Beneficios de la lectura en nuestro cerebro

Algunas razones por las que leer debería ser un hábito.

Más allá del placer por leer, existen razones por las cuales debemos hacer de la lectura un hábito. Un estudio realizado por un grupo de científicos neurobiólogos de Stanford organizaron un grupo de análisis al que le pidieron leyera una novela de Jane Austen mientras eran monitoreados por una prueba de resonancia magnética funcional.

Gracias a esa prueba, hoy se sabe que la lectura influye el desarrollo de la concentración gracias al flujo de sangre que se produce hacia determinadas zonas del cerebro. Se distinguió que la lectura crítica, a diferencia de la lectura por placer, requiere un tipo de función cognitiva que no se da normalmente con cualquier otra actividad común.

Además de lo anterior, la lectura nos ayuda en diferentes formas emocional y físicamente. Si eres de los que siguen poniendo pretextos para no hacerlo, te comparto algunos beneficios que quizá te animen mucho más.

Es gimnasia mental

Tu cerebro necesita actividad, de lo contrario comenzará a oxidarse. Los quehaceres del día a día lo obligan a actuar de manera automática ante ciertas cosas. Es importante que le regalemos algo de novedad; una novela, una biografía, una revista científica, etc.

Ayuda a tu cerebro a pensar mejor, a organizar mejor y dar respuesta rápidamente ante los pensamientos y la información que recibe. Mientras lees, obligas a tu cerebro a analizar todo lo que llega del exterior, estimulando las neuronas.

Infinitos temas de discusión

Leer te da la oportunidad de generar temas de conversación de cualquier tipo y para cualquier momento. Aunque no lo creas, es una puerta abierta a muchas relaciones sociales y una carta de presentación. Además de que mejora significativamente el estado de ánimo.

Reduce el estrés

La ansiedad, los nervios y el estrés afectan directamente la actividad del cerebro, alteran las neuronas y el sueño. Leer nos ayuda a contrarrestar este tipo de reacciones del cuerpo y molestias neurológicas como dolores de cabeza. Si padeces de insomnio, leer antes de acostarte es un gran incentivo para lograr un sueño profundo.

Mejora el habla

No solo por el lenguaje mejorado que adquieres con la escritura, sino porque mejoras tu capacidad de síntesis y claridad al momento de expresar tus ideas. Además, por si no fuera suficiente, leer activa regiones visuales primarias.