Por salud física y mental evita hacer esto antes de dormir

Podrías estar desequilibrando tu reloj biológico y afectando tu salud mental sin darte cuenta

Un buen descanso no únicamente tiene que ver con tener un buen colchón o almohadas (aunque esto ayuda mucho). La Universidad de Glasgow publicó recientemente un estudio en el que habla del 'reloj de 24 horas perturbado' una condición que se da por revisar el teléfono celular en la madrugada o levantarse de la cama para beber agua o té.

Almohada

 

Almohada ortopédica
Memory Foam
De: $1,461.00 (-45%)
A solo: $799.00

adquierelo-0fb3cb263f4e0bd8f03bd108dc2c3cb8.jpg

El estudio señala que hacer esto incrementa el riesgo de depresión y trastorno bipolar. También lo asocia con la infelicidad, una salud precaria y un riesgo alto de sentir soledad.

Ritmos circadianos

Son variaciones en la psicología y el comportamiento que se repite cada 24 horas, como el ciclo de quedarse dormido y despertar y los patrones diarios de liberación de hormonas. Es lo que ocurre con las plantas y animales, estos ciclos son fundamentales para mantener la salud en los humanos, específicamente la salud mental y el bienestar.

¿Cuál es la clave para dormir mejor y al mismo tiempo cuidar de tu salud mental?

En una entrevista con The Times, el profesor en psiquiatría y autor senior del estudio, Daniel Smith, recomendó interrumpir toda actividad con la tecnología a las 10 de la noche, lo que dará tiempo a un adulto promedio de ventilarse y relajarse lo necesario antes de dormir, regulando poco a poco los patrones de sueño.

Pero no solo el sueño interrumpido afecta al ritmo circadiano, también señala el estudio que es importante estar activo durante el día e inactivo por la noche.

Estudios previos han identificado que hay relación entre los ritmos circadianos perturbados y salud mental deplorable.

En el último estudio, analistas revisaron datos de actividad de alrededor de 90 mil personas midiendo sus ritmos diarios de descanso y actividad (amplitud relativa). Aquellos con mayor amplitud relativa tenían mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, sin importar edad, sexo, estilo de vida, educación o traumas de la infancia.