¡Cuidado! Estas son 8 consecuencias físicas y mentales que provoca el exceso de trabajo

No entregues tu vida al trabajo, recuerda siempre tratar de tener un equilibrio

Trabajar es necesario para garantizar un bienestar económico en nuestra vida, también es importante para desarrollar nuestras habilidades sociales, así como una buena autoestima. Así, a lo largo de los años aprendemos  aprendemos a impulsar nuestros talentos, así como un crecimiento en todos los sentidos.

Sin embargo, el exceso de este puede dañar nuestra salud física y mental sin darnos cuenta, hasta que se convierte en algo grave que afecta nuestro rendimiento. Aunque es inevitable cumplir con un horario y una rutina laboral, es importante no dejar de lado nuestra salud física y emocional para prevenir problemas a largo plazo.

Así que si eres un workaholic que pasa horas en la oficina o trabaja horas extra sin descanso, debes tener cuidado o podrás desarrollar estos problemas:

Adicción al trabajo

Irónicamente, el exceso de trabajo puede crearnos adicción a este y la ansiedad por realizar tareas extra o atender los problemas y pendientes lo antes posible, estemos donde estemos.  El hecho de tener tanta carga encima, provoca una crisis interna donde nos hacemos creer que el proyecto o la empresa caiga por nuestra incapacidad para trabajar más allá de lo que se nos pide por lo que nos obligamos a sacrificar nuestro tiempo libre. Por otro lado, tendemos a normalizar el exceso de trabajo, asumiendo la creencia de que evitar trabajar de más o tomarse un descanso es algo irresponsable.

Ansiedad

Es la consecuencia más clara de todas. Se trata de un sentimiento de malestar y alerta que, a su vez, hace que nos sea más difícil afrontar los retos que nos quedan por delante. La ansiedad hace que estemos siempre activados pero que, a la vez, tengamos miedo de pensar en nuestras responsabilidades, por lo cual aplazamos algunas de ellas.

Síndrome Burnout

El síndrome Burnout es una condición psicológica y física típico de los ambientes laborables exigentes y con poca capacidad para responder a las necesidades de los profesionales. Consiste en una mezcla de despersonalización, crisis por ausencia de expectativas motivadoras, y ansiedad generada por el estancamiento laboral y la monotonía.

Dolores lumbares

Con la acumulación de pendientes en el trabajo, es muy poco probable que tengamos tiempo de descanso y de estirarnos. Conforme pasan las horas, vamos adoptando malas posiciones por lo que la espalda y las piernas tienden a sufrir daños que no tomamos en cuenta hasta que nos ponemos de pie o queremos hacer ciertos movimientos.  Lo ideal es sentarnos derechos o cambiar de posición de vez en cuando. Si es posible, hay que levantarse para estirar las piernas, subir y bajar escaleras o salir a tomar aire fresco para que relajemos el cuerpo y la mente y evitar que los  músculos y las articulaciones se dañen.

Síndrome del túnel carpiano

Uno de los problemas físicos más comunes entre los trabajadores que utilizan mucho los ordenadores, como los diseñadores, los informáticos o los redactores. Esto surge por tener la mano en la misma posición para usar el teclado por un largo tiempo ya que hace que los nervios de la mano se presionen de más, provocando daños en la muñeca.

Insomnio

Los problemas para dormir son comunes cuando hay demasiado trabajo ya que constantemente tenemos pensamientos basados en las obligaciones y pendientes. El trabajo laboral tiende a cambiarnos el ritmo diario pues no hay forma de interrumpirlo para descansar. Por otro lado, el constante uso de aparatos electrónicos altera inconscientemente nuestro cerebro, provocando que se active de más una vez que estamos en la cama.

Problemas gástricos

El sistema digestivo es muy sensible y si se le suma el estrés y la ansiedad diaria, proveniente del exceso de trabajo, le damos un fuerte golpe a nuestro organismo. Eso hace que se manifiesten gases, diarrea y demás complicaciones que no sólo son molestas, sino que nos desequilibran y nos distrae del trabajo que estamos haciendo. Y claro, faltar al trabajo por un dolor de estómago es casi injustificable lo cual empeora nuestro estado y por ende, nuestra productividad.

Problemas cardiovasculares

Este problema está relacionado con una mala gestión de la ansiedad, que puede convertirse en algo crónico y sumado a los malos hábitos de dieta y falta de ejercicio, la oxigenación