¡Adiós vida sedentaria! Bailar libera tu mente y te hace más inteligente

El baile es un reto que no sólo te mantiene físicamente en forma sino también mentalmente.

Por Karen Hernández

Hacer ejercicio puede ser una tortura para muchas, especialmente para aquellas que viven para trabajar, atender a la familia y vivir la vida, todo al mismo tiempo.  

Muchas veces pensamos que para mantenernos en forma necesitamos someternos a ejercicios aburridos que al final no sirven para nada. Error, para conseguir un cuerpo de impacto basta con encontrar una actividad que nos haga sentir felices y que tenemos una parte trasera más moldeada que la de Kylie Jenner.

        DESCUBRE MÁS

 

Cada vez estoy más convencida de lo importante que es hacer ejercicio, especialmente con una vida laboral tan ajetreada y el Reto Energy Fitness nos ha dado la oportunidad de no sólo mejorar nuestra condición física, sino también nuestro estado anímico. No hay nada peor que pasar 12 horas sentada en una silla mientras sientes cómo las botanas del día se acumulan en forma de grasa en tu abdomen.  Por supuesto, es aún peor sentir que la cabeza te va a estallar por la cantidad de estrés y ansiedad que producen los miles de pendientes del día, pero si algo ha hecho que me olvide de todo eso son las clases de baile en el gimnasio.

Temía tomar las clases porque tengo dos pies izquierdos y nula gracia para moverme, pero conforme han pasado los días, me he dado cuenta de que no se necesita ser ningún experto para disfrutar de cada sesión.

El baile no sólo pone a trabajar los músculos sino la mente. Es una excelente  forma de combatir la obesidad, quemar calorías y liberarte del estrés. Estos son algunos de los beneficios que trae el baile para tener una mente más zen:

1. Liberas la energía negativa. Cada movimiento de baile despierta una serie de emociones y sensaciones que recorren todo tu cuerpo y no, no es el sudor que corre por las extremidades sino un cosquilleo que nos conecta cuerpo y mente con la música. Al hacer esto logramos canalizar todo lo negativo para transformarlo en emociones positivas.

2. Haces nuevos amigos. Además aunque hay rutinas en las que bailamos solas, el baile es una actividad social pues estamos en un salón rodeadas de personas con el mismo interés de mover el cuerpo. Esto permite que te sientas en confianza y que te desinhibas y que desarrolles tus habilidades sociales como si se tratase de un club de amigos. Así que si eres de las que les gusta hacer amigos o sentir compañía mientras hacer ejercicio, te recomiendo que te alejes un poco de los aparatos y te inscribas a clases de baile fitness.

3. Mejora tu autoestima. Este punto se conecta con el anterior; al establecer relaciones con otras personas y sentirte cómoda en ese ambiente, te sientes más segura y con una actitud más positiva. Esto no sólo ocurre dentro del salón, sino también fuera de este.  El baile te ayuda a vencer el miedo a hacer el ridículo y, creeme que si te equivocas o te caes, nadie te juzgará pues hasta los grandes bailarines saben que coordinar no es tarea fácil. Por supuesto cuando logres hacer ese paso que tanto trabajo te costaba te sentirás más feliz que nunca.

4. Mantienes tu cerebro sano. Todo baile tiene una estructura que requiere memoria y concentración. Esto es un desafío mental que permitirá el desarrolo de tu agilidad y salud cerebral, aún cuando seas la persona menos cordinada del mundo (como yo). Además bailar implica una renovación mental constante pues cada paso representa un nuevo reto. ¡No hay mejor estimulación para tu cerebro que el baile! 

 

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter