Cómo pasar los exámenes finales sin morir en el intento

A poco más de un mes del término de clases y a solo días de iniciar el período de exámenes, te damos algunos tips para reducir el estrés.

Lo terrible de la época de fin de año, es que se acercan los exámenes finales, y con ellos un estrés que no para de subir. Café por litros y litros, unas ojeras kilométricas y horas de trasnoche son lo que se nos viene encima si es que tenemos algún ramo que no ande muy bien de calificaciones, por lo que saltarse comidas para estudiar, o alimentarse en horarios extraños parece ser una tónica de esta época.

¿Cómo podemos prepararnos nutricionalmente para estar en mejores condiciones, más concentrados y sin estrés para rendir mejor las pruebas de fin de año? ¡Aquí te contamos!

María Luisa Hervias, jefa de carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, entrega algunas recomendaciones previas a los exámenes, y para aplicar durante los mismos días de su rendición, como por ejemplo…

Para la preparación de los exámenes es muy recomendable el consumo de ciertos alimentos que ayudan a la concentración y a la memoria, y aquellos que participan en el metabolismo energético. Ellos son los alimentos ricos en vitamina B de origen animal, como leche, huevo y carnes, y especialmente pescados como atún, jurel y salmón. También verduras como lechuga, espinaca, legumbres, plátano y frutos secos, son excelentes.

corbisaagt001026660x650.jpg

© Will & Deni McIntyre/CORBIS

Ahora bien, si no eres muy fanática de estas verduras, puedes probar con duraznos, pasas y nueces, los cuales contienen cantidades considerables de boro, el cual también ayuda en la concentración.

Adiós grasas, adiós sueño

La nutricionista indica que lo ideal es que los días previos a los exámenes se mantenga una alimentación equilibrada…

Esto es mantener las 4 comidas al día, en donde el desayuno es fundamental y considerando que la cena o la última alimentación del día sea liviana, pero suficiente en cantidad. Esto no implica que sea mucha, sino que en porciones adecuadas, de acuerdo a los requerimientos de cada persona y con variedad para entregar todos los nutrientes.

En general, es bueno recordar que comidas muy abundantes y de alto contenido energético y de origen graso, provocan sueño y disminuyen la concentración, por lo que es recomendable que el almuerzo sea liviano y sin muchas frituras, que contenga poca grasa y sal para evitar la distensión abdominal o meteorismo y molestias gastrointestinales .

Contrario a lo que muchos pensamos, la nutricionista sugiere evitar el café, las bebidas energéticas, el muy fuerte y sustancias que provoquen excitabilidad del sistema nervioso. Se suman a esta lista los condimentos como el ají y la pimienta, que podrían eventualmente provocar irritación del sistema gastrointestinal:

Se sugiere evitar, además, aquellos alimentos que causen gases, como repollo, brócoli, legumbres y leguminosas, así como los menús que se ofrecen en locales de comida rápida y que puedan provocar enfermedades y malos ratos.

Si aún estás ansiosa y no das más de los nervios para el día de tu examen, es indispensable que mantengas una buena hidratación y consumas frutas y verduras, ya que ambas son excelentes ayudas para mantener a nuestro cuerpo funcionando bien y a nuestro cerebro concentrado.