Quejarte siempre de tu cuerpo puede hacer que te enfermes más

Criticar tu propio cuerpo no sólo perjudica tu autoestima, sino que también puede deteriorar tu salud.

Es difícil encontrar a una mujer que no tenga algún complejo o inseguridad con su cuerpo. Son pocas las que afirman que se sienten totalmente cómodas y felices en su propia piel, y esta tendencia tiene que ver con varios factores que derriban la autoestima y atentan contra el amor propio.

Si eres de esas chicas que se pasan el día hablando de lo poco que le agradan sus piernas o de lo grandes que son sus caderas, puede que tengas que cuidarte más de otro tipo de problemas.

Según dos estudios de la Universidad Bucknell, criticar la propia imagen o quejarse del cuerpo constantemente, puede deteriorar la salud del organismo, provocando infecciones o baja inmunidad.

hqdefault-2.jpg

© YouTube

Las investigaciones publicadas en el sitio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, revelan que la costumbre de recalcar los propios defectos no sólo afecta a la salud emocional, sino que puede producir infecciones urinarias, problemas bronquiales y otras patologías relacionadas a un mal funcionamiento el sistema inmunológico.

Estas conclusiones se obtuvieron luego de hacer un seguimiento a un grupo de 117 mujeres, en el que se incluyó la evaluación de su propia percepción corporal y las condiciones y problemas médicos que habían tenido durante los últimos cinco años.

Las mujeres del estudio que tendían a criticar su cuerpo, habían enfermado más o habían tendido a tener más vicios como el cigarrillo, en comparación a aquellas que tenían una buena percepción de sí mismas, independiente de su peso o talla.