¿Tienes escamas en la piel? Descubre si padeces de Psoriasis

Se trata de una patología crónica que afecta principalmente a la piel, volviéndola más gruesa, inflamada, rojiza y, en general, cubierta de escamas.

El 29 de octubre se celebra el Día Mundial de la Psoriasis, enfermedad dermatológica, inflamatoria y crónica que afecta a un 2% de la población mundial. En Chile, se estima que cerca de 500 mil personas la padecen, siendo más frecuente en el sur del país.

Enrojecimiento de la piel, formación de escamas y picazón, son algunas manifestaciones de este mal cutáneo que evidencia un malestar en la salud de la piel, incluida la del cuero cabelludo, genitales, palmas de las manos y plantas de los pies, así como también en articulaciones y uñas. Ante estos síntomas, quienes la padecen evitan mostrar su piel y lesiones.

DESCUBRE MÁS

 

"Esta afección dermatológica aparece como resultado de la aceleración del ciclo celular de renovación de la piel; o sea, que ésta comienza a remudar mucho más rápido de lo normal, provocando que la piel quede más engrosada. Hasta la fecha, las causas que desarrollan la enfermedad son desconocidas, pero es sabido que influyen factores genéticos, ambientales e inmunológicos", explica el dermatólogo de Clínica Ciudad del Mar, doctor Salvador Villablanca.

Esta condición afecta tanto a hombres como mujeres y no hace diferencia entre los variados tipos de pieles, ya sean claras, oscuras, secas, grasas o mixtas. Además, este trastorno se puede padecer a cualquier edad, aunque principalmente se da en adultos, sobre todo entre los 15 y 35 años. "Si bien hay una edad más frecuente en que se desarrolle, existe hasta un 25% de los pacientes que evidencia alguno de los síntomas en edad pediátrica", sostiene el especialista.

Tipos de Psoriasis
Esta patología tiene varias manifestaciones, siendo la psoriasis vulgar o en placas la más frecuente. Esta variante tiende a aquejar especialmente a gente joven y de mediana edad, y se caracteriza por afectar la piel del cuero cabelludo, codos, rodillas y espalda.

Por otro lado, está la psoriasis en Gota o Guttata, asociada a infecciones bacterianas por estreptococo. Es común que se dé en niños y adultos jóvenes sin antecedentes previos de esta patología. Se caracteriza por una erupción súbita de pequeñas pápulas descamativas en todo el cuerpo.

Asimismo, hay variantes que son menos conocidas, como la pustulosa, invertida (que afecta los pliegues, principalmente) y la ungueal, que se presenta como pequeños hoyuelos en las uñas, cambios de coloración y mayor sensibilidad al tacto.

Factores de riesgo
Existen varios elementos que pueden desencadenar la psoriasis y entre ellos se encuentran el factor hereditario, el medio ambiente y las emociones. "La genética tiene un papel importante, aunque no es una condición indispensable para padecerla. Si ambos padres sufren de psoriasis la probabilidad que uno de sus hijos este afecto es de 40%, y si sólo uno la tiene, la probabilidad es cercana al 15%. De todas maneras, aún no existen exámenes que digan con certeza si un paciente padecerá o no esta enfermedad", explica el dermatólogo de Clínica Ciudad del Mar.

En esta misma línea, el estrés físico y psicológico, las infecciones bacterianas o virales pueden gatillar o empeorar un brote de psoriasis.

Pese a que esta es una patología que ataca principalmente a la piel, cada vez son más los estudios que demuestran su asociación a fenómenos metabólicos y, por consiguiente, al sistema cardiovascular. "Los pacientes con psoriasis tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, incluyendo infarto al corazón, de modo que es importante indagar sobre la presencia de posibles factores de riesgo, para poder prevenirlos y tratarlos a tiempo", declara el doctor Salvador Villablanca.

Cómo enfrentar la enfermedad
El diagnóstico de esta enfermedad es principalmente clínico, por lo que no son necesarios, en la mayoría de los casos, exámenes de laboratorio. Esto, ya que se detecta fácilmente por medio de la observación de las lesiones, localización, antecedentes familiares e historial clínico. El especialista de Clínica Ciudad del Mar sostiene que con dicha información, el dermatólogo es capaz de dar una prescripción médica clara y en base a ello, iniciar el mejor tratamiento para el paciente.

Si bien la psoriasis no tiene cura en la actualidad, sí existen varios tratamientos disponibles para reducir sus manifestaciones, como aquellos basados en cremas y ungüentos, píldoras o inyecciones, y la terapia de luz (fototerapia), entre otros, que pueden ayudar a controlar la enfermedad. Es importante recordar que cada tratamiento dependerá de la severidad de la psoriasis, los costos de los medicamentos y, lo más importante, la respuesta individual de cada paciente, pues cada caso es diferente.

"La mayoría de los pacientes responden bien al tratamiento tópico, pero muchos otros necesitan probar distintos métodos o combinaciones antes de encontrar el que les funcione. Cada persona necesita un tratamiento acorde con sus propias características y por eso es importante mantener una constante comunicación con el médico tratante", puntualiza el Dr. Salvador Villablanca, dermatólogo de Clínica Ciudad del Mar.

Con información de Pond's