Mejora el sueño y aleja la ansiedad: Conoce el poder del magnesio

La mayoría deberíamos aumentar su consumo, porque mejora la flexibilidad, relaja los músculos, mejora la digestión y se recomienda contra cuadros depresivos. Antes, eso sí, hay que realizarse los exámenes necesarios.

El magnesio es uno de los minerales más necesarios para nuestro cuerpo. Previene la ansiedad, las fobias, los tics, y está más que recomendado para tratamientos contra el estrés y la depresión”, cuenta María Elena Rudolphi, químico-farmacéutico de la Universidad de Chile, homeópata certificada y encargada de difusión de Farmacias Knop.

El magnesio es un mineral que se considera nutriente porque nuestro organismo lo requiere para estar saludable. ¿Sabías que un adulto promedio debe tener de 21 a 24 gramos de magnesio en su cuerpo?

“La mayor parte del magnesio, un 70%, se encuentra en el tejido óseo, principalmente en la membrana que recubre los huesos o periostio. Otro 29% está contenido en los tejidos blandos (músculos, tejido nervioso, vísceras) y el 1% restante se halla en el plasma, líquido cefalorraquídeo y secreciones digestivas”, agrega.

Resulta increíble que realiza su acción en tan diversas funciones como regular la función de los músculos, el sistema nervioso, los niveles de azúcar en la sangre, la presión sanguínea, ayuda a formar proteína, y masa ósea.

María Elena detalla que la deficiencia se manifiesta a través de diferentes síntomas: pérdida del apetito, náuseas, vómitos, fatiga y debilitamiento. Y la insuficiencia extrema puede causar entumecimiento, hormigueo, calambres musculares, convulsiones, cambios de personalidad y anomalías en el ritmo cardíaco.

Incluso se ha asociado bajos niveles de magnesio con enfermedades como Crohn, diabetes tipo II, alcoholismo de largo plazo, y en personas mayores, ya que disminuyen la absorción de minerales.

Su gran ayuda

La especialista de Farmacias Knop revela que científicos lo siguen estudiando para determinar cómo afecta a la salud, y se han encontrados con interesantes resultados que detalla a continuación.

1) Presión arterial alta y enfermedad cardíaca

La presión arterial alta es un factor de riesgo principal para la enfermedad cardíaca y el derrame cerebral. Los suplementos de magnesio bajan la presión arterial, pero sólo un poco. Algunos estudios indican que las personas que consumen más magnesio en su dieta tienen un riesgo más bajo de enfermedad cardíaca y derrame cerebral.

2) Diabetes tipo 2

Los con mayor cantidad de magnesio en su dieta suelen presentar un riesgo más bajo diabetes tipo 2. ¿Por qué? Este mineral ayuda al cuerpo a procesar el azúcar y tal vez ayude a reducir el riesgo de resistencia a la insulina. Los científicos estudian la posibilidad de que los suplementos de magnesio ayuden a las personas que ya tienen diabetes tipo 2 a controlar su enfermedad. Se requieren más estudios al respecto.

3) Osteoporosis

Aquellos que ingieren más magnesio poseen una mayor densidad ósea, que es importante para reducir el riesgo de fracturas de huesos y de desarrollar osteoporosis. Es probable que un mayor consumo de alimentos o suplementos dietéticos con magnesio ayude a las mujeres mayores a mejorar su densidad ósea mineral, recordando que el hueso requiere además otros minerales, tales como el calcio, zinc, fósforo, además de vitaminas D y K2.

4) Fibromialgias

Se le conoce por regular o inhibir muchos receptores nerviosos, como NMDA o 5-HT3, que se consideran fuentes de dolor de la fibromialgia. Muchos estudios han utilizado este suplemento como una terapia para el tratamiento de tipos similares de dolor neuropático.

5) Mejora el sueño

La hormona que regula el sueño, llamada melatonina, se altera cuando hay deficiencia de magnesio. Por otra parte, este aporta equilibrio y controla las hormonas del estrés.

6) Mayor flexibilidad

Al consumirlo se aflojan los músculos tensos. Sin magnesio los músculos no se relajan como debieran y se producen calambres, por lo tanto, resulta importante para lograr mayor flexibilidad, ya que tener un nivel bajo de magnesio da lugar una acumulación de ácido láctico, lo que causa dolor y rigidez.

“Ahora, si se va a consumir para tratar alguna patología específica, es importante que consulte con su médico tratante pues las dosis de mantención son diferentes a las dosis terapéuticas, las que debe indicarlas sí o sí el especialista”, aconseja la homeópata.

Qué magnesio escoger

Muchos de nosotros tenemos efectivamente deficiencia de magnesio, pero no lo sabemos. “Lo ideal es que provenga de una nutrición equilibrada que habitualmente incluya legumbres, nueces, semillas, cereales integrales y hortalizas de hojas verdes (como la espinaca)”, enumera Rudolphi.

Si no consumes lo suficiente opta por suplementos minerales multivitamínicos y otros suplementos dietéticos. Pero siempre lo ideal es consultar a un especialista para consumir la dosis exacta. Y no comprar pastillas de magnesio en cualquier lugar; prefiere marcas establecidas para asegurar la calidad de la procedencia y la veracidad de su contenido.

¿Quieres saber cuál presentación es más fácilmente absorbida por el cuerpo?. “Entre el aspartato de magnesio, citrato de magnesio, lactato de magnesio y cloruro de magnesio, este último en forma de sal Mg Cl2 tiene la ventaja de disolverse completamente en agua, favoreciendo su absorción a nivel intestinal. Con pequeñas porciones diarias entrega un beneficio acumulado semejante a los procesos naturales, y en un período de dos semanas aproximadamente se notan sus efectos benéficos. El cloruro de magnesio puede extraerse de salmueras o del agua de mar”.

¿Cuánto magnesio?

La cantidad que se necesita diariamente dependen de la edad y el sexo.

Hombres 400–420 mg  (80 kilo de peso)

Mujeres 310–320 mg

Embarazadas 350–360 mg

Mujeres en período de lactancia 310–320 mg

Te recomendamos en video: