Este es el alimento milenario que no puede faltar en tu cocina ni en tu dieta

India, China, Grecia y Roma son algunas de las civilizaciones que desde la antigüedad conocen y utilizan el jengibre por sus múltiples beneficios, que van desde lo culinario a la salud y la belleza. Razones sobran para amarlo sin condición.

Por: Alexandra Gallegos A.

Pertenece a la familia de las zingiberáceas, al igual que otras dos especias, la cúrcuma y el cardamomo. Nativa del suroriente asiático, India y China, donde ha sido un componente integral de la dieta y valorado por sus propiedades aromáticas, culinarias y medicinales durante miles de años, los romanos la llevaron a Occidente, y para mediados del siglo XVI, Europa estaba importando 2.000 toneladas de la preciada especia al año. Es una planta rastrera perenne con un grueso tallo, que crece hasta un metro de alto.

DESCUBRE MÁS

 

Lo interesante es que más allá de sus usos culinarios, el extracto que se obtiene del tallo del jengibre comienza a ser protagonista en productos de belleza. Entre sus múltiples variedades –existirían más de cien– el jengibre azul es el más apetecido como componente de fórmulas de belleza, ya que contiene las más altas dosis de polifenoles, los antioxidantes que combaten el envejecimiento cutáneo. El de Jamaica, por ejemplo, es más pálido y considerado como el mejor para uso culinario, y el azul –originario de Madagascar– tiene un color grisáceo-azulado muy diferente al de color amarillo proveniente de Asia. Del tallo del jengibre azul se obtiene un poderoso extracto que Chanel, por ejemplo, refina para obtener el activo, que contiene una alta concentración de polifenoles (shogaoles y gingeroles), poderosos antioxidantes que protegen contra los radicales libres. El efecto del jengibre azul PFA contenido en la línea Hydra Beauty se anticipa al estrés celular, estimulando un plan de defensa natural de la piel para que otros ingredientes activos de la fórmula actúen con eficacia. Esta línea preserva el ciclo de hidratación de la piel, que se ve amenazado por factores externos e internos.

Usos varios
Aromático y picante tallo, indispensable en múltiples preparaciones culinarias en el mundo entero, hoy está muy presente también en el mundo de la cosmética, que ha sabido rescatar sus propiedades tópicas.

Por ejemplo contiene gingerol, un potente antioxidante que le da su aroma y picor característico, y que en la piel combate los efectos de los radicales libres, además de uniformar el tono y suavizar. También es antiséptico y tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que combaten el acné, y sus propiedades energizantes estimulan la circulación sanguínea, por lo que es el aliado ideal para tratamientos contra la celulitis.

Pero esas no son sus únicas propiedades; también alivia el sistema digestivo y se le considera un excelente carminativo, es decir, facilita la eliminación de gas del sistema digestivo y mejora el tracto gastrointestinal. Por eso quienes sufren de cólicos y dispepsia responden particularmente bien al jengibre.

Las embarazadas también saben que el jengibre parece reducir los síntomas asociados con la cinetosis, el transtorno debido al movimiento, que incluye mareos, náusea, vómitos y sudor frío.

Para mantener un peso adecuado también sirve, ya que estimula la secreción de enzimas gástricas para mejorar la digestión, estimula la secreción del páncreas, reduce la hinchazón abdominal y reduce el colesterol malo o LDL en sangre.

Y el té de jengibre es recomendado beberlo en las etapas iniciales de un resfrío pues es diaforético, lo que quiere decir que calienta por dentro y hace sudar, y por eso es ideal también sólo para combatir el frío. Para hacerlo debes poner 20 a 40 gramos de jengibre fresco en trozos grandes en una taza de agua hirviendo. Puedes agregar un pedazo de limón o un poco de miel.

A la hora de comprar
Si es posible escoge jengibre fresco en vez del polvo, pues su sabor es superior y contienen niveles más altos del componente activo gingerol. La raíz debe estar firme, suave, sin moho o rastros de putrefacción ni arrugas. De hecho puedes identificar si está muy añejo por su piel; Mientras más dura, más viejo.

Riesgos
El jengibre es generalmente inofensivo, así se tome concentrado en cápsulas, fresco o en té. Eso sí, contiene cantidades moderadas de oxalato, por lo que quienes sufren de afecciones renales deben evitar consumirlo en exceso.

Aunque parezca contradictorio después de la larga lista de beneficios que ya te contamos, debes tener presente que no debe consumirse en caso de tener activas ciertas enfermedades como úlceras gástricas, gastritis, enfermedad de Crohn, colon irritable o colitis, ya que puede irritar las mucosas y resultar perjudicial.

Así mismo, quienes padecen cálculos biliares o que cuenten con antecedentes familiares de esta condición también deben evitarlo, y en caso de hipertensión no se recomienda porque algunos de sus componentes pueden aumentar los valores arteriales y resultar perjudicial o incluso peligroso. En todo caso, ante cualquier duda, siempre es mejor consultar al médico tratante.

Sabías qué

* Los griegos antiguos apreciaban tanto al jengibre que lo mezclaban en el pan, creando el primer pan de especias.

* La gaseosa de jengibre o ginger ale nació en los pubs ingleses y las tabernas del siglo XIX, donde los dueños ponían recipientes pequeños de jengibre en polvo para que los clientes lo mezclaran con cerveza.

* 10 gramos de jengibre contiene:
4,6 calorías
0,2 proteínas
0,1 grasa
0,9 carbohidratos
0,0 fibra