¡Amamos los bicicletas! Todo lo que necesitas saber sobre ellas

No se trata de “deporte”. Subirse a la bicicleta y hacer tus recorridos habituales a la oficina, colegio o universidad trae muchos beneficios, y no sólo a ti, sino que a la ciudad.

Por: Alexandra Gallegos A.

¿Sabías que usar bicicleta como medio de transporte reduce aproximadamente 0.19 kg/CO2 por kilómetro recorrido? ¿Y que Santiago es la segunda capital latinoamericana en el uso de bicicleta? (la primera es Buenos Aires). A fines del 2015 se lanzó la "Política Energética 2050", impulsada por el Ministerio de Energía y que apunta a un futuro energético bajo en emisiones, a costos competitivos, inclusivo y sustentable. Lo cierto es que para cumplir estas metas planteadas se requiere mejorar la eficiencia del transporte, reducir los gases de efecto invernadero, y fomentar el cambio hacia alternativas de transporte más eficientes y bajo en emisiones (que ojalá para el año 2050, las bicis tengan al menos un 10% de participación en ciudades medianas y pequeñas).

Nosotras…, y la bici
Hay distintas versiones de quiénes fueron las precursoras del uso de la bicicleta, esas mujeres que en pleno siglo 19 se atrevieron a romper esquemas y montaron arriba de sus máquinas, sin tomar en cuenta críticas sociales que aludían razones médicas y morales para no mostrarse públicamente encima de dos ruedas, además de aquellas de tipo jerárquico-patriarcal que esgrimían que la mujer debía seguir bajo el "sometimiento" del marido. Lo cierto es que lo más complicado fue el tema de la ropa. Si hoy, pleno siglo 21, es difícil pedalear con tacos o ciertas prendas de uso diario, ¿se imaginan hacerlo con vestidos y faldas extra largas con enaguas y corsé? Lo peor fue cuando decidieron mostrar tobillos y algo de piernas por comodidad y seguridad, desatando el escándalo. Periódicos franceses hablan que ellas fueron las primerizas, pero en Estados Unidos también se anotan con nombres como Annie "Londonderry" Kopchovsky, Kittie Knox y María Ward.

Bienestar y belleza
Según un informe de la Unión Europea, el 80% de las mujeres occidentales se sienten insatisfechas con su cuerpo, y en Chile el aumento de desórdenes alimenticios afectaría a más del 10% de la población femenina. Entonces, con este panorama –sin olvidar ingredientes como la falta de tiempo de la que todas nos quejamos, lo poco constantes que somos para ir al gimnasio, y el cansancio o pereza que muchas sienten frente a la sola idea de ejercitarse– ¿por qué no adoptar un medio de transporte que sólo nos trae beneficios?
No se necesita ser atleta de tomo y lomo para recorrer distancias de unos 10 kilómetros aproximadamente sin tanto esfuerzo, y a cambio mejorar la autoestima, el equilibrio mental y mantener el cuerpo en mejores condiciones. Además, no olvidemos que ya está ampliamente demostrado que el ejercicio físico produce bienestar a nivel de sensaciones corporales y sicológicas, lo que se traduce en un buen dormir, mayor y mejor energía para lo cotidiano, buen humor, tranquilidad y claridad para tomar decisiones, incluso bajo presión.
¿Sabías que después de un simple pedaleo hacia y desde tu oficina, colegio o universidad, por ejemplo, se estimulan y liberan las que se conocen como las hormonas del placer? En ese listado están las endorfinas, la serotonina (que nos sirve para poner atención y concentrarnos) y la oxitocina, que se libera como respuesta al contacto social, particularmente si hay contacto con la piel. Lo bueno es que todos ellos disminuyen el estrés y son antidepresivos naturales.

Las cifras
* El movimiento Furiosos Ciclistas asegura que en Santiago hay más de 1 millón de viajes en bicicleta al día, cifra que explica que nuestra capital sea la segunda ciudad latinoamericana en el uso de este tipo de locomoción, de acuerdo al estudio "Ciclo-inclusión en América Latina y el Caribe: Guía para impulsar el uso de la bicicleta", realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) el 2015.
* Según datos de la Union Cycliste Internacionale, ir al trabajo todos los días en bicicleta reduce el riesgo de muerte por cualquier causa en un 28%, mientras que los empleadores también se ven beneficiados debido al bajo porcentaje de días con licencia de parte de sus trabajadores.
* De acuerdo a la Segunda Encuesta Nacional de Medio Ambiente, el 7% de los chilenos se traslada en bicicleta, con Talca, Rancagua y Temuco como las ciudades más populares.
* De la cifra anterior, el 10% son hombres y sólo el 4% mujeres.
* Para el año 2018 se espera contar con 190 kilómetros nuevos de ciclovías en 32 ciudades de Chile.
* En el nuevo Manual de Criterio de Construcción de Obras del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, se establece que las ciclovías deben estar en la calle (no en veredas o parques), y tener un ancho real de 1.80 mts si es unidireccional y 2.40 en el caso de las doble sentido.
* Bike Santiago y su Sistema Intercomunal de Bicicletas Públicas ya funciona en 14 comunas, con 2.200 bicicletas y 12 mil viajes diarios, aproximadamente.
* El primer semestre de este año debería quedar OK el tramo entre Cerro Navia y Las Condes (14 kilómetros) del ciclopaseo del proyecto Mapocho 42K.

¿Principiante? Las precauciones
Pablo Delmónaco Muñoz, académico de la Universidad del Pacífico de la Escuela de Pedagogía en Educación Física, asegura que son medidas universales, pero que siempre hay que seguirlas. Toma nota.
* Revisar la bicicleta antes de utilizarla, usar vestimenta adecuada y respetar, interpretar y tener criterio al momento de circular en las calles.
* No utilizar equipos de reproducción musical, ya que anula los sentidos auditivos y el equilibrio, además de desconcentrar, lo que te lleva a un punto de centrarte en tu goce personal y no en la empatía que se necesita, porque eres parte de un sistema de tránsito que compartes con peatones, ciclistas, motoristas, automóviles, buses de locomoción pública, privados, etcétera.
* Preparación física. No necesitas estiramientos previos si andas a intensidades moderadas. Ahora, si pedaleas durante mucho tiempo, son buenos los estiramientos para la compensación muscular al finalizar el ejercicio.
* Seguridad personal: Por ley es obligatorio el uso de luces y reflectantes (luz blanca adelante y roja atrás) y de casco (ojo con los cascos en baratos, suelen no cumplir con su función protectora). Y para evitar robos, lo más recomendado es el candado modelo U-Lock; por lo menos les costará robarte la bicicleta serán mayores.

Cómo elegirla
Al igual que los zapatos, las bicicletas tienen tallas, y saber cuál es el tamaño de tu bicicleta es fundamental a la hora de pedalear cómoda y no lesionarte. La talla no se mide por el aro de las llantas, sino que por la talla del marco/ cuadro. En términos generales las chilenas medimos en promedio entre 1.55 y 1.60 mts., y según esto sabemos que somos talla 15″ o 16″, lo que equivale a una talla S de bicicleta. Existe infografía en internet para saber que talla eres, como también páginas donde puedes calcular la talla de la bicicleta que te corresponde. Puedes calcular tu talla en www.tallabicicleta.com
Ten en cuenta que una bicicleta liviana es más fácil de maniobrar, transportar, subir y bajar por las escaleras, y además cansan menos. Por lo general, las bicicletas de aluminio y de cromomoly son más livianas que las de acero, pero también depende de los componentes y accesorios que tengas. Debes considerar, además, que Santiago tiene una pequeña pendiente de poniente a oriente, no así de norte a sur, lo que significa que puedes moverte por la ciudad sin problemas con una bicicleta sin cambios.
La recomendación antes de comprar tu bici es que te fijes que sus componentes no sean de plástico, que pruebes muchas y elijas la que mejor se acomode a tus necesidades. No decidas sobre la base de ofertas o lo que te diga un vendedor.

Destacados:


RECOMENDAMOS EN VIDEO:

Actriz de "Pobre Gallo" Montserrat Ballarín posa en sesión especial por el Día Mundial de la Bicicleta

Y EN IMÁGENES:

Bicicletas vintage y más: 8 novedades para ti y tu hogar

Include SSI