¿Tomar cerveza aunque estés a dieta? Sí es posible, sigue estos consejos

Toma nota de estos tips y disfruta de una buena cerveza. Sí, aunque estés a dieta puedes disfrutar de algunos placeres, te decimos cómo.

Si inicias una dieta sabes que es importante reducir al mínimo tu consumo de bebidas alcohólicas, sin embargo, no es necesario dejar la cerveza, pues —contrario a lo que algunos piensan — es una bebida compatible con un estilo de vida saludable que si se toma con moderación puede disfrutarse como parte de una dieta balanceada.

Hay alimentos que por "conocimiento popular" dejamos fuera porque nos engordan, cuando en realidad, proporcionan ingredientes que nos ayudan a balancear la dieta. Es el caso de la cerveza.

       DESCUBRE MÁS: 

 

Lo que debes hacer es tener en cuenta que la cerveza es un alimento más y hay que beberla con moderación.

Si nos guiamos por la cantidad diaria recomendada —una botella de cerveza al día para mujeres y dos botellas diarias para hombres— más bien podrías aprovechar sus beneficios.

La cerveza es 90% agua, así que los minerales que se encuentran naturalmente en el agua hacen de ésta una buena bebida rehidratante, especialmente las que tienen bajos porcentajes de alcohol.

El resto de sus ingredientes son también naturales: cereales, lúpulo —una flor que le brinda amargor y aromas— y levadura. La levadura, que se encarga de comer la mayoría de los azúcares para convertirlos en alcohol, genera una buena cantidad de vitaminas del complejo B.

De acuerdo con Dr Stephan Domenig, director médico del Mayr Health Centre de Austria, la cerveza posee todos los aminoácidos esenciales que requiere el ser humano, además de minerales como fósforo, sodio, magnesio, potasio y calcio, lo que resulta benéfico para la salud e incluso para los huesos.

Por si fuera poco, la cerveza es buena fuente de fibra soluble, especialmente aquellos estilos con una fuerte carga de cereales tostados como las Porter y las Stout, ¿quién lo hubiera pensado?

 Imagen foto_00000016

Así que no es necesario que en este 2016 sacrifiques tu cerveza favorita, sólo ten claro que debe tratarse de un elemento más de una dieta balanceada. Hay que tomarla con moderación y tener cuidado de con qué la acompañas.

Intenta una ensalada verde con una cerveza de estilo Blonde Ale, que será fresca y ligera; o si tu platillo incluye arúgula y cítricos, marida con el sabor amargo y frutal de una India Pale Ale.

Hay muchas opciones, la clave está en que la combines con un platillo saludable y bebas con moderación.