¿Sabes qué es lo que realmente comes? Termina con los mitos y mira cuáles son los enemigos y los aliados del cáncer

En los últimos años diversos estudios han mostrado la relación que tiene el consumo de ciertos alimentos con el riesgo de padecer algún tipo de cáncer, y así también otros que actúan como protectores de nuestro organismo. El vínculo cáncer-nutrición es más relevante de lo que se puede creer.

En 1984, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estableció que un 35% de los tumores malignos tienen origen o están relacionados con factores alimentarios, una comparación similar a la que se establece con el tabaco y el riesgo de cáncer. Si bien vincular directamente el tipo de comida que ingerimos con esta enfermedad es complejo, ya que nuestra dieta tiene productos muy variados, sí existen alimentos que incrementar el riesgo de padecer algún tipo de cáncer.

"Hay alimentos, como por ejemplo las cecinas, en que se ha establecido que el consumo de 50 gramos diarios incrementa el riesgo de cáncer, por los nitritos que contienen para su conservación. Lo mismo ocurre con alimentos de alto índice glicémico, como bebidas, dulces y el alcohol. Chile es un gran consumidor de estos alimentos, los que se convierten en un factor importante en el desarrollo de algunos tipos de cáncer", explica Samuel Durán, Presidente del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile.

 

 

Imagen foto_00000005

Por este motivo, los expertos señalan que la alimentación es uno de los factores de riesgo tumoral más importantes dentro de la variables prevenibles de la enfermedad. No obstante, así como hay alimentos riesgosos, también hay otros que actúan como protectores: estudios muestran que el consumo de frutas y verduras mayor a 400 gramos o 5 porciones al día es un factor protector, a lo que se suman alimentos ricos en fibra como las leguminosas, y también cebollas y ajos, por sus compuestos alílicos que destruyen las células cancerosas y refuerzan el sistema inmunológico.

Ver También 

Dieta mediterránea: su efectividad está más allá de la comida

"Recientemente el World Cancer Research Fund International publicó un resumen de la evidencia científica actualizada y las frutas, verduras, alimentos altos en fibra, peso saludable y actividad física son avalados como protectores contra el cáncer. En contraposición están las carnes procesadas, alcohol, obesidad y alimentos de alto índice glicémico", agrega Durán.

 

Imagen foto_00000006

Por ello, algunas recomendaciones para prevenir el cáncer, desde el punto de vista nutricional, son:

· Mantener el menor peso posible dentro de los márgenes normales de peso corporal.

· Limitar el consumo de alimentos de alta densidad energética (< 125 Kcal/100g), evitando el consumo de bebidas azucaradas (incluyendo néctar y jugos).

· Consumir alimentos de origen vegetal, al menos de 600 gramos diarios.

· Limitar la ingesta de carnes rojas (< 500g/semana) y no consumir carnes elaboradas.

· Limitar el consumo de bebidas alcohólicas.

· Limitar el consumo de sal.

Ver también 

Mide con la mano cuánto comer y no engordar: 8 tips para lograrlo

Factor nutricionista

Orientar en la selección de los alimentos de acuerdo a los ingresos de las personas, estacionalidad y enfermedades de base, es la principal función de un Nutricionista, ya sea en pautas personalizadas o programas alimentarios a cargo del profesional. En el caso de enfermedades como el cáncer, una guía nutricional es muy importante para su prevención, pero también como profesionales tienen un rol fundamental en el tratamiento de una persona con un tumor maligno, ya que la alimentación ayuda al enfermo porque es vital que esté bien nutrido y pueda tolerar el tratamiento.

Al respecto, Paolo Castro, Consultor en Nutrición y Colaborador del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile, señala que de acuerdo al informe conjunto del World Cancer Research Found, American Institute for Cancer Research y Organización Panamericana de la Salud del año 2007, "todos los sobrevivientes de cáncer deben recibir atención nutricional de un profesional competente, que en el caso de Chile aplica a los Nutricionistas, dado que es la profesión competente en esta materia".

 

 

Imagen foto_00000007

La alimentación en este grupo de personas varía de acuerdo a sus necesidades individuales, pero al menos se debe estar atento al aporte calórico, proteico, de vitaminas y minerales, así como también la consistencia y preparación de los alimentos. "Todo esto varía de paciente en paciente dependiendo su sus propias características, por eso la asistencia nutricional es fundamental porque permite una mejor sobrevida", agrega el profesional.