Por qué no debes responder correos de trabajo este fin de semana

Contestar correos fuera de horarios laborales podría traducirse en baja calidad de sueño y enfermedades frecuentes. ¡Usa el fin de semana para descansar!

Es sábado: probablemente planeas salir a comer, irte de fiesta, o quedarte en casa en compañía de Netflix. Pero te llega ese correo de tu jefe y prefieres responderlo de inmediato. ¡No lo hagas! Un estudio reciente ha comprobado que mantener esa comunicación fuera de tu horario de trabajo, causa considerables daños a tu salud.

El fenómeno se llama “telepresión” y tiene que ver con prolongar las preocupaciones del trabajo a otros espacios (como la casa, durante el fin de semana), según se menciona en esta investigación, publicada en días pasados en el Journal of Occupational Health Psychology.

Los estudiosos encuestaron a 354 personas sobre diferentes aspectos de su personalidad, niveles de ansiedad y hábitos laborales. También midieron qué tan meticulosos, obsesivos y “tecnológicamente recargados” se sentían los participantes.

En los resultados se comprobó que mientras más altos son los niveles de telepresión, era más común encontrar actitudes concienzudas e incluso obsesivas. Esto podría significar que no existen tipos determinados de personas que contestan correos fuera de su horario laboral, sino que es el ambiente de trabajo lo que propicia el estrés.

mujerfumando660x650.jpg

(cc) matteo77 / Flickr

En un segundo experimento, con 326 participantes, se confirmó el mismo patrón. Además se demostró que las cargas de trabajo excesivas guardan relación con el “impulso” de responder correos fuera de la oficina.

Más aún, los participantes que mostraron una mayor telepresión, también resultaron tener una baja calidad de sueño, enfermarse más seguido y ser más “psicológicamente desapegados” a sus labores profesionales. ¿Recuerdas haber escuchado que la adicción al trabajo acarrea afecciones cardíacas y otros males? Este estudio parece confirmarlo.

Los autores del estudio también señalan detalles en los que a veces no reparamos (aunque nos convendría hacerlo). Si el correo que recibes dice, por ejemplo, “responde lo más pronto que puedas“, valdría la pena considerar qué significa eso para el remitente y para ti.

Tal vez quieras contestar ese correo durante los siguientes 10 minutos, mientras que para tu jefe es suficiente con recibir tu respuesta al día siguiente.

En conclusión, por tu salud física y mental, por amor propio, para que tu trabajo siga haciéndote feliz, ponle a ese correo la etiqueta “pendiente” y espera hasta el lunes para responderlo. Ah, y cuando salgas de vacaciones, intenta hacerlo en la mayor desconexión posible. Verás que vale la pena.