3 razones por las que no puedes salir embarazada a pesar de estar sana

Un punto de inicio en la evaluación de las posibles causas de infertilidad es el ciclo menstrual.

Con el ciclo menstrual, el cuerpo de una mujer experimenta una serie de cambios que permitirán lograr un posible embarazo. Aunque muchas quieren ser madres no todas pueden lograrlo de manera natural, las razones son varias entre ellas hormonales, anatómicas y psicológicas.

Un punto de inicio en la evaluación de las posibles causas de infertilidad es el ciclo menstrual, aunque su normalidad o anormalidad es clave para precisar ciertas variables no es lo único determinante explica la ginecóloga y obstetra Silvia Medina Suppo (@silviamsppo).

“El ciclo menstrual como tal es uno de los factores que se debe evaluar cuando hay trastornos de fertilidad. Se dice que una pareja puede tener dos o más factores que intervengan para producir trastornos de fertilidad por eso se evalúan tanto al hombre como a la mujer”.

Medina Suppo explicó a Nueva Mujer que “ no solo es la menstruación  como fenómeno mensual lo que se debe evaluar, sino desde dónde se produce el disparo hormonal para que la menstruación se de, llámese cerebro, hipófisis, ovarios, endometrio o útero, todos esos factores intervienen en la fertilidad y hay que estudiar todos esos parámetros”.

Aunque un estudio publicado en la revista Epidemiology, dice que las mujeres que tienen más probabilidades de quedar embarazadas, tienen el ciclo menstrual de 30 a 31 días, además añade que la duración del ciclo afecta a su vez a la tasa de abortos. Y que aquellas mujeres que tenían sangrados de 5 días, tenían más posibilidades de quedar embarazadas.

Ante esta revelación la ginecóloga afirma que el ciclo menstrual ciertamente incide en la fertilidad, pero no es por sí solo el factor determinante. “El ciclo menstrual es uno de los muchos factores que influyen para que una pareja tenga trastornos de fertilidad, pero generalmente va acompañado de dos factores más”.

La doctora detalló la situación con un ejemplo:

“Una paciente puede estar joven en edad reproductiva, puede estar ovulando y menstruar regularmente todos los meses, pero resulta que en la evaluación de la paciente se descubre un factor anatómico como la mala posición de las trompas de Falopio que no están direccionadas hacia abajo sino que están mirando hacia la cabeza de la paciente o paralelas a las trompas, entonces esas son unas trompas que muy probablemente no vayan a permitir un embarazo espontáneo porque la unión del óvulo con el espermatozoide nunca se va a dar porque hay un factor de mala posición de las trompas de Falopio. Pueden haber factores hormonales, anatómicos, son muchos los factores que intervienen para que se de un trastorno de fertilidad”.

Con información de Mariana Tello

Te recomendamos en video: