La educación sexual basada en la abstinencia es un modelo que dejó de funcionar

Entre más informados se esté, las enfermedades de transmisión sexual estarán más alejadas

En una reciente investigación publicada por el Journal of Adolescente Heath, encontraron que el modelo de educación sexual que ponía a la abstinencia como eje central no ha tenido los resultados esperados.

Desde 2006, John Santelli, un profesor de la Universidad de Columbia se ha dedicado a estudiar los programas de educación sexual en los Estados Unidos que giraban en torno a la virginidad para reducir los índices de enfermedades de transmisión sexual o embarazos no ha dado los resultados esperados. 

Santelli encontró que no hay ninguna evidencia científica que demuestre que los jóvenes que retrasan el inicio de su vida sexual tengan un menor índice de enfermedades o embarazos no deseados ya que no preparan a los jóvenes sino que les prohíben. 

De hecho en el informe del Journal of Adolescente Heath, apunta que poner a la abstinencia como una forma de prevenir es muy conservador pues los jóvenes lo asocian con la religión y las normas impuestas por ésta. 

Apuntan además que este tipo de programas no contempla la prevención para jóvenes que son sexualmente activos, a la comunidad LGBTQ o a víctimas de abuso sexual. Eso no es todo, las última encuestas apuntan que la educación sexual ha impactado en las cifras relacionadas con las ETS y los embarazos.