5 consejos para decirle adiós a la pancita después del embarazo

La ginecóloga Nelly Díaz presenta 5 acciones para reducir la pancita luego de un embarazo.

¿Preocupada por la pancita que te ha quedado después del parto o la cesárea? Aunque la alegría de tener a su bebé en sus brazos no se compara con nada, el estrés de verse el abdomen inflamado después del embarazo también aturde a la nueva mamá.

La ginecóloga Nelly Díaz (@ginecosana) precisa que la mamá “lo primero que debe recordar es que esta es la zona que mayormente sufre durante el embarazo. Sin embargo, esto no quiere decir que no vayas a tener de nuevo el cuerpo que tenías. Solo que no será de la noche a la mañana”.

La ginecóloga precia 5 recomendaciones para que, con calma y sin estrés, escojas la que más te convenga para ir recuperando tu cuerpo, poco a poco y, por ende, sentirte mejor:

Amamanta a tu bebé

Además de que es la mejor opción alimenticia para tu bebé, hace que se quemen más calorías de lo habitual, ya que estás son necesarias para la producción de la leche materna. Además, al momento de producir la leche la hormona prolactina genera contracciones en el útero que logra reducir su tamaño con mayor rapidez.

Intenta dormir boca abajo

Si te es posible hacerlo, trata de dormir panza abajo. Esta postura te ayudará mucho en el reacomodamiento de los tejidos en tu vientre.

Realiza ejercicios para reducir la grasa abdominal

Es importante que refuerces y tonifiques las franjas musculares, pero siempre a su debido momento y con la técnica adecuada. OJO: No realizar ejercicios abdominales hasta pasados al menos dos meses después del parto y optar por ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico antes de trabajar los abdominales.

Lleva una dieta balanceada

Se recomienda posponerla al menos unos meses para que no interfiera en la lactancia materna. Al comenzar, consumir alimentos con propiedades naturales quema grasas.

Bebe abundante agua

Por lo menos, comprométete con dos litros de agua al día.

Te recomendamos el video: