Fumar marihuana en el embarazo, a pesar de los riesgos

Hay una razón específica que explica este vínculo. Lo que se cuestiona es si realmente es una solución o un recurso para evitar algo que ocurriría de todas formas.

Si le preguntas a cualquier ginecólogo sobre el consumo de marihuana durante el embarazo, lo más probable es que te diga que no es recomendable y que tu bebé puede sufrir las consecuencias.

La idea es que las futuras madres eviten los vicios, sin embargo, hay mujeres que insisten en incluirlos en el embarazo. ¿Es falta de conciencia, irresponsabilidad o un recurso alternativo?

Como se cuenta en un reportaje de Vice Canadá, el consumo de marihuana en la gestación no siempre tiene que ver con un vicio o dependencia previa, sino que con uno de los síntomas que algunas embarazadas experimentan.

La hiperemésis gravídica son las náuseas matutinas características del embarazo, pero llevadas al extremo. Una mujer da su testimonio en el reportaje citado y según ella, las náuseas eran tan terribles que, incluso, consideró la idea de practicarse un aborto.

Pero, ¿qué tiene que ver la marihuana en esto? Se supone que si se consume durante el embarazo, sus efectos ayudarían a contrarrestar los fuertes malestares de la hiperemésis gravídica, a pesar de lo polémica que puede parecer esta idea para muchas personas.

Lo peligroso de estas náuseas extremas es que produce altos grados de deshidratación, pérdida de peso y vómitos constantes, lo que también puede representar un riesgo para la salud del bebé.

Entonces, ¿cuál es el mal menor en esta dinámica? La discusión sobre este tema no es algo nuevo: hay investigaciones y autores que analizan el vínculo entre la hiperemésis gravídica y la marihuana, como por ejemplo, la desarrollada por Emily K. Roberson, Walter K. Patrick y Eric L. Hurwitzen en 2014.

Una teoría a discutir

El estudio mencionado anteriormente fue hecho en base a información obtenida de mujeres embarazadas en Hawaii y para analizar el vínculo entre las náuseas extremas y el consumo de marihuana, se consideró varios puntos.

No se vio el consumo de marihuana en el embarazo como algo aislado, y de hecho, los investigadores descubrieron que las mujeres que habían sufrido hiperemésis gravídica por el uso de marihuana antes del embarazo, probablemente iban a presentarla durante la gestación.

En los registros, quienes habían fumado marihuana el mes antes de quedar embarazadas, tenían mayor tendencia a desarrollar estas náuseas extremas, en comparación con las mujeres que no habían consumido.

¿Se podría plantear, enotonces, que la marihuana no es una cura, sino que lo que en realidad provoca esta condición, que se gatilla con el embarazo?