¿Dolor después del sexo?... Te contamos por qué y qué hacer para tratarlo

El acto sexual practicado de una forma segura no debería causar molestia alguna

Si alguna vez experimentaste esa incómoda sensación de ardor o dolor punzante en tu zona íntima posterior al sexo, es totalmente normal que tengas dudas y temores al respecto.

Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Michigan,  especifica que  la dispareunia es el dolor que se experimenta en los genitales y la estructura pélvica, durante la relación sexual o 24 horas después de ésta.

Se trata de una dolencia que afecta a un gran número de mujeres sexualmente activas.

Según datos arrojados en el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, 3 de cada 4 mujeres sexualmente activas han tenido esta molestia alguna vez en la vida.

Pero, ¿a qué se debe el dolor después del sexo?

Dolor sexo

Cuando el dolor es en la zona superficial puede venir causado por infecciones o irritaciones vaginales, himen rígido o infección en glándulas uretrarles y parauretrales.

Si el dolor se presenta en el canal vaginal suele ser debido a falta de lubricación.

En cualquier caso, lo más recomendable, será consultar a tu médico de confianza quién podrá realizar un diagnóstico más exacto y hacerte una o varias de las siguientes recomendaciones:

1. Uso de lubricante

Si presentas irritación o sensibilidad vaginal, en el mercado puedes encontrar una amplia variedad de productos sin prescripción. Los más recomendables son aquellos que son a base de agua, libres de fragancias y sabores.

 

2. Busca el mejor momento para el sexo

Para llegar a un estado de relajación muscular y buena lubricación, procura buscar un momento del día lejos de las preocupaciones o el estrés. El cansancio o la ansiedad pueden sabotear el momento con tensiones dolorosas.

 

3. Prepara tu cuerpo

Toma medidas previas al sexo, como acudir al baño para vaciar tu vejiga, toma un baño con agua tibia para relajar tus músculos pélvicos o medicamentos de venta libre diseñados para ello.

 

4. Aplica compresas

Si el dolor se presenta después del sexo, aplica en la vulva una compresa helada o un paquete de gel congelado envuelto en una toalla pequeña.

Mantenla en la zona máximo por 20 minutos.

 

Ten en cuenta que no tratar a tiempo el dolor durante o después del sexo puede ocasionar consecuencias como la anorgasmia, problemas para quedar embarazada, así como problemas y separaciones de la pareja, según afirma  el British Medical Journal.

 

Te recomendamos en video: