y, por ahora, esperando que todo decante, pensando solamente en mí… Es que es obvio, cuando terminas con una pareja, estás todo el día recordando cosas… Pero bueno, eso con el tiempo pasa. El tiempo lo cura todo.

¿Ya no hay vuelta en esa relación?

¡Quién sabe!… Pero prefiero no comentar, porque eso es algo súper incierto. O sea, yo por Mariana siento un cariño inmenso, pero de mi parte también lo pensaría dos veces antes de volver.

Sin embargo, ¿quedaron como amigos?

Sí, como amigos. Hemos hablado y todo muy en buena onda.

Y, en el día a día, ¿eres tan apasionado como te vimos en el reality?

Sí, claro. Soy súper apasionado para mis cosas, me enamoro con todo, y si estoy con alguien, es porque realmente quiero estar con esa persona. Ahora, tanta pasión a veces me juega en contra, y admito que en el reality salieron muchas inseguridades y temores míos… Ciertamente, porque estaba encerrado, pero asumo mis actos y mis emociones, y no por eso voy a ser un mamón.

Sin duda, tu vida cambió con "Mundos Opuestos", ¿cómo te tomas el tema de ser un rostro conocido?

Me lo tomo de la forma más natural posible, y cuando la gente me saluda en la calle los veo como si fueran amigos no más. No me siento acosado y, como te digo, me lo tomo de una forma bien relajada porque si no, ¡te vuelves loco!… Sigo siendo el mismo Roca de siempre, es imposible que esto me cambie, y tampoco me creo ningún rockstar.

Sin embargo, ganaste el reality más popular de los últimos años…

Sí, pero mi vida no depende de eso. Además que soy súper piola, sencillo y medio hippie, entonces me río de los que se creen estrellas. Las estrellas están en Hollywood y, en cambio, acá hay gente ridícula que habla puras leseras.

A propósito, ¿qué hiciste con el premio?

Me lo gasté en lujuria (ríe)… No, en verdad, no he gastado casi en nada… En ir a esquiar y cosas así pero, por ejemplo, andar comprándome un Porche lo encuentro innecesario. Sin embargo voy a invertir en algo inmobiliario, y también tengo ganas de  generar una empresa de ecoturismo o parapente. Ahí estamos viendo lo que podemos hacer.

¿Te gustaría seguir en la televisión?

Sí, pero en cosas que a mí me interesen. Por ejemplo, en programas como "Yingo" y tipo farándula, jamás y, de hecho me habían ofrecido entrar al reality "Pareja Perfecta" pero, por mucho dinero que me ofrecían, les dije que no. Es que hay cosas que el dinero no compra, como estar tranquilo y en calma. Además, en ese momento estaba privilegiando ciento por ciento mi relación con Mariana.

¿No te arrepientes de no haber entrado?

No, para nada. Ahora estoy feliz y pasándolo la raja.

Y, finalmente, ¿cuál es tu mensaje para las lectoras que tanto te admiran?

Como la naturaleza es parte esencial de mi vida, y en ella me siento vivo, yo les diría que sean más conscientes con ella. ¡Aprovéchenla, compartan en familia y conozcan!, porque queriendo se conoce y conociendo se cuida. Además, les diría que sean buenas personas, que amen con locura y, ¡no al racismo ambiental! Quieran a su país de norte a sur y de este a oeste, porque Chile entero tiene su magia.


MIRA LA SESIÓN DE FOTOS EXCLUSIVA DE SEBASTIÁN ROCA PARA MUJERES