Cosas que no debes hacer cuando subes de peso

Hay cosas que no debemos hacer cuando subimos un par de kilos. ¿Las anotas?

Has subido algunos kilos. Sucede, y está bien. Apenas notamos esta grasita extra, comenzamos a tener ideas para revertir el problema y bajar de peso. Pero, ¿qué sucede si todas las cosas que estás haciendo aumentan el problema? Hay actitudes que no son ninguna ayuda y te generarán más daño que cualquier otra cosa. ¿Quieres saber cuáles son?

No comiences a saltarte las comidas

corbis4228475125660x650.jpg

© Paul Simcock/Corbis

Saltarse las comidas no te ayudará a perder peso en el largo plazo. Los estudios muestran que comer cada pocas horas ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre y te impide tomar malas decisiones para tu próxima comida (ya que no estarías ansioso por comer). Planea con anticipación y asegúrate de comer cada pocas horas. Prepara comidas en porciones medidas, ten a mano colaciones que te sirvan en tus momentos de ansiedad y no te llenes sólo con 3 grandes comidas al día.

No te castigues mentalmente

Castigarte a ti mismo mirando fijamente en el espejo con furia, o llamándote a ti misma “gorda o grasosa” no harán que bajes de peso y que esos kilos desaparezcan milagrosamente. Se amable contigo misma, lo que te evitará sentirte mal y comer por pena. Acepta este aumento de peso y céntrate en todas las increíbles decisiones que estás tomando para revertir este periodo.

No gastes un montón en un traje nuevo

La pérdida de peso toma tiempo, así que no seas de las que compra unos jeans ajustados como motivación. Compra prendas que estén de acuerdo a tu contextura y talla para que te sientas cómoda y no apretada. Si estás feliz dentro de unos jeans de tu talla, da lo mismo que sean un poco más grandes, podrás caminar bien y no se notará a kilómetros que andas con unos pantalones que no son aptos para ti.

No te peses obsesivamente

La clave para la pérdida de peso saludable es mantenerse coherente y ser paciente con tu dieta y el ejercicio, dormir lo suficiente y mantener controlado tus niveles de estrés. Por lo general, una persona no debe perder más de 1 kilo a la semana, pero podría ser más o menos dependiendo de tu determinación y de tu cuerpo. Recuerda que su peso fluctuará dependiendo de la cantidad de agua que estés reteniendo, a qué hora del día te estás pesando, y de tus niveles hormonales. Intenta pesarte 1 vez a la semana por la mañana. De esta manera puedes concentrarte en el proceso y no el número.

No te excedas en el ejercicio

corbis4259541621660x650.jpg

© BUCK Studio/Corbis

Inicio lento y constante. Si eres demasiado ambiciosa, todo el plan se puede quedar en nada. En su lugar, deberás ser realista. Además, el exceso de ejercicio puede conducir a comer en exceso, y todos sabemos lo que genera eso.

Pero …Tampoco dejes de ejercitarte

¿Crees que tu aumento de peso puede ser debido a un exceso de masa muscular? Antes de tirar  lejos las pesas, deberías reconsiderarlo. Algunas mujeres tienen miedo de que el levantamiento de pesas puede hacerles ganar masa muscular, pero esto es muy poco probable. El músculo es metabólicamente más activo que otros tejidos y en última instancia, ayudará a perder peso. De cualquier forma, debes mantener un estilo de vida equilibrado.

No intentes una dieta de moda

El problema con estas dietas, es que no están destinadas a ser seguidas por un largo período de tiempo, y una vez que te desvías de la dieta, aumentas de peso … y muchas veces esto viene en forma más rápida y furiosa. La clave para la pérdida de peso sostenida es comer alimentos reales (no procesados) que incorporen un equilibrio de grasas saludables, hidratos de carbono ricos en nutrientes y proteínas magras.

No te enfoques en lo que no puedes comer

corbis4228526675660x650.jpg

© Blue Images/Corbis

¿Por qué desperdiciar tu energía en lo que no se puede comer cuando se puede centrar la atención en todas las comidas increíbles y súper potentes que sí están permitidas? Serás mucho más feliz si haces un esfuerzo por cambiar tu forma de pensar al respecto.

No te obsesiones y asume tu aumento de peso

Establece metas reales y alcanzables. Una vez que eres capaz de lograr estos objetivos, te sentirás aún más motivado a practicar hábitos saludables. Si te mantienes enfocada, tendrás una actitud mucho más positiva.