¿La Dieta hipocalórica para bajar de peso? Toma nota de estas recomendaciones

Existen muchas dietas con la promesa de hacer adelgazar a las personas, pero su efectividad dependerá siempre de un control adecuado. La dieta hipocalórica, por ejemplo, es una buena opción para contrarrestar el exceso de calorías en el cuerpo

Muchas personas operan bajo el faso mito de no comer para poder bajar de peso, pero no es esta la premisa correcta. Lo ideal es comer lo adecuado, no exceder las cantidades de calorías ideales para tu cuerpo. La dieta hipocalórica es una buena opción, pero siempre debe ser controlada por un experto.

La dieta hipocalórica establece que las personas engordan porque consumen más colorías de las que sus cuerpos necesitan. Al final es un exceso de energía que se traducen en grasas corporales, por ello es fundamental el control individual.

La premisa de “cuánto se come” cobra más fuerza que “cómo se come”; dejando ciertas libertades, pero con el acompañamiento especial adecuado. Es fundamental dejar de ingerir más calorías de las que se gastan.

El especialista debe hacer una evaluación del estilo de vida de la persona en régimen para entonces determinar qué y sobre todo cuánto comer. La nueva dieta debe ir en consonancia con el ritmo de vida para no consumir más calorías de lo debido, pues se traducirá en sobrepeso.

Una dieta hipocalórica puede tener resultados muy rápidos, por eso es importante que un especialista tenga el control, de lo contrario, el peso perdido podría ser recuperado vertiginosa y descontroladamente.

Dieta Hipocalórica Calorías

El lado oscuro de la dieta

Una dieta hipocalórica suele ser muy estricta. Interrumpir su curso puede traducirse en riesgos en el peso de quien la desarrolla, pero aún cumpliendo el régimen alimenticio, hay algunos factores negativos que se pueden hacer presentes.

Seguir la dieta estricta por mucho tiempo puede desencadenar alteraciones en el estado de ánimo. Algunas sensaciones pueden ir apareciendo según la etapa de la dieta. Como por ejemplo; tristeza, al inicio por no comer todo lo que se desea, euforia, al ver los resultados; frustración, al llegar a la estabilidad del peso; culpa, cuando saltas la dieta sin consentimiento del experto.

El descontrol médico también puede generar algunas afecciones a largo plazo como carencias nutricionales, debilidad, anemia o trastornos más importantes.

Estos son algunos fundamentos nutricionales presentes en una dieta hipocalórica:
– Hidratos de carbono: 45 – 55% (fundamentalmente complejos: cereales, legumbre y pasta).
– Proteínas: 15 – 25% (carne y pescados).
– Grasas: 25 – 35% (se suele repartir de la siguiente forma: 10% grasa de origen animal, 10% poliinsaturada -vegetal y pescado- y 10% aceites monoinsaturados -aceite de oliva-).

 

Te recomendamos en video