7 cosas que haces a los 20 y pagarás caro a los 50

Sí, todas las cosas que haces ahora te pasarán factura en unos años.

Por Luz Lancheros

Ya muchos jóvenes están comenzando a experimentar dolencias propias de la tercera edad: los infartos, por ejemplo. Desde la década de los 90 se ha estudiado el fenómeno, que ha incrementado en la última década. Un estudio publicado en la revista de la American Academy of Neurology mostró como de 1999 a 2005 los infartos en jóvenes incrementaron de un 13% a un 19%, causando algún tipo de discapacidad futura.

A los 20

El doctor Carlos Fernández, cirujano, experto en auto- cuidado y vocero de Bayer, explica que en esta edad los jóvenes suelen beber todos los días sin pensar en los efectos a largo plazo que tiene en su salud. Por esa época solamente experimentan los efectos de la resaca y por supuesto, la adicción.

A los 50

Problemas con el hígado, como este órgano elimina sustancias no aprovechables, le da más dificultad para cumplir con su función. En casos extremos, aparte de adicción, provoca cirrosis.

DESCUBRE MÁS:

A los 20

Es la salida de muchos, que a esa edad ya viven ocupados en sus primeros trabajos, o es la opción más barata que tienen. No comer fibra causa obesidad, problemas cardiovasculares a temprana edad e hipertensión. Por supuesto, la comida chatarra solo sacia la sensación de hambre, no alimenta en nada.

A los 50

Obesidad, problemas neurológcios, cardiovasculares e infartos a los 40-45 años. Se puede sufrir también de fibrilación auricular y de un sistema inmunológico débil, así como cansancio permanente.

A los 20

El cuerpo resiste como el qué más, pero cualquier tipo de sustancia psicotrópica- incluida la marihuana- que se use de manera constante en forma recreacional, poco a poco va creando no solo adicción, sino daño neuronal a largo plazo.

A los 50

Daño degenerativo de las neuronas y los pulmones a largo plazo. Disminución del calor en los vasos sanguíneos del corazón y cerebro. Dificultad para procesar las ideas y daño en la memoria. Adicción, sobredosis y muerte súbita, en algunos casos.

A los 20

A esa edad (y en todas las otras), las excusas son lo único que cuenta: que ayuda a no subir de peso, que ayuda a desestresarse, que se fuma porque sí o porque sabe bien. Se ignoran las advertencias del cáncer de pulmón u otras enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

A los 50

Problemas respiratorios y cardíacos, pulmones tapados, corazón lleno de placas ateromatosas y bacterias. Nivel alto de riesgo de infarto si no se hizo ejercicio regular. "Es preferible, si les gusta tanto el cigarrillo, ser fumador social y fumarse dos o tres cigarrillos en una fiesta, porque eso es como no fumar", explica Fernández.

A los 20

"Qué cool, tengo Netflix, no me moveré en cuatro días de la cama", "tengo una app que me trae toda la comida a mi casa". Y así, la pereza y el no hacer ejercicio son un hábito que muchos tienen a pesar de todas sus opciones para moverse. De esta manera, se va cultivando la obesidad y enfermedades de largo plazo.

A los 50

Pues bien, la maratón de series que tuvieron como excusa para no moverse lo requerido (que es por lo menos 30 minutos de ejercicio por cuatro días a la semana), dará como resultado estrés; enfermedades degenerativas, como artritis y fibromialgia, y, obviamente, obesidad.

A los 20

Sí, embarazos no deseados y enfermedades venéreas. Y eso incluye el sexo oral, porque ahí también hay transmisión de bacterias. Los casanovas irresponsables deben saber también que algunas de estas enfermedades no tienen cura.

A los 50

Si las enfermedades venéreas no se trataron o no se curaron de forma correcta, los hombres tendrán baja o nula producción de espermatozoides, así como graves lesiones a nivel de uretra. En las mujeres provoca, en casos extremos, abortos involuntarios o incapacidad de conservar el feto en el útero. Esterilidad

A los 20

"Dormiré cuando muera", dicen algunos. Genial, ¿y si mueren por no dormir? Porque van a comenzar a tener pésimo rendimiento en su trabajo y las bebidas energéticas y el café alterarán todo su sistema cardio vascular. Ni hablar del rendimiento y el cansancio eterno.

A los 50

El organismo está diseñado para dormir mínimo ocho horas diarias y si no se cumple con esas horas de sueño, el sistema inmunológico se debilita, haciendo que cualquier enfermedad viral tire a la cama a la persona en seguida. La falta de sueño produce también enfermedades mentales y adicciones.