¿Por qué los remedios caseros no funcionan para eliminar grasa?

Bajar de peso y de talla son dos cuestiones distintas que deben consultarse siempre con un profesional de la salud y la nutrición

Internet es la fuente de muchos mitos y leyendas que van desde productos milagro que prometen hacernos lucir más delgadas en poco tiempo y sin ningún esfuerzo, hasta algunos remedios caseros ‘facilísimos’ que prometen que bajaremos de peso.

No hay nada más falso que esto y por ello entrevistamos al especialista en nutrición de la Clínica Allure, Roberto Estrada Barragán, quien nos habló acerca de todos aquellos mitos que vemos constantemente en Internet y las consecuencias que podrían tener en nuestro organismo.

Master Gym

 

Master Gym
Aparato de ejercicio
$2,999.00

adquierelo-0fb3cb263f4e0bd8f03bd108dc2c3cb8.jpg

Remedios caseros: El agua tibia con limón y el vinagre con agua ¿funcionan?

Se dice que ingerir agua tibia con limón o vinagre nos ayuda a quemar grasa (y con ello reducir tallas).

El especialista señala que “específicamente ya es conocida la ‘magia’ del agua tibia con limón, pero esta resulta completamente inútil ya que el paso del agua por el organismo es muy rápido, así como entra sale”.

El ingerir alimentos con un PH ácido estando en ayunas, lo más que nos puede generar es una gastritis, por lo que no habrán resultados, ni llegaremos a la meta.

Respecto al vinagre con agua, Roberto comenta que esto solamente representa un aplanamiento de vellosidades que se encuentran en todo el tracto digestivo, generando problemas graves desde la faringe, pasando por el estómago y dañando gravemente el intestino. Este remedio casero también desencadena en fatiga, mal humor etc; debido a que el cuerpo no está absorbiendo el nutrimiento adecuado.

Ninguno de estos ‘remedios’ representa ningún cambio en el tejido adiposo, es decir, no quema grasa.

El especialista destacó que muchas veces las personas se confunden en la diferencia entre bajar de peso y reducción de tallas, “la única manera de disminuir tallas o peso es acudiendo con un profesional capacitado para diseñar un buen balance de calorías de una manera saludable y segura”.

Detalles mínimos y cambios en la rutina diaria son los que ayudan a lograr la meta de reducción de tallas o disminución de peso “Nosotros lo primero que necesitamos es entender que hay algo en nosotros que no está bien, incluso hay ocasiones en que debemos incluir al psicólogo en el combo de la consulta, para lograr una armonía entre lo que vemos y lo que queremos lograr, debemos de entendernos primero a nosotros mismos”.

En la alimentación, debemos entender por qué nos incomoda la pancita que vemos en el espejo, diferenciar entre un aspecto propio y social. “Muchas veces la sociedad nos impone las cosas, se cree que las personas delgadas son las más atractivas”.

La comida mexicana tiene una gran variedad de alimentos que podemos utilizar a nuestro favor: alimentos base como verduras, cereales, semillas, etc; pero por desgracia los mexicanos “Nos servimos con la cuchara grande” y es el primer paso para entender por qué falla nuestra alimentación, pues hay un enorme desvalance de calorías y no medimos nunca las raciones.

La actividad física también es un factor importante que vale la pena recalcar, el especialista señala que si realizamos un ejercicio constante de 30 minutos, aunque por lo pronto no tengamos el capital para asistir con un profesional como el nutriólogo, “caminar, trotar, lo que tu organismo te permita, pero no te perdones el no ir”.