¿Podemos ser adictas al agua?

Si bebes más de tres litros de agua al día, podrías padecer de polidipsia psicógena.

Lo recomendable para mantenerse hidratado y tener un buen funcionamiento del organismo es tomar 2 litros de agua cada día. Sin embargo, aunque cueste creerlo existe gente que excede considerablemente esa cifra. Por ejemplo, este el caso de Sasha que bebe 25 litros de agua al día, o el de Sarah con 7 litros diarios.

A causa de esto ambas deben ir constantemente al baño y se desesperan si no encuentran su infaltable botella de agua. ¿Te encuentras en esta situación? Si la respuesta es sí, entonces podrías ser adicta al agua. Así lo señala un artículo de Psychology Today.

El nombre de esta condición es polidipsia psicógena, es decir, un trastorno clínico poco frecuente y que se caracteriza por beber agua en exceso, específicamente más de 3 litros al día. Este aumento de la sed se puede presentar en diabéticos o en personas que usan ciertos fármacos.

wateraddiction550x408.jpg

© themarysue.com

Este sobre consumo puede provocar una condición llamada hiponatremia o intoxicación por agua que es una baja concentración de sodio en la sangre y que conduce a complicaciones como convulsiones, caer en coma o incluso la muerte.

Las personas que llegan a este exceso y que actúan como adictas, pues no pueden dejar de tomar agua, partieron de la idea que este líquido es bueno para la salud y desintoxica el cuerpo. Formaron el hábito hasta que no pudieron controlarlo.

El agua es vida, pero también puede ser un veneno, pues beberla en exceso puede causar sudor excesivo, insomnio, e insuficiencia renal crónica porque los riñones se saturan. Por lo tanto, si bebes mucha agua procura de que no pase de los 3 litros diarios o no querrás convertirte en una obsesiva por el agua.