Salud

Razones por las que jamás debes compartir tus cosméticos

Si le prestaste tu labial favorito a tu amiga, quizá llegó la hora de decirle adiós a ese cosmético. ¡Te decimos por qué!

Por Olivia O'Gam

Sí, es verdad, compartir nuestros cosméticos puede tener riesgos para la salud. Así nos lo confirmó la especialista en dermatología del Centro Médico ABC, Gabriela Frías Azcona, quien también subrayó en entrevista que estos riesgos dependerán del tipo de cosmético.

DESCUBRE MÁS

 

"Una esponja, con la que te aplicas el maquillaje líquido o el protector solar, es algo que conserva muchas bacterias y hongos. Por lo tanto, es algo que debe ser de uso personal y que debe ser lavado y/o desechado con frecuencia".

Además de las esponjas, la experta recomienda jamás compartir los labiales: "Hay que ser muy cuidadosas porque, cuando tenemos un herpes simple o fogazo, es algo que podemos autoinocular, es decir, sembrarlo en otro sitio. Cuando sentimos que va a salir un brote o lo tenemos, no hay que usar labial porque hacerlo puede provocar que diseminemos  la enfermedad. Tampoco hay que compartir el lipstick con alguien que no sabemos si hay tenido herpes o si lo tiene".  

Y, contrariamente a lo que pudiéramos pensar, las brochas sí pueden compartirse debido a que: "no guarda estos componentes debido a que no tiene la forma, la morfología para hacer estos nichos de bacterias ni hongos". 

Con respecto al tiempo en que las bacterias y hongos se incuban en los cosméticos, Frías apuntó: "Es muy variable. En una esponja pueden permanecer ahí por muchos días, debido a que es un ambiente húmedo. Hay algunos virus que pueden proliferar rápidamente, entre 24 y 48 horas, y hay otros que necesitan hasta 3 semanas para hacerse una colonia de patógenos".

La experta enfatiza que aunque nuestras amigas o familiares puedan tener una apariencia saludable no sabemos realmente qué enfermedad o bacteria pudiera estar incubando en ese momento. 

Frías también apunta que "las fórmulas líquidas a temperaturas elevadas", son en donde se propagan mayormente las bacterias. "Todo lo que se queda en gimnasios y deportivos es de alto riesgo porque ahí hay calor y humedad". 

También enfatiza que si nuestros labiales han sido usados por otra persona, debemos deshacernos de ellos de forma inmediata.

Finalmente la experta del Centro Médico ABC recomienda poner especial cuidado con los lugares en los que colocamos nuestros cosméticos: "A menudo también se nos olvida dónde colocamos las tapas de los cosméticos, con frecuencia las dejamos en un baño público o sobre cualquier superficie que puede estar contaminada".