Por qué deberías consumir vitamina D si quieres quedar embarazada

Aunque no se considere tan esencialmente, es un elemento clave en la dieta si se quiere optimizar la fertilidad.

Con todos los avances tecnológicos en la medicina reproductiva, a veces se nos olvida que hay que volver a lo básico para mantener a raya la fertilidad.

Sí, hay muchos tratamientos que ayudan a potenciarla y eso es una excelente noticia para muchas mujeres que quieren ser madres, pero que lamentablemente tienen problemas que lo dificultan.

Lo importante es seguir tomando atención a la buena alimentación como factor clave: una persona que come bien, que tiene hábitos sanos, tiene mayores posibilidades de que su cuerpo esté receptivo a comenzar a gestar una nueva vida en su interior.

Hablemos de la vitamina D y de su papel en la fertilidad de las mujeres. ¿Por qué deberíamos considerarla como elemento clave de nuestra dieta?  Primero, hay que tener claro qué es y para qué sirve.

Es la vitamina que se encarga de regular el paso y absorción del calcio en los huesos, por eso es tan importante, porque ayuda a que la estructura ósea de nuestro cuerpo se mantenga firme.

pregnantwomandrinkingmilk.jpg

Drug Information & Side Effects Database

Además, regula los niveles de azúcar en la sangre, potencia la inmunidad y ayuda a que los genitales estén sanos ya que promueve el balance de la flora bacteriana vaginal, muy importante en el embarazo.

Por darle importancia al hierro y al ácido fólico —sin despreciar su papel en la fertilidad y el embarazo— la vitamina D suele pasar a segundo plano, aunque no debería ocurrir.

Según Alissa Vitti, experta en salud y columnista en el portal MindBodyGreen, muchas mujeres con problemas de fertilidad, coincidentemente, tienden a presentar deficiencia de vitamina D3.

A partir de un estudio hecho por la doctora Lubna Pal y un equipo de investigadores de la Universidad de Yale, también se determinó que aquellas mujeres que tengan problemas de fertilidad y que quieran embarazarse durante el invierno, deben considerar aún más la ingesta de vitamina D.

Al haber menos sol que en verano, tenemos deficiencia de esta vitamina y el cuerpo tiene que trabajar más para producirla, es por eso que es más difícil que la fertilidad se mantenga óptima si ya existen alteraciones.

Es muy importante comer huevos y pescado, aunque por lo general se necesitan suplementos para obtener la cantidad que no se puede obtener de los alimentos. Otro punto importante a considerar, es que la falta de vitamina D también altera el estrógeno, lo que también influye en la posibilidad de embarazo.