Este es el sistema de enfriamiento que reduce la pérdida de cabello durante la quimioterapia

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó hoy su uso.

Por: Redacción de Nueva Mujer

Uno de los efectos secundarios más devastadores, emocionalmente hablando, para un paciente que recibe quimioterapia es la caída del cabello. Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos, esa realidad podría cambiar.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos aprobó hoy el uso de un gorro de enfriamiento para reducir la pérdida de cabello durante este tratamiento.

El Sistema de Enfriamiento DigniCap es el primer gorro de enfriamiento aprobado por la agencia federal para su uso en pacientes con tumores cancerosos sólidos.

 

La pérdida de cabello es un efecto secundario habitual de ciertos tipos de quimioterapia y suele asociarse con el tratamiento de la mayoría de los cánceres con tumores sólidos. El cabello puede caerse en su totalidad, gradualmente, en secciones, o reducir su densidad. La pérdida de cabello debido al tratamiento contra el cáncer suele ser pasajera, pero reducir o aliviar estos tipos de efectos secundarios se considera una parte importante del tratamiento en general.

El Sistema de Enfriamiento DigniCap está indicado para reducir la frecuencia y la intensidad de la pérdida de cabello durante la quimioterapia en los pacientes con tumores cancerosos sólidos que reciben tratamiento con agentes quimioterapéuticos que provocan alopecia.

 

¿Cómo funciona?

Es un sistema controlado por computadora que se usa durante el tratamiento. El paciente se coloca un gorro en la cabeza por el circula un líquido refrigerante que enfría el cuero cabelludo mientras se administra la quimioterapia. Sobre el gorro se coloca otro de neopreno, un tipo de caucho que evita el movimiento del primero y que también funciona como aislante para prevenir la pérdida de las cualidades refrigerantes.

El objetivo del enfriamiento es contraer los vasos sanguíneos del cuero cabelludo, lo que reduce la cantidad de quimioterapia que llega a las células de los folículos capilares. La baja temperatura también disminuye la actividad de los folículos capilares y reduce la velocidad de división celular, lo que hace que se vean menos afectados por la quimioterapia. En su conjunto, se cree que estas acciones reducen el efecto de la quimioterapia en las células, lo que puede reducir la pérdida de cabello. DigniCap podría no funcionar con algunos tipos de quimioterapia.

En 2015, la FDA autorizó la comercialización del DigniCap para su uso en pacientes con cáncer de mama. Para conceder la autorización, la eficacia del sistema de enfriamiento se estudió en 122 mujeres con cáncer de mama en etapa I y II que se estaban sometiendo a tratamiento con ciertos tipos de quimioterapia asociados con la pérdida de cabello. Ese estudio demostró que más del 66 por ciento de las pacientes que utilizaron el sistema DigniCap reportaron una pérdida de menos de la mitad de su cabello.

Para respaldar la ampliación de la aplicación del dispositivo, el fabricante también presentó pruebas de artículos publicados en revistas científicas que analizaban el uso del DigniCap en pacientes con tumores cancerosos sólidos en otras zonas del cuerpo aparte de los senos. La FDA concluyó que estos estudios proporcionaban pruebas científicas válidas para respaldar la seguridad y la eficacia del uso ampliado del DigniCap.

 

El dispositivo está contraindicado en pacientes pediátricos, pacientes con ciertos tipos de cáncer y pacientes que se sometan a tratamientos de quimioterapia con ciertos agentes. Además, el sistema DigniCap podría no ser adecuado para pacientes con sensibilidad al frío o con predisposición a sufrir lesiones relacionadas con el frío.

Los efectos secundarios más comunes del uso del sistema de enfriamiento son, entre otros, dolores de cabeza inducidos por el frío, molestias en el cuello y los hombros, y dolor asociado con la utilización del gorro de enfriamiento durante un período prolongado. El riesgo de que la quimioterapia no actúe sobre un grupo aislado de células cancerosas en el cuero cabelludo debido al uso del gorro de enfriamiento es raro.

Los efectos a largo plazo del enfriamiento del cuero cabelludo y el riesgo de que se produzca metástasis al cuero cabelludo no se han estudiado a fondo.