10 cosas que haces y perjudican tu cerebro

Un estudio científico enlista los malos hábitos que debemos evitar para mantener nuestro cerebro saludable.

La Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona, realizó un estudio en el que concluye con una breve lista de hábitos cotidianos que poco a poco desgastan el órgano cerebral.

El cerebro es el órgano más importante del cuerpo y al que menos atención le prestamos. No deja de trabajar ni siquiera cuando nos encontramos en reposo y existen cosas que hacemos en el día a día que lo pueden dañar.

Según el estudio, estas son las cosas que hacemos, aparentemente sin importancia, que en realidad nos están perjudicando:

Si eres de los que al dormir se cubren hasta la cabeza, debes dejar de hacerlo, ya que la concentración de dióxido de carbono provoca una mala oxigenación cerebral. Es normal que en estos casos te duela la cabeza durante la noche o al despertar.

Las primeras horas del día son esenciales para recuperar la energía perdida durante la noche. Saltarte el desayuno no es una opción para tu cerebro porque no alcanza el nivel necesario de proteínas y azúcares para que rindas mejor durante el día.

Necesitas dormir bien para que tu cerebro realice correctamente los procesos metabólicos del cuerpo y la renovación de las células. Además, cuando no duermes bien, aceleras la muerte e tus células y estás de mal humor.

Sabemos que eres súper productivo y te encanta cumplir con tus responsabilidades, pero a tu cerebro no le hace nada bien dar el extra en medio de una enfermedad, ya que toda tu energía está concentrada en la curación.

Exponerte a ambientes contaminados hace que tu cerebro no obtenga la cantidad de oxígeno necesaria. Las personas que trabajan en construcciones, por ejemplo, generalmente presenta cuadros de migraña o desgaste físico a muy temprana edad.

El consumo elevado de azúcares favorece la acumulación de sustancias nocivas en el cuerpo que a largo plazo puede generar tumores y daños en el sistema inmunológico.

Más vale ir dejando los vicios. El cigarro disminuye el suministro de oxígeno al cerebro y favorece la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

El alcohol interfiere de manera importante en las reacciones químicas el cerebro, además de dañar el sistema nervioso y el hígado.

Vivir con estrés o a la defensiva endurece las arterias del cerebro. Evita los sobresaltos y las reacciones violentas.

Hay estudios que comprueban que la vida social favorece el desarrollo cerebral. Si eres una persona solitaria, la corteza prefrontal del cerebro no llega a sus niveles ideales.

No olvides que el cerebro es el encargado de administrar cualquier sistema y procedimiento químico en nuestro cuerpo. Al ser un músculo más, nos merece el cuidado y la atención necesarios para su buen funcionamiento.