Agua tibia con limón todas las mañanas

Es la mejor receta por la que tú y tu sistema digestivo llevarán la fiesta en paz.

Seguramente lo primero que pensaste es que cómo una fruta tan ácida le puede caer bien a tu estómago por las mañanas. Lo que sucede es que tendemos a pensar que el ácido del limón altera los niveles de ácido, pero resulta que es todo lo contrario y aquí te explico por qué.

Para empezar, debe ser lo primero que bebas en la mañana. Es decir que en cuanto suena tu despertador, vas a tu cocina, te sirves un vaso con agua purificada y tibia (ojo, no hirviendo), exprimes medio limón en el vaso y lo bebes. Por ningún motivo lo prepares con agua fría porque nuestro cuerpo tarda más en procesarla y de preferencia utiliza limones frescos, jamás jugo embotellado ni concentrado.

Debo decirles que yo había escuchado mucho sobre los beneficios de esta mezcla que está de lo más simple y seguramente solo una de cada 10 mil personas hace. Pero un gran amigo mío (gracias Marshall) llegó de Cozumel para instruirme sobre los grandes atributos del agua con limón y por qué era tan importante empezar a consumirlo. Ahí te va.

Para la digestión

Resulta que el limón elimina las toxinas del cuerpo. Su composición es casi idéntica a la saliva y al ácido clorhídrico de los jugos gástricos (los que sirven para descomponer los alimentos). Aunque no lo creas, con el limón ayudas a eliminar la sensación de indigestión y el ardor del estómago.

Es diurético

El limón aumenta la orina y así eliminas las toxinas más rápido. De esta manera conservas la salud de tu tracto urinario. Además, las propiedades del limón estimulan el hígado y ayudan a que te desintoxiques más rápido.

Equilibra tu PH

El limón es un ácido que, una vez dentro del cuerpo y metabolizado se convierte en alcalino, permitiendo que el contenido mineral alcalinice la sangre. Cuando bebes agua con limón regularmente, ayudas a tu cuerpo a eliminar el ácido úrico de las articulaciones, reduciendo así el dolor y la inflamación.

Un “punch” a tu energía

El limón estimula todos nuestros sentidos. Tan sólo el aroma del limón nos revitaliza, mejora nuestro estado de ánimo y despeja nuestra mente. Es un gran reductor de la ansiedad y la depresión. Es un alimento, que una vez en el tracto digestivo le da al cuerpo la energía suficiente para poder hacer la digestión más sencilla.

Como puedes leer, no es un mito. Agua tibia con limón debe ser parte fundamental de tu ritual mañanero. Así que ¡empezamos mañana!