Así es como alejarte de tus amigos puede dañar tu salud

Diversos estudios han comprobado que esto podría llevarte a desarrollar enfermedades crónicas.

Por redacción Nueva Mujer

Debido a la ajetreada vida que llevamos, es sencillo que nos olvidemos de los amigos durante semanas, meses y –en el peor de los casos– hasta años. Y creemos que eso no es grave. Al final, si en verdad su amistad es sincera, nos volverán a hablar cuando se de la oportunidad, ¿no? El problema es que al parecer esto no es tan insignificante como pensamos, al menos no para nuestra salud.

De hecho, descuidar la relación con tus amigos puede ser tan nocivo para tu salud como no hacer ejercicio, fumar 15 cigarros diariamente o ser alcohólica; al menos eso es lo que afirma Julianne Holt-Lunstad, psicóloga y autora del metaestudio sobre amistad y riesgo de mortalidad publicado en PlosMedicine.

MÁS: 5 tipos de amigos que todas tenemos (y que debemos agradecer)

Y esta no es la única prueba de lo nocivo que puede resultarte hacer a un lado a tus amigos. El investigador William Chopik descubrió gracias un estudio, en el que participaron más de 280 mil personas, que la amistad es fundamental principalmente en la madurez. Sus resultados indican que los adultos que tienen pocas amistades fructíferas tienden a presentar más enfermedades crónicas, como la diabetes o presión alta.

Imagen foto_00000016 

Sociable = mejor salud

Si tienes varios amigos sabes de sobra la felicidad que aportan. Y esto es algo que pasa sin importar la edad y que ayuda a tu salud. Inés Moreno, psicóloga, indica que entre los beneficios que obtienes de cultivar tu entorno social se encuentran que puedas manejar mejor el estrés y estar más relajada.

MÁS: 9 razones científicas por las que es bueno tener amigos

Así mismo, diversos estudios han demostrado que tener amigos ayuda a dormir mejor, a que el cerebro preserve una buena salud y –esto es realmente bueno– a reducir hasta en un 50% el riesgo de morir.

Entonces, después de leer esto ¿dejarías de lado a tus amigos?

MÁS: 5 pasos para hacer nuevas (y buenas) amigas después de los 30