¿Qué es la dieta alcalina que está haciendo Javiera Suárez?

La periodista ha complementado su tratamiendo contra el cáncer con una dieta alcalina.

Desde que Javiera Suárez supo que tenía cáncer, comenzó a hacer cambios en su dieta para apoyar su tratamiento contra la enfermedad. La periodista ha compartido varias recetas y mensajes fomentando este tipo de alimentación en su cuenta de Instagram.

"Soy una convencida de que el cáncer no te da por "mala suerte", sino por diversos factores tanto emocionales como físicos. Es en este último punto donde la alimentación juega un rol fundamental. Eres lo que comes… Así, haciendo un esfuerzo tremendo (y olvidándome de los antojos propios del embarazo), dejé el azúcar, el gluten y los lácteos. Sí, se puede comer sano y rico", expresó en su red social y agregó que, "Las enfermedades se dan en ambientes ácidos, por eso la importancia de la alimentación para alcalinizarlo". 

Otras personalidades del mundo también han reconocido seguir la dieta alcalina, como Jennifer Aniston o Victoria Beckham. Pero, ¿qué hay detrás de este sistema?, ¿todos podemos, o necesitamos hacerlo?

DESCUBRE MÁS

 

 

La dieta alcalina supone que nuestro cuerpo intenta mantener el equilibrio entre la acidez y la alcalinidad, y un pH de 7.40 aproximadamente, pero la mayoría de las veces se ve sobrepasado por nuestra alimentación basada en alimentos ácidos (básicamente los azucares, grasas y masas), ambiente ideal para se desarrollen células cancerígenas u otras enfermedades.

No se trata de un método de alimentación muy restrictivo ni promete hacerte perder 5 kilos en una semana, para nada, aunque sí se baja de peso, inevitablemente. Más bien propone que la principal razón para seguirla es la salud física y mental. Si uno disfruta de un pH óptimo te sentirás energética, calmada, tendrás una buena digestión y difícilmente te resfriarás. Y, al contrario, los síntomas de exceso de acidez se relacionan con dolores musculares, nerviosismo y poca capacidad para concentrarse.

El doctor Robert Young, autor de los reconocidos best sellers "El milagroso pH" y "Enfermo y cansado", es quien ha expandido la dieta alcalina por el mundo. De hecho, en su centro en Estados Unidos atiende a miles de pacientes que dan cuenta de su efectividad. El especialista indica que nuestros cuerpos albergan una gran cantidad de bacterias y hongos que se mantienen pasivos si vivimos saludablemente, pero se vuelven dañinos si nuestro cuerpo se altera. ¿Cómo se altera? Cuando mantenemos dietas ricas en azúcar o hidratos de carbono.

Los que difunden esta forma de alimentación insisten que la idea es consumir 80% de productos alcalinos y 20% de ácidos para mantenernos sanas, comenzando poco a poco a evitar estos últimos. A estas alturas te preguntarás qué alimentos son específicamente ácidos, ¿no? La lista es bastante amplia –de hecho, la encuentras fácilmente en internet– pero algunos de los que deberíamos evitar son café, pan blanco, carnes rojas, azúcar blanca, gaseosas, alcohol, huevo, endulzantes artificiales y leche.

Ahora bien, los productos alcalinos que se recomiendan son el aceite de oliva, pastas integrales, arroz integral, pescado, palta, hierbas, frutas frescas y crudas, verduras verdes, miel, zanahoria, limón, tomate y cebolla. También se hace hincapié que los productos enlatados contienen muchos conservantes, que dejarían nuestro cuerpo con desechos tóxicos ácidos.