Pilates y yoga, la combinación perfecta para ejercitar tu cuerpo y mente

¿Por qué quedarte con sólo una disciplina cuando puedes disfrutar de las dos?

Por DPA

Durante mucho tiempo eran caminos separados: había gente que hacía yoga y había gente que prefería hacer pilates. Pero son dos prácticas que tienen algo en común. Proponen generar una unión entre cuerpo y alma para hacer aumentar de ese modo el bienestar personal. Entonces, ¿por qué no combinarlas?

Muchos sostienen que el eje del yoga está puesto en el aspecto espiritual y filosófico y que algunos estilos, como el hatha-yoga, contemplan ejercicios de respiración y posiciones estáticas del cuerpo. Pilates, en cambio, tiene una tradición europeo-estadounidense basada en ejercicios dinámicos que apuntan a fortalecer el cuerpo y la capacidad de elongación.

Pero ya en la década del 90 hubo varios entrenadores a los que se les ocurrió combinar las dos vertientes. Las propuestas surgieron en Estados Unidos, Australia y Austria bajo el nombre de "Yogalates", "Yoguilates" o "Yolates", que combinaron el hatha-yoga con ejercicios de pilates.

Las unidades de entrenamiento suelen comenzar con ejercicios de concentración y de respiración tomados del yoga para lograr dirigir la atención al nivel interno. Allí comienza la combinación. La hora de práctica puede pasar del saludo al sol al cisne o el cien. El objetivo de esos ejercicios es fortalecer el centro y la espalda. Para cerrar la hora suelen hacerse ejercicios de relajación y meditación.

El "Yogalate" es recomendado tanto para principiantes como para personas que ya vienen practicando alguna de las dos disciplinas, pero es importante que los ejercicios se adecuen al nivel de cada persona y que estén pensados por un entrenador que sepa realmente qué puede llegar a hacer cada alumno.

DESCUBRE MÁS: