Diario de una chica sedentaria: Así fue mi segunda semana de Reto Fitness 2017

Si ya comenzaste a hacer ejercicio, no te des por vencida y da cada día un poco más de ti

Por Monserrat García

Lo sabemos muy bien, la primera semana de ejercicio, por muy difícil que sea, tenemos la motivación de cumplir nuestros propósitos y, sobre todo, la firme convicción de que lograremos nuestros objetivos.

Sin embargo, llega la segunda semana en la que sabes muy bien que tienes un compromiso y obligación contigo misma de seguir, pero por una u otra razón estás en la delgada línea entre continuar o no.

DESCUBRE MÁS

 

Para mí, la segunda semana fue clave para asimilar que ahora el ejercicio es parte de mi rutina. No deja de ser difícil, pero mi cuerpo comienza a acostumbrarse a los beneficios del spinning.

Hace unos meses no entendía por qué todo el tiempo sentía tanto cansancio, seguro a ustedes también les ha pasado. Podía llegar el fin de semana y dormir mucho, pero siempre despertaba con más sueño. Estaba exhausta.

Mi calidad de sueño ha mejorado, incluso, mi ánimo y atención diaria. Es como un 'círculo de bienestar', comienzas a hacer ejercicio y buscas hacer otras cosas que sean saludables y tengan un impacto positivo en tu salud.

Imagen foto_00000017

Mis lecciones de supervivencia para la segunda semana fueron:

– Por nada del mundo desistas. La segunda semana hará la diferencia en tu motivación y comenzarás a sentirte mucho mejor (lo prometo).

– Ve por más. No te conformes con un pequeño cambio y tu rutina de ejercicio, analiza y poco a poco transforma algunos de tus hábitos, por ejemplo, quizá es momento de probar algunos de esos alimentos saludables que siempre te han llamado la atención… ¿es el momento ideal no crees? Si no sabes por dónde empezar, acude con un especialista en nutrición, él te dirá con certeza como puedes comenzar a cambiar tu alimentación.

– Intenta dar un poco más de ti en tus rutinas. Habrá días en que sientas que ya no puedes, no te des por vencida. Cada día haz el firme propósito de esforzarte y dar cada vez más.

– Analiza los beneficios que percibes en tu cuerpo. No hablo solo de lo físico, también lo emocional. Reflexiona: ¿estás de mejor humor? ¿tienes más energía durante el día? ¿duermes mejor?

Sé que en dos semanas no se puede conseguir el resultado final, pero creo que la motivación es sentirte mejor contigo misma y con la responsabilidad de hacer algo por tu bienestar físico más allá de la apariencia.