Factores que hacen que tengas mala memoria

Olvidar las cosas es desesperante, sobre todo si hace un minuto sabías lo que tenías qué hacer. ¿De qué iba a escribir? Olvídenlo.

¿Dónde habré dejado las llaves del auto? ¿Y mi teléfono? ¿Alguien ha visto mi billetera? Estas son las típicas preguntas que las personas olvidadizas hacen muy seguido.

A todos nos ha pasado que sabemos que tenemos que hacer algo, pero lo olvidamos cuando estabamos en camino a hacerlo. Existen muchas razones por las que nuestra memoria es débil.

Primero, debemos tener claro qué es la memoria. Se trata de un proceso o una función del cerebro que nos permite almacenar aquella información que nuestra mente considera que necesitará en el futuro.

4551160093c5270c4c14o.jpg

CC Emma Scott / Flickr

Hay distintos tipos de memoria; la de corto, mediano a largo y largo plazo. Hay personas que tienen muchos problemas para recordar cosas que les acaban de suceder, pero que pueden relatar perfectamente algo que pasó hace 10 años.

Tal como nos decían nuestros profesores, la memoria se puede entrenar, y mientras más usemos nuestra mente, más información podremos guardar. De todas formas, hay algunos factores que influyen en la calidad de nuestra capacidad para recordar.

1. Falta de sueño

Dicen que una buena noche de sueño lo cura todo, y es totalmente cierto. Si dormimos mal, nuestro cuerpo trabajará peor y no tendrá energías para regenerarse.

Lo mismo pasa con la memoria; algunas partes del cerebro que tienen relación directa con la memoria se activan mientras dormimos, y si no descansamos lo suficiente, iremos perdiendo poco a poco la capacidad de retener información.

2. El hábito de fumar cigarrillos

Así como el tabaco y los otros componentes del cigarillo dañan todo nuestro organismo, también debilitan la capacidad que tiene el cerebro para recordar las cosas. Al fumar, acumulamos toxinas y proteínas anormales que deterioran la función de la memoria.

3. La inactividad

Permanecerse activo es lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos. Si mantenemos nuestra mente ocupada, el cerebro se acostumbrará a ese nivel de actividad y tendremos más lucidez para recordar las cosas.

Esto también se aplica a la inactividad física; al ejercitar tu cuerpo, estás dándole órdenes y el cerebro deberá esforzarse aún más por recordar esas instrucciones.

4. Estrés

Cuando estamos estresados, no procesamos bien toda la información de nuestro alrededor. El cerebro está bajo presión y el estrés produce una sensación de urgencia y alterta en el cuerpo, por eso toma en cuenta sólo lo que le servirá a corto plazo.