Los pros y contras de tener un parto en casa

Esta nueva tendencia le está dando más poder sobre su propio cuerpo a muchas mujeres en el mundo. ¿La han considerado?

El cuerpo de la mujer está hecho para tener bebés, digo en cuestiones fisiológicas, no estoy hablando de propósitos de vida ni nada así por el estilo. A lo que me refiero es que el cuerpo de la mujer fue diseñado para poder tener bebés. Así viene de fábrica, no hay manera de negarlo.

Por eso saltan a la vista hechos como la violencia obstétrica o que hay cada vez más cesáreas de las que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Hay muy pocas mujeres que tienen a sus bebés por medio de parto natural hoy en día. Claro, gracias a eso se evitan muchas complicaciones durante el proceso, pero a veces hay que ponerse a pensar si son realmente necesarias, porque ya saben, me gusta romper paradigmas.

Tristemente, hay todo un negocio detrás del proceso de tener un bebé. Es decir, entre más tiempo estés en labor de parto, más dinero le cuesta al hospital y es mucho menos práctico para el doctor. Podríamos pensarlo como un círculo vicioso: la epidural es colocada (pero a veces esto atrasa el parto), así que se administra pitocina, que hace las contracciones más largas, fuertes y continuas, por lo que se necesita más epidural, por lo que luego más pitocina. Como las contracciones son mucho más largas, el bebé comienza a quedarse sin oxígeno, por lo que es necesaria una cesárea.

Digamos que este esquema es exagerado, aún cuando existen embarazos de alto riesgo y casos donde los partos no van bien, son en realidad un número muy limitado. Definitivamente no estoy en contra de los hospitales, ni de los doctores ni quiero tener a mis hipotéticos bebés en el bosque, pero hace unos meses me topé con el documental The business of being born que habla sobre los hospitales y los tratos que a veces dan a las mujeres en parto, así como qué se requiere para tener a un bebé en casa. Vamos a poner los pros y contras y dejemos que las futuras mamás decidan, porque ese es su derecho.

Pros

La posición: Acostada en una cama con las piernas hacia arriba no creo que sea la mejor forma de tener un bebé, es práctica para que un doctor supervise, pero no para la mamá. El canal de parto queda hacia arriba, haciendo más difícil que nazca el bebé. De hecho, es casi imposible que puedas tú sola en esa posición y es una episiontomía casi segura.

Al tener a tu bebé en casa, lo puedes tener en cuclillas, la posición que se tiene al natural. Lo cual es más sencillo y la gravedad también hace su labor.

Ambiente más cálido: Los partos en casa se hacen en tinas, lo cual hace que el bebé nazca en un núcleo parecido a aquél en el que se ha formado. No sólo eso, no hay 20 extraños a su alrededor (como sucedería entre médicos y estudiantes).

Una experiencia de empoderamiento: No hay experiencia más llena de poder que la de la madre teniendo a su bebé sin demasiada ayuda (claro, tiene que haber una partera presente). En algunos casos, incluso son las mismas mamás quienes toman al bebé cuando ha logrado salir. Nadie se encarga de hacer que tu bebé nazca, tú te encargas.

Es más barato: No neguemos que los partos y las cesáreas también son negocio, nos estaríamos haciendo un poco tontos. Mientras que las cuentas de hospital pueden ser muy elevadas, pagarle a una partera no es tan caro.

Apoyo: mientras que en una sala de partos sólo puede entrar el papá, en casa puede reunirse toda la familia para brindarte su apoyo (si estás de acuerdo, claro).

Contras:

Mobilidad: Es necesario tener suficiente movilidad para poder trasladarse a un hospital en caso de que haya un imprevisto. Las parteras calificadas tienen suficiente conocimiento para detectar cualquier problema que salga de su control justo a tiempo.

Dolor: Hay un debate sobre si la epidural en realidad ayuda a contrarrestar el dolor o si en realidad no ayuda mucho. Lo cierto es que al tener al bebé en casa no tendrás esta ayuda contra el dolor.

Confianza: Tienes que tener una confianza entera en tu partera, no porque no esté preparada, pero porque habrá situaciones en las que llegues a dudar. Si sientes que para ti es mejor un hospital, es lo más importante.

Más tiempo: Ya que el parto no es inducido, tardará lo que tenga que tardar. Es decir, podrías tardar muchas más horas de las que estaban previstas.

Les recomiendo que le echen una mirada al documental, puede moverles algunas ideas tradicionales. El cuerpo es sabio, confíen en él.