Confirmado, la menstruación no afecta las habilidades intelectuales de las mujeres

Un estudio realizado en la Universidad de Zurich busca termina para con los mitos alrededor de este tema

Por redacción Nueva Mujer

La menstruación se define como el sangrado vaginal normal y ocurre como parte de un ciclo natural en las mujeres. Todos los meses el cuerpo se prepara para un posible embarazo, si esto no pasa, el útero se desprende de su recubrimiento. La sangre menstrual sale a través de la vagina. Esa es una definición clínica de lo que sucede en el cuerpo mes con mes.

MÁS: ¡A romper los tabúes! Esta iniciativa quiere emojis de menstruación

Alrededor de nuestro periodo hay mucho mitos. Los dolores, las molestias, los cambios de humor y algunos otros de los síntomas que experimentamos han hecho que la creencia popular opine que 'perdemos' cierta capacidad intelectual cuando menstruamos. ¿Es eso cierto o posible? Eso fue lo que un grupo de investigadores de la Universidad se Zurich en Suiza ha tratado de contestar.

MÁS: Rompiendo mitos: los beneficios reales del uso de la copa menstrual

En una primera mirada, los investigadores aclararon que el proceso para llegar a la respuesta no fue sencillo y que el estudio constó de dos faces. En la primera, la muestra fue de 88 mujeres de diferentes ciudades alemanas evaluadas en un primer ciclo y en la segunda fase 68 de esas mujeres fueran revaluadas durante su segundo ciclo para descartar algún sesgo.

MÁS: 'Tampones de marihuana' para aliviar los cólicos menstruales

El estudio evaluó la memoria de trabajo, la atención, el sesgo cognitivo y los niveles hormonales en cuatro puntos de ambos ciclos. En todos los casos se analizó caso por caso. Los resultados fueron contundentes. No, los niveles de estrógeno, progesterona y testosterona se relacionaron con el funcionamiento cognitivo. Todos los cambios en los niveles de las hormonas antes mencionadas, y que pudieran estar relacionados con la disminución de la capacidad cognitiva, no se replicaron en el segundo ciclo.

Con este hallazgo, los investigadores buscan derribar la idea de que las hormonas femeninas y el ciclo menstrual se relacionan con el rendimiento cognitivo, si bien, en un primer ciclo hubo cambios a nivel hormonal que se relacionaron con lo cognitivo, esos cambios no se replicaron en una segunda ocasión, descartando que exista una conexión directa.