Seis síndromes inspirados en la literatura

De la ficción a la realidad, nuestros personajes favoritos son más terrenales de lo que creemos.

Los libros son un hermoso universo lleno de bellos escenarios, momentos catárticos y personajes de los que nos enamoramos profundamente, o hasta nos sentimos identificados.

Pero también es cierto que en las novelas literarias no todo son finales felices. Hay trastornos y personalidades que desatan las peores guerras y conflictos dentro de las hojas. Te sorprendería saber que tu ídolo literario esconde un lado oscuro. Los médicos, psicólogos y psiquiatras ya los detectaron y les han puesto su nombre. La revista Muy Interesante los publicó en su sitio.

Síndrome de Huckleberry Finn

Es el típico caso de la persona que evade cualquier responsabilidad que lo haga sentirse adulto. Inspirado en el gran personaje de Mark Twain, “Las aventuras de Huckleberry Finn”, el síndrome tiene características como la falta de estabilidad en el trabajo o en las actividades. Actúan como si no quisieran crecer (también podríamos llamarlo Peter Pan).

Síndrome de Otelo

Si te da por sentir paranoia todo el tiempo sobre una posible infidelidad de tu pareja, puede ser que padezcas este síndrome. Estas personas están cien por ciento convencidas de que su pareja les está poniendo el cuerno y viven sumamente angustiadas cuestionando cualquier cosa. Por eso nos recuerda al personaje de Shakespeare “Otelo”.

Síndrome de Pollyanna

Este me encanta, porque muchas personas lo padecen últimamente. Se refiere al exceso de optimismo, pero llevado a un extremo enfermizo. Todos conocemos a alguien que aparenta estar siempre de buenas y viendo el lado bonito de las cosas. Pocas veces se enojan y son súper idealistas.

Si algo no hacen estas personas es vivir en la realidad.

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

A varios nos encanta este personaje, lo que no todos sabemos es que se bautizó así al síndrome que ataca a las personas que perciben alteraciones en la forma y tamaño de las cosas. Los que lo padecen distorsionan el aspecto de su entorno, de pronto ven cosas más grandes o más chicas de lo que son realmente.

Incluso se rumora que el creador de este personaje (Lewis Carroll) padecía de fuertes migrañas y que posiblemente escribió este guión bajo su efecto.

Síndrome de Madame Bovary

Se le atribuye a las personas que son incapaces de sentir satisfacción en planos afectivos y sociales. Suelen tener expectativas bastante contrastantes con la realidad y al enfrentarse con la realidad se sienten frustrados y fracasados.

Síndrome de Rapunzel

Más que un síndrome es una enfermedad de la que solo se conocen 25 casos en el mundo (según la referencia). Cosiste en la formación de una larga cola de cabello que va del estómago al intestino, provocada por la ingesta compulsiva de cabello.

Sin duda, esto solo lo hacen las personas que tienen serios trastornos de personalidad.