5 tips básicos para recuperarte después de una noche de insomnio

Nada peor que tener que ir a la oficina después de pasar la noche en vela. Con estos trucos lograrás mantenerte despierta durante tu jornada.

Por Karen Hernández

El sueño es ese momento sagrado en el que puedes pegar la cabeza a la almohada y descansar de un largo día de trabajo. Sin embargo, el exceso de trabajo, el insomnio y los eventos sociales pueden perturbar esto, provocando desvelos de los cuales nos arrepentimos al día siguiente.

        DESCUBRE MÁS

 

Antes, las desveladas constantes no se sentían gran cosa pero hoy pueden ser letales para el físico y la mente ya que puede ocasionarnos pérdida de memoria, aumento de peso y problemas cardiovasculares.

A pesar de las advertencias sobre no dormir, para muchas nos es imposible cumplir con las 8 horas de sueño recomendadas. Si como nosotras eres de las que no puede conciliar el sueño y al día siguiente parecer muerto viviente, estos consejos te ayudarán a lucir impecable y rendir mejor durante el día.

1. Evita la cafeína. Seguramente lo primero que harás por la mañana será ir por una taza de café bien cargado; error. La cafeína aumenta la producción de adrenalina y  dopamina, lo cual nos permite entrar en estado de alerta. Sin embargo, cuando nos excedemos después de una noche de insomnio, lo único que nos producirá será ansiedad y temblores nerviosos así que lo mejor será que moderes tu consumo durante el día y que no pidas el tamaño extra grande.

2. Toma mucha agua. De acuerdo con un estudio publicado en The Journal of the American College of Nutrition, la falta de líquido afecta la actividad intelectual, por lo que será imposible mantenernos alerta, además de que nuestra memoria y habilidad psicomotriz se verán afectadas. Mantenerte hidratada mejorará tu rendimiento cognitivo y te evitará dolores de cabeza y sentirte desorientada durante el día.

3. Sal a caminar. Date un descanso y sal de la oficina. Mantener el cuerpo en movimiento hará que tu cerebro se mantenga despierto. Un estudio de la Universidad de Standford reveló que las caminatas moderadas ayudan a ayudar a relajar el cerebro, despiertan nuestra atención y favorecer el pensamiento creativo. Así que en cuanto sientas que los párpados te pesan, escapa unos minutos de tu cúbiculo de la oficina.

4. Come bien y evita caer en tentaciones. De acuerdo a la revista científica Sleep, de Oxford Academic, la falta de sueño te hace propensa a sufrir antojos durante el día ya que amplifica tus niveles de endocannabinoides (receptores cerebrales parecidos a los que se activan con la marihuana) en la sangre, culpables de los ataques repentinos de hambre. Esto sólo provocará que tengas más sueño en el día y que además, subas de peso. Lo mejor que peudes hacer cuando estés desvelada es optar por comida baja en grasa y azúcares refinados.

5. Toma una siesta. Quizá este punto sea el más difícil de cumplir mientras estás en la oficina, pero si tienes la oportunidad de hacer un espacio durante el día, no lo dudes ni un segundo. Ya sea que puedas ir a tu coche a dormir o incluso a tu casa (si tienes la suerte de vivir cerca), cierra los ojos por 10 o 20 minutos para aumentar tu energía y rematar el día.

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram