6 maneras de cuidar tu zona íntima y conservarla limpia

La zona íntima de una mujer es el lugar más sagrado que tienen y el que más deben cuidar, pues es delicado.

La zona íntima de una mujer es el lugar más sagrado que tienen y el que más deben cuidar, pues es delicado.

Existen muchos mitos con respecto a los cuidados que deben tener, pero aquí te contamos cómo puedes mantener tu vagina limpia sin causarle daño.

Límpiate de adelante hacia atrás

Hacerlo de esta forma disminuye las probabilidades de que las bacterias del recto terminen cerca de la vagina o la uretra, pues pueden provocar infecciones e irritación.

No utilices productos aromatizantes

Los productos muy perfumados, como el jabón dulce que usas en las axilas y en otros lugares, tienen una tendencia a irritar la piel dentro de la vagina, que es más sensible que la piel en el exterior de tu cuerpo. Pero esto no solo se aplica al jabón.

Algo tan simple como tampones perfumados o un detergente para ropa muy perfumado usado en la ropa interior puede irritar la vagina.

Límpiala de la misma forma que lo haces con cualquier otra parte de tu cuerpo

La vulva está cubierta de piel normal y se puede limpiar de la misma manera que limpias el resto del cuerpo, solo con un poco más de precaución.

No es necesario tallarte demasiado o con mucha fuerza y el jabón tampoco necesita entrar en tu vagina, pues podrías tener una situación incómoda con irritación o infección.

Quítate la ropa sudada o mojada

Las bacterias prosperan en ambientes oscuros y húmedos. Si no puedes bañarte después de nadar o hacer ejercicio, al menos quítate el traje de baño mojado o la ropa interior sudada.

Orina después del sexo

La mejor manera de prevenir las infecciones urinarias es orinar antes y después del sexo. De esta manera anulas toda la orina en la vejiga y disminuyes la posibilidad de que las bacterias se sienten y multipliquen dentro del cuerpo.

Evita las duchas vaginales

Es un mito que las duchas vaginales crean un interior vaginal limpio, de hecho, cualquier ginecólogo te recomendará evitarlas, porque ni siquiera son necesarias, y en lugar de tener beneficios, pueden hacer que las cosas se pongan mal al introducir químicos dañinos llamados ftalatos en la vagina.

Te recomendamos en video