Anticonceptivos de ciclo extendido ¿Te atreves a posponer la regla?

Hasta a cuatro veces al año puede reducirse el ciclo menstrual con esta alternativa que ayuda a minimizar las típicas molestias que sufrimos muchas –los días previos y durante el periodo– e incluso algunas enfermedades que afectan considerablemente la vida diaria.

Por: Valeska Silva Pohl.

La pastilla anticonceptiva oral combinada (PAOC), conocida popularmente como “la píldora”, corresponde al conjunto de compuestos químicos sintéticos que contienen diversas hormonas, y es uno de los métodos anticonceptivos más utilizados por las mujeres en todo el mundo para prevenir el embarazo. La píldora llegó a revolucionar nuestra vida e independencia sexual en la década de los 60, cuando se aprobó su uso en Estados Unidos y desde ahí conquistó el mundo entero.

DESCUBRE MÁS:

 

Pero desde esa década las cosas han evolucionado. Y mucho. Hoy hay inyecciones, parches, dispositivos y otros métodos de tipo anticonceptivo, y del fármaco oral tradicional pasamos incluso a la alternativa de emergencia (la famosa “pastilla del día después”) y a las pastillas de ciclo extendido, que nos permiten menstruar sólo cada 3 meses.
Sobre estas últimas vamos a contarte de qué se tratan y por qué nos parece una buena alternativa para que, por lo menos, converses con tu ginecólogo si puedes usarlas y, de paso, tener unas vacaciones sin regla…. Interesante, ¿no?

Se trata de un tipo de anticonceptivos que deben tomarse 84 comprimidos activos, uno por cada día, y luego 7 placebos; así se minimiza la presencia del período menstrual a sólo cuatro veces al año. Debido a su efectividad y seguridad es un método cada vez más utilizado en Europa y países como Estados Unidos y Brasil, en Sudamérica. Pero en Chile todavía es bastante desconocido.

En todo caso la manipulación de los ciclos menstruales es algo que hemos hecho muchas mujeres a lo largo de los años “mediante el uso extendido de los anticonceptivos orales tradicionales, ya sea por razones de salud o por mera conveniencia”, explica el doctor Ramiro Molina, especialista en Obstetricia y Ginecología.

Los beneficios
A diferencia del sistema de la píldora clásica –que consiste en tomar un comprimido al día por 21 días y luego descansar 7– las de ciclo extendido son cada vez más usadas porque ofrecen algunos beneficios adicionales como, por ejemplo, disfrutar de un verano entero, períodos de vacaciones o viajes largos sin ciclo menstrual, considerando las preocupaciones y molestias que muchas veces lo acompañan.

De acuerdo al Colegio Norteamericano de Obstetras y Ginecólogos, entre el 50 y el 75% de las mujeres padecen molestias físicas o emocionales en los días previos a la menstruación –o durante la misma– y más del 50% sufren de dolores abdominales bajos.

En ese sentido, este tratamiento es beneficioso cuando las mujeres presentan menstruaciones dolorosas, padecen de ovarios poliquísticos y enfermedades como dismenorrea o endometriosis, la que muchas veces no es detectada oportunamente porque además de acentuar el dolor durante el periodo, no tiene otros síntomas identificables y además puede provocar infertilidad. En consecuencia, la calidad de vida de muchas mujeres se puede ver más que beneficiada.

En la actualidad existen diferentes alternativas en el mercado que ofrecen este método, e incluso hay algunos que van más allá, ya que han mejorado las características de los fármacos. Un ejemplo de ello es el Laboratorio Silesia, que incluyó en la fórmula de su anticonceptivo Dienogest propiedades antiandrogénicas que permiten mejorar la apariencia del cabello y la piel, disminuyendo la cantidad de vello corporal y el acné.

Otra marca disponible de ciclo extendido es Seasonique. En todo caso puedes utilizar tus propios anticonceptivos para posponer la menstruación tomando exclusivamente los fármacos activos, eliminando los placebos si lo contiene, y continuando inmediatamente la siguiente caja. El resultado es el mismo y no hay contrindicación. Eso fue lo que nos explicó el doctor Guillermo Galán, ginecólogo y académico de la Universidad Mayor.

Las contraindicaciones
Pese a que los expertos aseguran que se trata de un método eficaz y seguro, hay quienes sostienen que podrían producir un mayor sangreamiento entre periodos. Tambien hay un número importante de mujeres que se oponen a la alternativa de manipular el ciclo natural.
“Los anticonceptivos de ciclo extendido son un método seguro, testeado y comprobado ampliamente, y pueden ser utilizados por largos períodos de tiempo, sin la necesidad de hacer descansos, mientras se mantenga un control ginecológico periódico”, explica el doctor Molina.

“Según los estudios publicados, en la frecuencia de spotting o goteo y manchado dentro de un año de uso no hay una diferencia significativa con los anticonceptivos tradicionales. Lo que puede ocurrir es que en los primeros ciclos de uso de este tipo de anticonceptivos se presente un mayor número de días con sangrado intermenstrual, pero al transcurso del tiempo estos tienden a disminuir, siendo equiparables con los ciclos tradicionales. Los ciclos de 91 días no tienen impacto negativo sobre la calidad de vida entre las pacientes tratadas con este régimen y reportan una preferencia por reducir la frecuencia de periodos menstruales”.

Tener en cuenta

* Para mayor información y resolver las dudas sobre este método, consulta el sitio web www.reglacada3meses.cl/

* En España se legalizó la comercialización y el uso de la píldora anticonceptiva el 7 de octubre de 1978.

* En Japón, el cabildeo (presión) de la Asociación Médica impidió la aprobación de la píldora durante casi 40 años. Las objeciones principales fueron los posibles problemas de salud por su uso a largo plazo y la preocupación de que llevaría a un menor uso de condones y de ese modo potencialmente aumentar las tasas de infecciones de transmisión sexual (ITS). Fue aprobada para su uso recién en junio de 1999.

* De acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), el uso de anticonceptivos en los jóvenes chilenos –entre 15 y 29 años– ha aumentado considerablemente: se elevó a un 87,5% en 2012, en comparación al 74% que existía en 2009, lo que demuestra un alza de un 13,2% .