Esto le pasa a tu cuerpo cuando no te bañas

No bañarse puede generar ciertas infecciones en tu cuerpo o propagar el aumento de bacterias malas.

¿Alguna vez te has preguntado qué pasa con tu cuerpo cuando no te bañas? Según un artículo de huffingtonpost.com no debes dejar de tomar una ducha diaria por estas razones.

Gérmenes nocivos invadirán tu cuerpo

El ser humano tiene una gran cantidad de bacterias en el cuerpo, algunas buenas y otras malas. Si no te bañas, las bacterias dañinas aumentan las probabilidades de que te enfermes pues se pondrán en contacto con tus ojos, nariz o boca. Pero eso no es todo, algunas de estas bacterias pueden causar infecciones y hongos.

La suciedad se empezará a notar

Las células muertas, la suciedad, el sudor se acumularán en tu piel haciéndote lucir la piel opaca y sin vida.

Puedes padecer de dermatitis neglecta

Si no quieres que manchas marrones y escamosas aparezcan en tu piel ¡báñate!

Mal olor corporal

Este es uno de los más comunes y que muchas personas lo saben. Aunque no lo creas el sudor de las axilas, ingle, manos y pies llamado sudor apocrino no tiene olor, sin embargo, este se presentaría por la aparición de bacterias cuyas se alimentan de dicho sudor apocrino para luego desencadenar ese mal olor corporal.

¿Cuántas veces te ha pasado que no tienes ganas de bañarte, no tienes agua o hace mucho frío y decides postergarlo uno o hasta dos días?

Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, explica que no bañarse luego de 48 horas ls infecciones bacterianas aumentan. "La probabilidad es mayor cuando pasamos más días sin bañarnos. Además, el olor corporal surge relativamente pronto aunque lo cierto es que varía dependiendo de la persona”, indica.

Bañarse poco no es lo indicado, pero hacerlo en exceso tampoco porque se pueden presentar otros problemas en la piel, asegura el dermatólogo Miguel Ángel Gorospe. “Ducharse demasiado y usar de manera exagerada geles no solo secará nuestra piel sino que también contribuirá a que esta esté más predispuesta a padecer dermatitis y descamación”, señala Gorospe y recomienda limpiar las zonas de la piel más predispuestas a la aglomeración de bacterias, hongos y restos celulares en las zonas de flexión y en las zonas interdigitales, sobre todo, de los pies. El cambio de ropa también es recomendable ya que los tejidos pueden acumularlos, aunque en menor medida que en la propia piel”, detalla.