5 cosas que le pasan a tu cuerpo cuando dejas de tener sexo

Quizá sea momento de reconsiderar el celibato.

Si actualmente estás pasando por un período de abstinencia sexual, es importante que sepas que, aunque no es el fin del mundo, sí es probable que experimentes algunas consecuencias físicas, resultado de que no estés recibiendo los beneficios que el sexo aporta a la salud.

Claro, esto no quiere decir que se te van a formar telarañas en la vagina o que te va crecer un nuevo himen –por favor, no creas esos mitos–, sino que tu cuerpo experimentará algunos efectos que pueden complicar un poco tu vida en el día a día.

¡Veamos!

Será más vulnerable a enfermedades

La doctora Cory B. Honickman, consultora sexual, indica que el sistema inmunológico se debilita cuando dejas de tener sexo. Como resultado, es probable que te enfermes más seguido, principalmente de resfriados e infecciones.

Las paredes vaginales se vuelven más débiles

Tener sexo es como una especie de ejercicio para tu vagina, por lo que la falta de él propicia que sus tejidos salgan de la costumbre de relajarse en respuesta a la excitación o inserción. Para evitar eso es buena idea que practiques los ejercicios de Kegel cada que puedas.

Aumentan los niveles de estrés

Puede que te sientas más ansiosa porque hay una disminución de las hormonas de la felicidad que se producen durante el sexo. En sí, la falta de vida sexual es estresante. Incluso estudios han demostrado que cuando se está pensando en ese “problema”, es más difícil lidiar con el estrés.

La libido disminuye

Después de un tiempo de no tener sexo, dejarás de anhelarlo. Honickman dice que ante dicha situación, la libido disminuye, por lo que no tendrás ganas de tener relaciones. Esto pasa porque el cuerpo amortigua la respuesta hormonal a la excitación.

El corazón podría sufrir

Una buena vida sexual está fuertemente ligada a la salud cardiovascular, y entrar en un período de abstinencia elimina ese impulso hormonal y aeróbico. Esto no significa que sufrirás un ataque o algo igual de grave, pero tu corazón sí podría resultar mínimamente afectado.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO