¡Atención! Comer lento te ayudará a bajar de peso

La correcta alimentación marca el 70 % de los procesos de adelgazamiento

La correcta alimentación regulará tu proceso digestivo y este a su vez contribuirá en gran proporción con tu adelgazamiento. Comer sano y lento te ayudará a bajar de peso más rápidamente.

Disponernos a comer lento es una forma de ayudar al cuerpo de bajar esos kilos que tenemos por encima de nuestro peso ideal. Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Kyushu en Fukuoka, Japón revela que tomándonos los minutos necesarios para comer será de gran ayuda.

“Los cambios en los hábitos alimenticios pueden afectar a la obesidad, el índice de masa corporal (IMC) y el perímetro de cadera. Así, las intervenciones dirigidas a disminuir la velocidad con la que se come pueden resultar efectivas a la hora de prevenir la obesidad y sus riesgos asociados para la salud”, explicó Haruhisa Fukuda, director de la investigación.

 

60 mil adultos japoneses con diagnóstico de diabetes fueron sometidos a la investigación durante cinco años. Además de los valores físicos también eran interpelados sobre sus hábitos alimenticios y otras rutinas como las deportivas y de descanso.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista BMJ Open y establecen que los cambios en los hábitos alimenticios pueden influir sobre la obesidad, el IMC y el perímetro de cadera, además señalan que el proceso de digestión comienza al masticar.

La investigación escudriñó formas de comer como rápida, normal o lenta, a la cual debían contestar las personas en sus revisiones periódicas. Al inicio del proceso, de los 60 mil participantes, 22.070 participantes comían rápido, 33.455 comían en un ritmo considerado “normal” y 4.192 comían de forma lenta.

comer lento La correcta alimentación marca el 70 % de los procesos de adelgazamiento - Cortesía

Estos datos no son menores, pues los resultados a mediano y largo plazo fueron demostrando que las formas de comer sí interfieren en el adelgazamiento. Por ejemplo, las personas que comían en un ritmo “normal” tuvieron la probabilidad un 29% inferior de ser obesos, en comparación con los que comían rápido.

Comer rápido se asoció con un deterioro en la tolerancia a la glucosa y con el desarrollo de resistencia a la insulina. Esto probablemente ocurre porque las personas que comen rápido tardan más tiempo en sentirse saciadas. Una sensación de llenado que se alcanzaría más rápidamente en los comedores más lentos, lo que ayudaría a frenar su consumo de calorías”, explican la investigación.

Para este estudio no existe certeza absoluta de que comer lento favorezca el adelgazamiento, pues se trató de un proceso observacional. Los investigadores refieren que muy probablemente esté relacionado con la sensación de “llenado” del comensal.

 

Te recomendamos en video: