Hiperhidrosis, ¿cómo controlarla?

Si sudas como llave abierta, hay varios factores que atender y se pueden combatir.

No hay una regla para la sudoración excesiva, es un tema que afecta a hombres y mujeres por igual. Generalmente inicia en la adolescencia con todo el cambio físico-hormonal y, aunque puede darse en distintos niveles, no es nada cómodo padecerla.

Es un hecho que sudar es de lo más natural y hasta necesario. Sin embargo, para detectar pasó de lo normal a lo excesivo debes considerar:

  • Sales de bañarte y empiezas a sudar.
  • Necesitas cambiarte de ropa varias veces durante el día.
  • Notas que empiezas a sudar sin necesidad de que haga mucho calor o estrés.

La hiperhidrosis se presenta principalmente en las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas y cara, no importa la temperatura del ambiente, igual puede hacer mucho frío y empiezas a sudar.

Se considera un problema porque trasciende a lo emocional. Las personas que lo padecen aseguran que es más vergonzoso incluso que el acné o la obesidad. A pesar de que no necesariamente tenga mal olor, sudar en exceso es incómodo y causa un mal aspecto por más pulcro que seas.

Las causas no están comprobadas hasta ahora, pero podría deberse a una cuestión genética, ya que el 40% de los pacientes tienen un familiar que también lo padece.

El tipo de personalidad también influye, si tiendes a ser muy ansioso o nervioso, tienes más probabilidades de desarrollar hiperhidrosis. Pero independientemente de ello, se calcula que 176 millones de personas en el mundo la sufren.

Las consecuencias van más allá de cuestiones físicas como irritación, problemas en la piel o mal olor, los que padecen hiperhidrosis ven afectado su estilo de vida completamente, primero por la inseguridad y la pena, el estrés constante de estar cuidando su aspecto y porque sus relaciones personales, laborales y sociales se ven deterioradas.

Según el sitio especializado sudoracionexcesiva.net, la mente es la que regula la temperatura corporal, por lo tanto es importante tener el suficiente control de nuestros pensamientos y que la ansiedad de estarte revisando cada 10 minutos las axilas no te domine.

Para un tratamiento adecuado, es imprescindible que consultes a un especialista, sobre todo si notas que es algo que empeora cada vez más. Si tu problema de sudoración es leve tienes 5 opciones:

  1. Depilarte con láser.
  2. Evitar alimentos picantes y muy condimentados.
  3. Bajarle a la cafeína.
  4. Usar el antritranspirante adecuado y no el que huela más rico.
  5. Aplicarte el desodorante antes de irte a dormir.

El paso número uno para empezar a tratar la hiperhidrosis es acabar con la pena y empezar con un tratamiento.