¡No te muerdas las uñas! Las consecuencias son graves, alertan los expertos

Expertos aseguran que quienes tengan el hábito de morder sus uñas deben visitar a un dermatólogo o a un psiquiatra.

Las consecuencias de morder las uñas constantemente puede afectar la salud de muchas maneras negativas.

Además de ser un mal hábito, la Coordinadora de la Clínica del Trastorno Obsesivo Compulsivo del Instituto Nacional de Psiquiatría de México, Cristina Lóyzaga Mendoza, considera que puede tratarse de un trastorno patológico conocido como onicofagia.

Entre los daños que ocasiona esta conducta, uno de los mas visibles es el desgaste del esmalte de los dientes, que puede llegar a causar infecciones orales.

Si el hábito está presente desde la infancia puede provocar que los dientes se muevan e interfieran la alineación de los mismos, complicando la limpieza bucal.

La onicofagia puede aparecer entre los 4 y 6 años, cuando se experimentan los primeros episodios compulsivos, a los 10 años o en la preadolescencia, según la especialista.

Lóyzaga explica que quienes mantienen el mal hábito pueden ver afectadas sus actividades diarias, como el trabajo, escuela y hasta las relaciones de pareja.

El padecimiento está agrupado dentro de las conductas repetitivas asociadas al cuerpo, como la tricotilomanía, que se manifiesta por jalar y arrancar el cabello.

La experta recomienda a las personas que muerden sus uñas, hacer una visita al dermatólogo o psiquiatra, para valorar si se trata de onicofagia o simplemente una lesión de la uña.

La evaluación médica es determinante, ya que el tratamiento se define dependiendo del diagnóstico, en los casos más graves deben prescribirse fármacos para disminuir la ansiedad.